Letras capitulares

Kichi apoya al Papa Francisco

  • El alcalde de Cádiz aplaude la petición de un salario universal y una reducción de la jornada laboral lanzada por el líder de la Iglesia Católica

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi.

El alcalde de Cádiz, José María González Kichi. / Julio González

Posiblemente el Papa Francisco no sea el líder de referencia para un político como José María González, aunque en su día fuera catequista; y muy difícilmente en el Vaticano sabrán quién es Kichi y qué defiende o apoya en la administración que gobierna o en el terreno político por el que deambula en las redes sociales, por muy activo que sea. Pero el alcalde de Cádiz y el obispo de Roma han unido sus caminos. Un camino que ha marcado el Papa y en el que rápidamente se ha apoyado Kichi, para de paso asestar otro revés a esa derecha a la que siempre tiene tan presente.

El motivo de esta extraña conexión entre Kichi y el Papa se debe a la última tormenta desatada por el líder de la Iglesia Católica, que en una comparecencia el sábado con motivo del encuentro mundial de movimientos populares hizo temblar los cimientos del sistema económico y laboral del mundo de hoy con dos propuestas (entre otra serie de planteamientos y peticiones) tan claras como valientes: el establecimiento de un salario universal “para que cada persona en este mundo pueda acceder a los más elementales bienes de la vida”, y la reducción de la jornada laboral para aumentar la contratación, porque “no puede haber tantas personas agobiadas por el exceso de trabajo y tantas otras agobiadas por la falta de trabajo”.

“A ver si así la derecha lo intenta comprender…”, asestaba González en redes sociales instantes después de que los medios nacionales se hicieran eco de ese último mensaje del Papa llamando a la conciencia de gobiernos, empresas y grandes agentes económicos, laborales y sociales a nivel mundial. Una rápida politización de las palabras de Francisco que se pueden relacionar directamente con el debate que en España generó la creación del Ingreso Mínimo Vital por parte del actual Gobierno de Pedro Sánchez.

Esta unión del dirigente gaditano con el de Roma, este ‘retuiteo’ entre Kichi y el Papa se une en el tiempo a otro reciente escrito enviado desde el Vaticano, en esta ocasión a México y el aniversario de su independencia, en el que de alguna forma Francisco pedía perdón por los errores y abusos cometidos durante la colonización. Algo que recuerda a ese polémico escrito que el alcalde de Cádiz hizo público un 12 de octubre (nada más llegar a la Alcaldía en 2015) en contra de la fiesta nacional.

Son representantes de mundos bien distintos, les separa una distancia abismal; pero el Papa tiene en Cádiz un valedor de sus palabras y, en concreto, de esos últimos reclamos al mundo para instaurar un salario universal y para reducir la jornada laboral. Las cosas del Espíritu Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios