Cádiz

Junta, Ayuntamiento y puerto no saben todavía qué hacer con el Ciudad del Mar

  • La última reunión mantenida por las tres partes fue en diciembre, justo el mes en el que se comprometieron a tener listos la renuncia a la concesión y un plan de uso para el emblemático edificio de Puerto América

El 21 de junio del año pasado, el triunvirato formado por la ex consejera de Obras Públicas Rosa Aguilar, la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, Rafael Barra, estrechaban sus manos en uno de los salones del edificio de San Juan de Dios. De fondo, un cuadro de la Batalla de Trafalgar hacía atisbar una inalcanzable paz, tal y como ha quedado demostrado 8 meses después, en lo referido al futuro del edificio Ciudad del Mar de Puerto América.

A día de hoy, siete meses y 17 días después, ni Barra, ni Teófila, ni la Junta se ponen aún de acuerdo en qué hacer con el inmueble.

El compromiso que centraba el estrechamiento de manos de aquel entonces ponía sobre la mesa un compromiso por parte de la Junta, Ayuntamiento y APBC para que, como muy tarde, el 21 de diciembre se tuviera lista la renuncia a la concesión por parte del Ayuntamiento, los estatutos para la futura sociedad mercantil que gestionaría el futuro del Ciudad del Mar y un plan de uso para el edificio. Una semana antes , el 13 de diciembre, tuvo lugar el último de los encuentros para dar luz en Puerto América. Pero en octubre, Rosa Aguilar había sido llamada a Madrid por el propio Zapatero y con ella se llevaba a Salgueiro. Ella fue sustituida por Josefina Cruz y éste último por Sergio Moreno. Este cambio institucional congeló la esperanzadora llama prendida por Aguilar en ese encuentro de junio del año pasado.

Desde entonces parece que nadie acuerda cómo reencenderla. Lo cierto es que el 13 de diciembre, las tres partes se comprometieron a constituir una entidad con la figura jurídica de la sociedad mercantil, con un capital social inicial de unos 200.000 euros aproximadamente. Y, por su parte, como actual concesionaria del bien, se le encomendó al Ayuntamiento la tarea de elaborar un borrador de estatutos así como las bases jurídicas de esa nueva sociedad. Además, el equipo de Teófila Martínez debía presentar, cuanto antes, un proyecto básico del edificio con propuestas de uso.

En el mismo encuentro se pactó valorar por el mínimo imprescindible el inmueble, de manera que su precio pudiera quedar justificado jurídicamente, a fin de que la nueva sociedad nazca sin demasiadas cargas atribuibles a usos del pasado. Otro tema relativamente espinoso que quedaba también pendiente eran los porcentajes de participación de cada Administración en esa sociedad mercantil. Por su parte, la Autoridad Portuaria no parecía muy partidaria de estar allí presente en un 33,3% pero todo indica, a pesar del ferreo mutismo que mantiene el organismo que preside Rafael Barra, que, al final, no habrá discusión a este respecto y Junta, Ayuntamiento y puerto comandarán en la sociedad mercantil a partes iguales.

Desde ese 13 de diciembre, de manera oficial, todo permanece congelado. El cambio institucional en Puertos de Andalucía y en la Consejería de Obras Públicas ha sido, al menos, la jusficación oficial del parón. Si bien es cierto que nada podía moverse por ningún rincón, al menos, hasta que Josefina Cruz no ha dado de manera velada su visto bueno a todo lo firmado en su día por Rosa Aguilar.

Otra duda que quedaba en el ambiente era si la constitución de esta sociedad mercantil exigía la previa renuncia formal de Teófila Martínez al edificio de Puerto América, pero parece ser que se trata de un incómodo trámite evitable.

Pero todo lo dicho es, ni más ni menos, que burocracia. Lo que se ha venido demandando desde varios sectores turísticos , hosteleros y naútico-deportivos es esclarecer qué hacer con ese edificio y en qué ocupar esos 9.400 metros cuadrados del solar de Puerto América, sin uso desde hace 18 años.

Pues sobre este aspecto, las Administraciones implicadas poseen sus propias propuestas pero aún se pospone el estelar momento de una puesta en común en la que se dibuje, por fin, cómo quedará el edificio de aquí a pocos años.

De momento, un grupo de parlamentarios socialistas encabezado por José Luis Blanco lograba arrancar en días pasados a Rafael Barra una previsión de sus propuestas de uso. Barra le confesó a sus compañeros de partido que allí impulsaría la puesta en marcha de un restaurante capaz de albergar a 500 comensales, una gran zona de aparcamientos, la instalación de oficinas de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, instalaciones deportivas y otros servicios portuarios. "Todo ello podría requerir una inversión de unos 7,5 millones de euros que podría revertir de la mano de los ingresos como consecuencia del arrendamiento de las instalaciones", tal y como comentan desde el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios