FP en la capital gaditana

Institutos: esas fábricas de profesionales

  • Los centros educativos gaditanos ofertan novedosas y originales enseñanzas con gran demanda de plazas y excelente preparación para el mercado laboral

Una alumna practica con postizos en el ciclo superior de Caracterización y Maquillaje Profesional del IES San Severiano.

Una alumna practica con postizos en el ciclo superior de Caracterización y Maquillaje Profesional del IES San Severiano. / Lourdes de Vicente

Aunque a todos los progenitores siempre les ha hecho ilusión que sus hijos estudien una carrera, hay vida laboral más allá del Bachillerato y la Universidad. La Formación Profesional así lo atestigua, cada vez más especializada buscando la incorporación de los jóvenes al mercado laboral. En la capital gaditana, algunos de sus institutos ofertan ciclos, cursos o materias curiosas, originales o exclusivas. Están ahí, desconocidas en muchos casos aunque con gran demanda. ¿Sabía usted que en el IES Columela se imparte chino? ¿O que el IES Rafael Alberti es un referente en ciberseguridad? En este reportaje ayudamos a visibilizar a algunos de los más llamativos aprendizajes que se pueden encontrar en los centros públicos.

TURISMO

El IES Drago es el único centro que imparte dos ciclos formativos de Grado Superior de la familia de Hostelería y Turismo como son los de Guía, información y asistencias turísticas y Agencias de viajes y gestión de eventos, cada uno con dos cursos y 30 alumnos por cada uno. Raquel Díaz, jefa de Departamento, explica que el primer curso de ambos ciclos es general y tiene asignaturas comunes como Destinos turísticos o Protocolo. “En el segundo curso, más especializado, se hacen las prácticas en empresas turísticas, en el tercer trimestre”, apunta.

En estos ciclos se busca “motivar la pasión del alumnado por el turismo y darle esas herramientas para que sepan aplicarlas. Que en las empresas no sean recursos humanos sino humanos con recursos. Y estén preparados para el mercado laboral”.

Son tiempos nefastos para el turismo a causa de la epidemia. “El confinamiento llegó el año pasado justo cuando iban a empezar las prácticas. Algunos alumnos las aplazaron para este curso y otros realizaron tareas dentro de las medidas de flexibilización adoptadas por la Junta de Andalucía”, señala Díaz. Para este año ya se han conseguido algunas prácticas en los pocos hoteles que están abiertos o en lugares como el Patronato de Turismo. “Pero está siendo difícil encontrar destinos. No es fácil que acojan a alumnos en este escenario de crisis sanitaria y tampoco hay un volumen de trabajo alto en estas empresas. A ver cómo evoluciona el mercado de aquí a verano para poder seguir buscando destinos de prácticas para los alumnos”, relata. Antes de la pandemia “era usual que muchas de estas empresas que acogían a alumnos en prácticas les hicieran luego un contrato”.

AUDÍFONOS

Otro interesante ciclo de Grado Superior se imparte en el IES Cornelio Balbo. Se inició en el curso 2004-2005 en normativa Logse y se llamaba Audioprótesis. Luego, con normativa LOE, pasó a llamarse Audiología protésica, su nombre actual, compartiendo instituto con otros ciclos de la familia de Sanidad como grado superior de Dietética, grado medio de Atención Sociosanitaria, grado medio de Cuidados Auxiliares de Enfermería o grado superior de Salud Ambiental.

Dos alumnas de Audiología protésica del IES Cornelio Balbo. Dos alumnas de Audiología protésica del IES Cornelio Balbo.

Dos alumnas de Audiología protésica del IES Cornelio Balbo. / Lourdes de Vicente

Patricia Valle, jefa del Departamento de Sanidad, destaca que Audiología protésica es la que cuenta con más demanda y menos plazas, ya que no se pueden masificar los talleres. De aquí salen los alumnos “muy preparados para el mundo laboral”, después de aprender a realizar valoraciones auditivas con pruebas diagnósticas y encontrar soluciones y tratamientos a los problemas de audición como la sordera. Estudian cómo se fabrica un audífono y elaboran moldes (tapones) para bañarse en piscinas o en el mar.

En el último trimestre de 2º realizan prácticas en hospitales del SAS o en gabinetes privados. “Las empresas en las que hacen las prácticas suelen ofrecer puestos de trabajo a un buen número de alumnos. Hay otros que quieren seguir estudiando y hacen el ciclo superior como puente para entrar en la universidad y estudiar carreras de la rama sanitaria”, expone Patricia Valle.

También se interesan por estos estudios ópticos que quieren complementar su formación, pues hoy día la mayoría de las ópticas también dan servicios de detección de problemas auditivos.

CHINO

La enseñanza del idioma chino se imparte en el IES Columela desde hace seis años, con la profesora Pepa Cancela como coordinadora. La jefa de estudios, Isabel Lerma, cuenta que empezó siendo una materia extraescolar para cualquier ciudadano sin límite de edad desde Primaria, “pero hace un par de años decidimos insertarlo en el currículum de la ESO como segundo idioma optativo. Estamos en el tercer año y se imparte de 1º a 3º, el curso que viene llegará ya a 4º. La idea futura es continuarlo en Bachillerato también como asignatura optativa”.

El chino se estudia en el Columela a través del Instituto Hanban, “que es como el Instituto Cervantes español”. Los docentes son nativos chinos con nivel de español semejante a un B1. “En China son muy estrictos con la selección de estos profesores. Las pruebas son muy duras”, apostilla Lerma.Los alumnos de la enseñanza extraescolar que lleguen ahora a seis años de clases optarán a conseguir el HSK4, que es como si fuera el B2 de chino.

“Por la mañana tenemos 12 alumnos en ESO, de primero a tercero. El curso próximo habrá también en cuarto y al siguiente en Bachillerato. Los 12 alumnos son aparte de los 23 que cursan chino por la tarde como extraescolar. Es decir, hay en total 45 entre curricular y extracurricular”, dice Isabel Lerma. “Los gaditanos no conocen que impartimos esta asignatura, pero es un idioma muy importante hoy día, sobre todo en el ámbito comercial”, concluye.

MAQUILLAJE

En el IES San Severiano Pablo Fontán es Jefe de Departamento de Imagen Personal y profesor de caracterización y peluquería. El ciclo de grado superior más llamativo, que cada curso llena sus aulas, es el de Caracterización y Maquillaje Profesional y comenzó a impartirse en el instituto en el año 2005. Los alumnos que acaban los dos años de docencia están preparados para trabajar luego en espectáculo, pasarelas, televisión, cine o teatro. O en tanatorios. Y aprenden a realizar prótesis, efectos especiales sobre la piel, moratones, heridas o puntos de sutura. “Los alumnos han trabajado varias veces en simulacros de catástrofes. Y han maquillado a agrupaciones de Carnaval. También damos peluquería, posticería con bigotes, barbas o patillas”, declara Fontán.

Los alumnos de segundo curso acaban de empezar el periodo de prácticas, aunque la pandemia del coronavirus “ha impedido algunas colaboraciones con empresas”. “Muchos estudiantes que han salido de nuestras aulas han trabajado en grandes espectáculos, pero en este mundo hay que saber moverse. Es un mercado laboral peculiar, donde debes tener muchos contactos y movilidad, más que tener una empresa fija”, asegura.

CIBERSEGURIDAD

El IES Rafael Alberti es un referente a nivel español en materia de ciberseguridad. No en vano ha obtenido en dos ocasiones, de las cinco ediciones celebradas, el primer puesto en las Ciberolimpiadas de centros educativos organizadas por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y en otras dos ha sido segundo y tercero. Ahora, el instituto estrena en 2020-2021 el Curso de Especialización en Ciberseguridad, de nueva implantación y en el que es necesario un ciclo superior para acceder. Son seis meses de especialización, un solo curso, 720 horas. “Llevábamos muchos años esperando este curso. Tras aprobarlo el Ministerio de Educación, la Junta de Andalucía decidió ponerlo en marcha y nos eligió a nosotros. Son 20 alumnos llegados de fuera del centro. El próximo curso ya contará con alumnos nuestros”, destaca Manuel Rivas, profesor del departamento de Informática y uno de los responsables del proyecto de seguridad informática que lleva a cabo el centro. El curso complementa a los ciclos superiores de Desarrollo de Aplicaciones WEB y Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma que se imparten en el Rafael Alberti.

Aula del Curso de Especialización en Ciberseguridad del IES Rafael Alberti. Aula del Curso de Especialización en Ciberseguridad del IES Rafael Alberti.

Aula del Curso de Especialización en Ciberseguridad del IES Rafael Alberti. / Jesús Marín

“Es un sector con mucha demanda de profesionales, no hay muchos en el mercado. La previsión es que esta primera promoción del curso encuentre trabajo pronto. Como ejemplo, el capitán del equipo de ciberseguridad empezó a trabajar con 18 años en Telefónica”, resalta Rivas.

En este curso los alumnos trabajan la seguridad informática “desde el punto de vista ofensivo y defensivo”. Los estudiantes se ponen en el lugar de un pirata informático. Y aprenden “cómo vulnerar máquinas, penetración en sistemas en lo que llamamos Hacking Ético. Cómo reforzar las redes y sistemas para que no sean vulnerables. Programación en códigos seguros para prevenir ataques informáticos. Cómo responder a incidentes de ciberseguridad”.

En el curso se trata la “informática forense”, un análisis de cómo ha entrado el atacante (hacker) en el sistema y cómo se puede arreglar el problema para que no vuelva a ocurrir.

Rivas concluye que “es la primera vez que se imparte este curso en España. Hay once cursos en Andalucía, uno por cada provincia excepto la de Cádiz, que tiene cuatro: uno en la capital, el nuestro, y otro en Algeciras, El Puerto de Santa María y Jerez”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios