Sucesos

Los Bomberos extinguen el fuego de la churrería El 44 de la Segunda Aguada de Cádiz

  • El incendio se generó, al parecer, por un fallo eléctrico

  • No hay que lamentar daños personales, sólo materiales

Los bomberos, dentro de la cocina del local. Los bomberos, dentro de la cocina del local.

Los bomberos, dentro de la cocina del local. / Julio González

Tercer incendio en la capital en nueve días. El primero, y más importante, el acaecido en la sexta planta del hospital Puerta del Mar el miércoles, 10 de febrero. El segundo, ocho días másta tardes, el de uno de los pisos de un bloque de viviendas de la calle Sancti Petri, en la Barriada de La Paz.

Incendio en interior del Bar 44.

En esta ocasión el local afectado ha sido la ya popular churrería El 44, que comparte los bajos del edificio ubicado en la avenida Segunda Aguada de Cádiz.

En esta ocasión todos los actores que ha participado en su extinción coinciden en que todo ha quedado en un susto. Al menos así lo decían de palabra, pero la cara de Alba, Mili y Estefanía no daban esa imagen.

Las tres camareras de El 44 fueron la que tuvieron que enfrentarse cara a cara al fuego mientras que no llegaban los Bomberos, que hicieron su aparición en muy pocos minutos. Y también en pocos minutos fueron los Bomberos los que lograron extinguir al completo el fuego y desalojar del intenso humo de todas las zonas afectadas. Destacar que junto a los Bomberos colaboraron de manera efectiva tanto personal del cuerpo de la Policía Nacional, Policía Local y Protección Civil.

Los daños materiales fueron cuantiosos Los daños materiales fueron cuantiosos

Los daños materiales fueron cuantiosos / Julio González (Cádiz)

Una vez más ha quedado probada la importancia de contar con un buen protocolo para este tipo de sucesos ya que estas tres protagonistas, Alba González, Mili Delgado y Estefanía Tirve supieron cómo actuar en cada minuto del incendio.

La propia Alba así lo cuenta: "Fue salir de la cocina para sacar un plato de churros y, al darme la vuelta, me encontré con una pequeña llama que se fue haciendo cada vez más grande en cuestión de segundos".

Tanto Alba como Mili y Estefanía cogieron dos extintores con los que contaban en la cafetería e intenar sofocar esa pequeña llama que, con la corriente de aire que provoca el propio extractor de humos y su chimenea, fue haciendo cada vez más grade en poco tiempo. "Ahí nos dimos cuenta de que la cosa iba a más y al ver que los extintores no eran suficiente como para sofocar el fuego corrimos a llamar a los Bomberos", según relata Estefanía.

Mili no hacía más que repetir que todo se había quedado en un susto pero su rostro delataba que el susto no había salido aún de su cuerpo. Esta camarera comentaba minutos después del incendio que el fuego, al final, se quedó sólo concentrado en la cocina del establecimiento sin afectar a otras dependencias".

En el servicio participaron tanto Bomberos como personal de Policía Local, Nacional y Protección Civil En el servicio participaron tanto Bomberos como personal de Policía Local, Nacional y Protección Civil

En el servicio participaron tanto Bomberos como personal de Policía Local, Nacional y Protección Civil / Julio González (Cádiz)

Y mientras tanto, los pocos clientes que aún prolongaban sus desayunos más allá de las 12.30 desalojaron de inmediato la terraza de la cafetería en previsión de que el fuego fuera a más. El fuego era menos visible desde el exterior pero no así el humo.

Otra testigo del incendio, la vendedora de la ONCE, Ana Seoane, que cuenta con su punto de venta de cupones a las puertas del supermercado ubicado junto a El 44, comentaba que le extrañó que el humo no era como el que tradicionalmente salía de la chimenea de la cafetería que suele ser blanco. "Era un humo oscuro e intenso que hacía penar que no era como el que normalmente sale cuando están cocinando los churros".

Al propietario de la churrería, Israel Expósito, le cogió en la moto cuando precisamente iba de camino a la tienda. "Desde lejos vi la columna de humo y en seguida pensé ¿la churrería? No lo quiera Dios".

Y a medida que se acercaba con la moto se asentaba el pleno convencimiento de que el fuego o el humo salía de su establecimiento. "Pero bueno, al final todo se arregla con dinero y con el seguro. Lo principal es que nadie, ni los trabajadores ni los vecinos del bloque de arriba hayan sufrido ningún tipo de daño personal".

A falta de que llegue en los próximos días un perito del seguro que certifique la posible causa del incendio, el propietario del churrería de Segunda Aguada aseguraba que el origen ha podido estar en un corto o bien en un fallo del termostato. Aquí no funcionamos ni con gas ni con gasoil asi que no pienso en otras posibles causas más allá del fallo eléctrico.

"Ya uno tiene experiencias en esto de las churrerías". Israel Expósito ya ha vivido varios incendios en las churrerías en las que ya se ha forjado como especialista en este tipo de productos. De hecho cuenta que en otra de las churrerías que tienen en la Plaza del Rey de San Fernando hubo otro incendio de similares características hace ya unos doce años. Y un par de años antes, algo parecido en otra churrería, que ya no existe, y que tenían en la calle San Marcos, también en la localidad isleña. Cabe recordar que a día de hoy, la cadena El 44 cuenta con el establecimiento de la Segunda Aguada de Cádiz y tres más en San Fernando: el de la Plaza del Rey, otro en la calle Real, 7, y otro en Hornos Púnicos.

Dos bomebros acceden al interior del local de la churrería El 44 de Cádiz Dos bomebros acceden al interior del local de la churrería El 44 de Cádiz

Dos bomebros acceden al interior del local de la churrería El 44 de Cádiz / Julio González (Cádiz)

Pared con pared, compartiendo los bajos del mismo edificio se encuentra la ya señera cafetería Bar Stop, cuyos empleados colaboraron en todo momento en lo que pudieron. De hecho, el humo se filtró por los canales del aire acondicionado por lo que el humo también se hizo visible en el Stop.

La otra preocupación eran los vecinos de las doce viviendas ubicada encima de El 44. El propietario tanto del edificio como del local de la churrería afectada por el fuego, Luis Gómez García, asegura que no fue necesario el desalojo forzoso del edificio sino que fueron algunos vecinos los que, de manera voluntaria y responsable, optaron por salir de sus casas por si la cosa iba a más. Pero pronto pudieron volver dada la rapidez de la actuación de los Bomberos.

Incendio en el Bar 44.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios