Cádiz

El equipo de Gobierno retira del Pleno la aprobación de la ordenanza de terrazas

  • El alcalde, José María González, justifica esta decisión por la falta de consenso

Una imagen del pleno, esta mañana. Una imagen del pleno, esta mañana.

Una imagen del pleno, esta mañana. / Jesús Marín

El equipo de Gobierno ha retirado al inicio del Pleno ordinario del mes de julio del Ayuntamiento de Cádiz su propuesta para la aprobación inicial de la nueva ordenanza para la ocupación de la vía pública con terrazas debido a la falta de consenso para sacar adelante esta nueva normativa municipal.

Este anuncio fue realizado por el alcalde, José María González Santos, que justificó esta decisión al indicar que “la premisa de salida era el consenso” entre todos los colectivos implicados para llevar a cabo esta reforma. Sin embargo, de este acuerdo se ha salido la patronal hostelera Horeca, lo que ha provocado la postura en contra de los partidos de la oposición, por lo que esta moción no iba a ser aprobada.

Ante esta nueva situación, González Santos anunció que la ordenanza municipal “se va a volver a llevar a la mesa de negociación en busca de ese consenso”, por lo que el texto regresará al Pleno municipal para su aprobación una vez que exista un acuerdo entre todas las partes. Un aspecto que al regidor municipal le pareció “de sentido común” a pesar de que “sorprendentemente” se haya roto el pacto “que se había alcanzado”.

En su respuesta, el portavoz del PP, Ignacio Romaní, lamentó que este asunto no se informara en la Junta de Portavoces anterior al Pleno y afirmó sobre esta determinación que “una retirada a tiempo es una victoria”. Por parte del PSOE, Fran González también hizo hincapié en el olvido del equipo de Gobierno y mostró su satisfacción por que se reconozca “la falta de acuerdo y consenso”, por lo que pidió que en el proceso que se va a abrir se tenga en cuenta la opinión de los partidos, a lo que el primer edil le contestó que todas las formaciones “están invitadas a participar en esas sesiones desde el principio”.

En otro orden de cosas, el tramo inicial del Pleno sirvió para que el equipo de Gobierno sacara adelante dos trámites de especial importancia: la prórroga del contrato del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos sólidos urbanos, y la aprobación provisional de la modificación puntual del PGOU.

En primer lugar, respecto a la prórroga por un año del contrato de limpieza, la moción fue aprobada con los votos a favor de Por Cádiz sí se puede y Ganar Cádiz en Común y la abstención del resto de fuerzas políticas. En el debate, la oposición reprochó al concejal de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, su gestión sobre este asunto al no estar redactado el pliego de condiciones y la incidencia que va a tener en la ciudad.

Denuncias como la que hizo la edil de Ciudadanos María Fernández-Trujillo, que resaltó el “interés” del equipo de Gobierno, centrado en el exconcejal de Medio Ambiente Manuel González Bauza, para que siga la UTE Sufi-Cointer con el contrato a tenor de las palabras que desencadenaron su dimisión. El alcalde, José María González, amenazó a la concejala con emprender medidas legales por estas palabras.

Por parte del PSOE, su portavoz, Fran González, señaló tanto a Álvaro de la Fuente como a David Navarro como responsables del retraso de la redacción del nuevo pliego y aseveró que “la percepción de los vecinos es que la ciudad no está más limpia, está más sucia”. Una situación que afirmó que no se debe a la actuación de los trabajadores, sino que se produce por “los recursos que pone la empresa”.

Ignacio Romaní (PP) cuestionó al equipo de Gobierno sobre su cambio de criterio para pasar de una prórroga forzosa a una voluntaria. Asimismo, criticó que “han tenido mucho tiempo para hacer el pliego”, que podrían haber mejorado “en las cosas que quieran” para poner “la guinda del pastel”, dándole “su pincelada ideológica” con cuestiones medioambientales. Con todo, el portavoz popular sentenció que por culpa de las prórrogas la ciudad “lleva dos años sin disfrutar de una maquinaria mucho mejor”.

El concejal de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, defendió la gestión municipal en virtud de los números al señalar un ahorro de 492.000 euros por el pronto pago de las facturas frente a los intereses de demora por valor de 391.000 euros que se pagaron en 2016. De la Fuente acusó a la oposición de “sobreactuar en lo relativo al contrato de limpieza”.

Respecto a la aprobación provisional de la modificación puntual del PGOU, esta moción salió adelante por unanimidad, lo que permitirá que se cumplan los convenios suscritos con la Junta de Andalucía para el desarrollo de actuaciones en diferentes edificios y parcelas de su propiedad como la instalación de un hotel en Tiempo Libre, y con Telefónica para permitir el uso hotelero en sus inmuebles de la calle Ancha y el Pirulí.

En este punto, el debate se centró en la postura del concejal de Urbanismo, Martín Vila, sobre el destino futuro de la parcela de Tiempo Libre. El edil de Ganar Cádiz en Común pidió al Gobierno andaluz que “reconsidere su posición” para destinar este inmueble a un equipamiento de turismo social y que no sea enajenado para la construcción de un hotel. Sabiendo ya la postura de la Junta, Vila exigió que, si finalmente se produce la venta de este complejo, “los ingresos vayan a deparar a la ciudad de Cádiz”.

Victoria Rodríguez (PSOE) mostró el apoyo de los socialistas a esta modificación del PGOU por “ir en consonancia con el modelo del PSOE con la ciudad de Cádiz”, aunque Rodríguez reprochó la actitud del equipo de Gobierno por ir “dando bandazos”, sobre todo por “el doble discurso” de Martín Vila.

Por último, Ignacio Romaní (PP) resaltó que el convenio con la Junta “es necesario porque genera empleo, riqueza y desarrollo para la ciudad”. Asimismo, el portavoz popular mostró su preocupación por que Martín Vila “intente una vez más retrasar el proceso” para la ejecución de la modificación puntual del PGOU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios