Europa Laica pierde el juicio por la Medalla a la Virgen del Rosario El juez desestima el recurso contra la Medalla a la Patrona de la ciudad

  • La sentencia dice que la Virgen del Rosario representa al convento de Santo Domingo y que no puede determinar la realidad o no de la intervención divina en las catástrofes de Cádiz

El concejal David Navarro entrega la Medalla de la Ciudad al dominico Pascual Saturio. El concejal David Navarro entrega la Medalla de la Ciudad al dominico Pascual Saturio.

El concejal David Navarro entrega la Medalla de la Ciudad al dominico Pascual Saturio. / Julio González

Comentarios 24

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Cádiz ha desestimado la demanda de la asociación Europa Laica contra la concesión por parte del Ayuntamiento de la Medalla de Oro de la ciudad a la Virgen del Rosario, patrona de la capital gaditana. El juez considera en su sentencia, fechada el pasado miércoles, que la distinción se otorgó a la Patrona como “símbolo representativo de la Casa de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo en Cádiz”, una entidad pues con personalidad jurídica, y que la valoración de los méritos atribuidos a la advocación mariana para concederle la medalla se sitúan en el ámbito de la libertad de conciencia religiosa “sin que corresponda al presente juzgado determinar la realidad o no de la intervención divina de la Virgen en las epidemias y maremotos que conforman sus méritos según la petición realizada por la entidad”. Así, la sentencia, que avala el carácter “discrecional” de la concesión, rebate los principales argumentos del recurso de Europa Laica, como fueron que estas distinciones sólo se pueden otorgar a personas físicas o jurídicas y que los méritos atribuidos a la Virgen de Rosario paliando las catástrofes sanitarias y naturales de la ciudad no tienen base científica ni real y que sólo pertenecen al ámbito de la fe.

El juicio quedó visto para sentencia el pasado 26 de octubre. Menos de dos meses después el caso tiene ya resolución y ha sido en contra del posicionamiento de Europa Laica, a quien por cierto se le condena a hacerse cargo de las costas procesales con un límite máximo, “dada la complejidad del procedimiento planteado”, de 6.000 euros. El juez no acepta en su sentencia, por tanto, los motivos expuestos en el recurso y en el juicio por la parte recurrente y echa mano incluso de una reciente jurisprudencia de la Audiencia Nacional -noviembre de 2015- contra otra demanda similar de Europa Laica para argumentar aún más su fallo.

Entiende primero el juez de la sala segunda de lo Contencioso-Administrativo de Cádiz que la concesión de la medalla de oro por parte del Ayuntamiento de la ciudad es una decisión amparada por la “potestad discrecional de la administración”, por lo que rechaza que de la decisión municipal se pueda apreciar “irracionalidad o arbitrariedad de la Administración”.

Se detiene después el magistrado, en el punto sexto de los fundamentos de derecho de la sentencia, en desmontar el argumento de Europa Laica de que la medalla no podía concederse a la Virgen del Rosario porque la normativa de la distinción señala que sólo se puede otorgar la distinción a personas físicas y jurídicas. Es aquí cuando el juez recuerda a Europa Laica que ya perdió un juicio en noviembre de 2015, por sentencia de la Audiencia Nacional, cuando recurrió la concesión de la medalla de oro al mérito policial a Nuestra Señora María Santísima del Amor. Aquella sentencia explicaba que la medalla se concedió a a “una advocación” mariana, titular de la cofradía de Jesús el Rico con la que la Policía Nacional mantiene “una estrecha colaboración” y con la que “comparte una serie de valores como la dedicación, la solidaridad y el sacrificio”.

Recuerda entonces la sentencia que la medalla, en ese caso la policial, se concedió a una advocación mariana: “Lo es en su condición de titular de la cofradía, esto es, como imagen de la cofradía, pero es la cofradía la persona jurídica, la destinataria de la distinción”. Y esta argumentación la traslada el juez gaditano a la Virgen del Rosario, que recibe la medalla como “símbolo representativo de la Casa de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo en Cádiz”, del convento de Santo Domingo. Y abunda en el argumento citando incluso en la sentencia el CIF del convento, su número de identificación fiscal, para remarcar que se trata de una figura jurídica.

Y el juez remarca: “Se considera que en el término entidades tiene claramente su enmarque la entidad Casa de Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo de Cádiz que es la que realiza la petición al Ayuntamiento de Cádiz para la concesión de la medalla”. Recuerda el magistrado otras distinciones a advocaciones u órdenes religiosas de la ciudad e insiste por tanto en que posee personalidad jurídica el destinatario de la distinción.

Se detiene después la sentencia en los méritos contraídos por la Virgen del Rosario para recibir la medalla. En resumen, los méritos expuestos en la concesión se centran en su intervención en favor de las epidemias de peste y fiebre amarilla que asolaron la ciudad (en 1646 y 1730) y en el terremoto de 1755. Defendía Europa Laica, con el apoyo de dictámenes de médicos y especialistas en Ciencias del Mar, que tales intervenciones no tienen base científica ni real. Pero la sentencia, que afirma que la sentencia no puede determinar la realidad o no de la intervención divina, recurre a la conciencia religiosa de los gaditanos: “Se considera que la advocación de la Virgen ante los graves acontecimientos que asolaron la ciudad, intervinieron movilizándose y ayudando a la ciudadanía, y es una cuestión que forma parte de la conciencia de gran parte de los ciudadanos de esta ciudad, que ante el convencimiento de la divinidad de la Patrona (...) supieron en momentos de grandes calamidades sobreponerse y apoyarse en su Patrona para superar las dificultades que se le plantearon”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios