Dimisión del portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Cádiz Domingo Villero: “Muchas personas votaron a Ciudadanos porque yo estaba en el cartel”

  • Asegura que se encontró con una realidad muy distinta a la que me contaron “desde el minuto cero”

  • “Me he visto abocado a votar cuestiones con las que no estaba de acuerdo”, afirma

Domingo Villero, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz Domingo Villero, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz

Domingo Villero, durante la entrevista concedida a Diario de Cádiz / Lourdes de Vicente

El pasado martes se encargó de comunicar una auténtica sorpresa que supuso una bomba para Ciudadanos y una gran incertidumbre para la Corporación en general. La baja de Domingo Villero como concejal de Ciudadanos, de cuyo grupo era portavoz, y su nueva consideración como concejal no adscrito abre una nueva etapa en el recién iniciado mandato municipal. Una vez anunciada esta decisión personal y pasados varios días, Villero reflexiona sobre lo ocurrido y sobre los motivos que le han llevado a mantenerse en la Corporación sin ningún color político.

–¿Cómo se encuentra después de la resaca de su anuncio de abandonar Ciudadanos y seguir como concejal no adscrito?

–Estoy muy tranquilo, estoy muy sereno y con la conciencia muy tranquila. Soy consecuente con lo que pienso. Incluso estoy orgulloso por haber dado el paso.

–¿Sigue en la posición de seguir como concejal hasta 2023?

–Por supuesto.

–Ciudadanos le ha pedido que entregue el acta.

–Lo que ha ocurrido conmigo pasa en miles de casos e imagino que Ciudadanos tendrá muchos y conocerá las abundantes sentencias del Tribunal Supremo que son concluyentes al respecto. Yo me he metido en este proyecto para trabajar por Cádiz, pensaba que coincidía totalmente con las ideas de Ciudadanos, pero cuando hemos empezado a rodar me he dado cuenta de que no es así. Por eso me aparto de este grupo político y sigo trabajando por lo que creo y porque la ciudad mejore, aportando mi granito de arena de forma humilde y modesta.

–Hay quien piensa que lo oportuno era dimitir y entregar el acta. ¿Cómo explica su decisión?

–Pues con los hechos. Constantemente me encuentro estos días con muchas personas que me dicen que votaron esa opción política porque yo estaba en el cartel. Para dar respuesta a esas personas, continuo en política. Yo he hecho la campaña, he defendido las ideas en las que creo firmemente; y es lo que voy a hacer: trabajar, ahora sin color político, por lo que entiendo que es el interés de Cádiz, y hacerlo de manera leal.

–¿Qué ha pasado desde que aceptó ser el candidato de Ciudadanos hasta el pasado martes que anunció su baja del partido?

–Lamentablemente, me contaron un proyecto político basado en una serie de pilares que coincidían con mis ideales y acepté. Pero prácticamente desde el 26 de mayo todo cambió, tras conocerse el resultado electoral se convirtió en el cuento de la Cenicienta y aparecieron una serie de cuestiones que hacen plantearme si eso que me contaron no era verdad. Con el rodar de este poco tiempo, tres meses y medio, he tratado de ser consecuente con lo que siempre he defendido y me he encontrado muchas situaciones que no son de mi agrado. Por eso soy yo el que se separa de este proyecto político, tras haber intentado en numerosas ocasiones reconducir la situación, lo cual no ha sido posible.

–No termina de concretar cuáles han sido esos problemas que le llevan a separarse del proyecto de Ciudadanos.

–Son muchas las discrepancias que he tenido desde el minuto cero, desde la manera de organizar el trabajo a la manera de ejecutarlo, al implicar personas que sean verdaderos expertos en aspectos concretos, y siempre he recibido negativas. He pedido muchas veces información acerca de aspectos muy concretos en los que se me dijo que se me iba a apoyar y no ha sido así. Y a eso se unen otros intereses que serán propios de distintas formas políticas. Ha habido un punto de inflexión muy determinante en el último pleno, en el que me he visto abocado a votar cuestiones con las que no estaba de acuerdo y que creo que obedecen más a intereses partidistas que al interés de la propia ciudad. Ante todas estas acircunstancias, y alguna más que permitirá que me reserve, tomo esta decisión.

–Cuando se refiere al Pleno entiendo que habla de la moción en defensa de la Escuela Pública (en la que Ciudadanos votó en contra).

–Por ejemplo. Si la moción tan solo decía de estar a favor de la escuela pública, quién puede decir lo contrario. Pero cuando te ves preso de unos argumentos que no obedecen a Cádiz y tienes que votar en contra, yo con eso no estoy de acuerdo. Y podría poner más casos, por ejemplo el de Valcárcel; ¿quién no está de acuerdo con esa postura que se planteó en el Pleno? O incluso mociones que se ha planteado desde el grupo con las que yo no estoy de acuerdo, como lo de desahuciar a personas de las bóvedas de Santa Elena para darle otro uso. Mire usted, yo esas cosas no las he compartido pero las he tenido que votar. Incluso no defendiéndolas yo el resto de grupos se ha cebado conmigo por ser el portavoz. Y es que fíjese la situación que se da, ser el portavoz y no manifestar la opinión al respecto. Esas contradicciones para mí son un punto de no retorno.

–Da la impresión de que su trabajo con las otras dos concejalas del grupo Ciudadanos no ha sido especialmente positivo...

–La verdad es que no. No nos conocíamos y la relación no ha sido todo lo buena que podíamos esperar. Yo lo he intentado, pero siempre me he encontrado frente a la aritmética. Dos contra uno. Mis ideas siempre han ido por delante de mí, pero la aritmética no me ha dejado trabajar nunca desde esa lealtad institucional que yo entiendo.

–El Pleno fue la última gota del vaso. ¿Pero cuándo fue la primera vez que se arrepintió de haber dicho sí al proyecto de Ciudadanos?

–Pues prácticamente desde el inicio. Soy ajeno totalmente a la política, pero desde el minuto cero veo que el apoyo que le da el partido a la campaña electoral no es ni de lejos el que yo creo que debe dar un gran partido a un candidato y a una candidatura. Ni a nivel económico, ni a nivel de ideas ni a ningún nivel. Sólo he encontrado apoyo de muchas personas voluntariosas que con su esfuerzo sacaron la campaña adelante.

–¿Y no le hizo dudar la llamada del partido, teniendo en cuenta que llegó tras la polémica con Pérez Dorao?

–Evidentemente. Pero sí quiero dejar claro que yo llego después de toda esta situación, que por supuesto no me gustaba. Y uno puede suponer que si ya se ha dado en una ocasión puede repetirse, es cierto. Pero yo pensaba que podía ser capaz de poner cordura en lo que pensaba que era un proyecto muy serio y con mucho fundamento ideológico que coincidía con mi apreciación personal. No ha sido así, y yo lo he detectado muy rápido.

–¿Qué partido es realmente Ciudadanos? ¿Por qué existe esa desconexión entre el grupo municipal y los órganos del partido, al menos a nivel local?

–El escenario de ahora y el de la anterior legislatura es parecido, no igual. En la anterior legislatura las personas quisieron seguir, el partido no les dejó y como consecuencia de ello salen como concejales no adscritos. En esta ocasión soy yo quien en pocos meses y tras muchos intentos salgo como concejal no adscrito. En todo esto hay un denominador común: la junta directiva. Una junta con dos portavoces distintos conduce al mismo resultado. Esto hay que estudiarlo con unas matemáticas muy básicas, espero que el partido lo haga.

–¿Cómo piensa hacer el trabajo como concejal no adscrito? ¿Cómo va a llegar a la ciudadanía y trasladar sus propuestas y mensajes?

–La etapa que se abre ahora es de soledad, porque es cierto que me quedo sin ningún tipo de apoyo por parte del Ayuntamiento. Pero sí me quedo con toda la ilusión personal y las ganas que tengo. En estos días estoy recibiendo muchas llamadas de muchos gaditanos que me muestran su apoyo por el paso dado y su colaboración para trabajar por el interés general de Cádiz: mejorar el empleo, mejorar nuestras infraestructuras, mejorar nuestro mantenimiento urbano y, en definitiva, aportar sin ningún prisma político, solo desde la sociedad civil. Ahí sí me veo francamente respaldado desde que anuncié mi decisión. Estoy abrumado por la cantidad de gente que me está dando su apoyo y que quiere aportar a Cádiz.

–¿La aventura política de Villero finaliza en mayo de 2023 o no descarta alguna propuesta de cara a las próximas elecciones?

–Yo ahora mismo lo único que pienso es en el pleno del mes de octubre. Llevar propuestas, valorar las mociones que presenten los distintos grupos y actuar en consecuencia y en buena lógica. Ese es mi único objetivo ahora mismo.

–Va a aplicar eso del “partido a partido” que popularizó Simeone, por tanto.

–Partido a partido, por supuesto. Me lo aplicaba en el deporte, me lo aplico en la vida y también me lo voy a aplicar en esta faceta política.

–¿Y sobre esa posibilidad que apuntan algunos de que Domingo Villero termine formando parte de otro partido, qué tiene que decir?

–La respuesta vale con cuatro palabras: ni me lo planteo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios