Coronavirus Cádiz

“Los abuelos están bien y el personal, con mucho entusiasmo para atenderlos”

  • En las residencias geriátricas Gades de San Antonio y Bahía Blanca se adelantaron al Estado de Alarma y cerraron cuatro días antes

  • Su directora, Victoria Varela, lamenta que no les llega material de protección

Bomberos desinfectando este lunes en la residencia geriátrico Gades de la plaza de San Antonio Bomberos desinfectando este lunes en la residencia geriátrico Gades de la plaza de San Antonio

Bomberos desinfectando este lunes en la residencia geriátrico Gades de la plaza de San Antonio / Lourdes de Vicente (Cádiz)

Entre los casos más dolorosos que se están produciendo en plena pandemia del coronavirus los de las residencias de ancianos con personas afectadas se llevan la palma. Las noticias que llegan son desoladoras y el temor es patente en todas las que aún no han sufrido los efectos del virus. En Cádiz capital dos residencias se adelantaron a los acontecimientos y cerraron cuatro días antes de decretarse el Estado de Alarma. Son las residencias geriátricas Gades, una en la plaza de San Antonio y otra en la calle Jacinto, de Bahía Blanca. Su directora, Victoria Varela, cuenta que “afortunadamente no hay nada que lamentar entre los abuelos y todo el personal está al pie del cañón, con mucho entusiasmo. Y hemos aumentado la plantilla para atenderlos”. En ambas instalaciones se vive “la rutina de siempre, salvo que los residentes no pueden salir ni recibir visitas. Nosotros cerramos las puertas cuatro días antes que todo el mundo, así que llevamos casi 20 días confinados. Ha sido una ventaja a la hora de evitar males mayores”.

La premisa es que los 85 residentes que habitan entre los dos establecimientos vivan el confinamiento de la manera más tranquila posible. “No recibimos prensa, para que no la lean los abuelos. Evitamos que estén al tanto de las noticias porque lo que ocurre en residencias de toda España es muy doloroso y tienen que tener aquí la vida lo más agradable posible”, recalca Victoria Varela. “Los abuelos que están bien cognitivamente saben lo que está ocurriendo, claro está, debían saber por qué no pueden salir fuera ni recibir visitas, pero evitamos que estén al tanto de las noticias diarias. Les hemos explicado que están a salvo. Son personas muy vulnerables y lo que tenemos que hacer es que se sientan confortados”, argumenta la directora.

Los residentes hacen actividades, manualidades y ven programas de entretenimiento en la televisión. La directora apunta que también hacen fotos a los residentes y se envían por whatssap a los familiares “con notas cariñosas para que sepan que se encuentran bien”. Asimismo, “cuando algún residente tiene algún problema el protocolo de  la residencia es el de siempre llamándose al familiar responsable y comunicándoselo inmediatamente”. Los residentes están en contacto diario con sus familiares y para eso se han habilitado dos teléfonos en cada una de las residencias.

"Evitamos que los abuelos sigan las noticias de lo que pasa, especialmente en otras residencias de ancianos"

Victoria Varela nos atendía justo después de que los bomberos desinfectasen la residencia de San Antonio en la mañana del lunes. El domingo habían hecho lo mismo con lo de Bahía Blanca. “Queremos rendir un sincero homenaje a los bomberos, único estamento que se acordado de la residencia”, afirma. Se deduce su malestar con otras administraciones. “No hemos recibido material. Los proveedores habituales no envían mercancía. Estamos trabajando con un pequeño stock que nos quedaba de guantes y las mascarillas las hemos hecho nosotros con manoplas de celulosa que usamos para bañar a los abuelos. Y gracias a la solidaridad de muchas personas que han llamado a las puertas de nuestras residencias para dejarnos mascarillas caseras”, apunta. Varela lamenta por último que “estamos protegidos porque nos buscamos la vida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios