Cádiz

Conservar la fachada del edificio del Olivillo costará 389.574 euros adicionales

  • El informe de mantenimiento impone el refuerzo del sistema de estabilización de los muros de carga y de los cerramientos curvos

Una vista parcial de una de las fachadas del edificio apuntalada. Una vista parcial de una de las fachadas del edificio apuntalada.

Una vista parcial de una de las fachadas del edificio apuntalada. / D. C.

Comentarios 3

Conservar la fachada del edificio del Olivillo, la emblemática construcción obra de Antonio Sánchez Esteve, costará 389.574 euros más de lo presupuestado inicialmente, según el Informe técnico de mantenimiento de esta estructura al que ha tenido acceso Diario de Cádiz.

"De acuerdo con los informes disponibles en la fecha de redacción del proyecto -dicen los técnicos en el documento-, en mayo de 2017, se consideró como solución técnica más adecuada una estructura formada por pilares y losas macizas de hormigón armado, sin tener en cuenta los muros perimetrales de fachada como elementos estructurales de carga de la nueva estructura, dado que su condición de fábrica de ladrillo hueco tipo gafa no permitía su consideración como elemento estructural para un edificio de cinco plantas, de acuerdo con el Código Técnico de la Edificación CTE-SE-F".

Se pensó reutilizarla como sostén, pero el grosor de los muros no era el esperado

Por lo tanto, el proyecto de estabilización de fachadas previo a la demolición de la estructura de pilares, vigas y forjados interiores del edificio contemplaba unos cerramientos de fachada de fábrica de ladrillo hueco tipo gafa de dos pies, es decir, de 50 centímetros de espesor.

"Pero una vez estudiado el estado real de la estructura, -continúa el informe- se comprueba la inexistencia de los 50 centímetros de espesor en toda la fachada, así como la existencia de pilares ciclópeos y no de hormigón, que suponen una estructura más débil de lo proyectada".

A raíz del anterior diagnóstico se han propuesto las siguientes modificaciones, con el consiguiente aumento del coste de intervención y con el objetivo primordial de garantizar la integridad de la fachada protegida: Primero, "reforzar el sistema de estabilización de los muros de carga de la fachada del edificio que se deben mantener, dado que los muros de fachada son de 25 centímetros, excepto en planta baja que son de 45 de espesor". Y segundo, "reforzar con una estructura de hormigón armado los cerramientos curvos de la fachada delantera del edificio, dado que dicha fachada no es realmente un muro de carga y presenta un índice de huecos muy elevado, cuyas mochetas no resistirían el peso propio una vez demolida la estructura de hormigón existente".

Los costes del alquiler de la estructura ascienden a 119.206,72 euros; los portes de entrega y recogida, a 10.277,76; la mano de obra de montaje y desmontaje, a 215.923,40 euros; el material no recuperable, a 15.309 euros y el 8% de costes indirectos, a 28.857,35, lo que arroja un total de 389.574,23 euros.

En el Informe de reconocimiento de elementos estructurales y Constructivos de Concádiz, en mayo de 2017, consta que se realizaron nuevas catas en los muros de contención del semisótano y en los muros de carga de la fachada de la planta, pero no se pudieron hacer en todas las plantas porque el edificio no estaba apuntalado y existía un evidente riesgo de colapso. Una vez apuntalado por Sando, se encarga a Concádiz otra campaña de catas en los elementos de cimentación y estructurales del edificio para su completa identificación, de la que derivan las modificaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios