Cofradías de Cádiz

El Consejo pide que la intervención de Piedad no impida su salida procesional en 2019

  • Juan Manuel Alcedo es nombrado comisario de la cofradía de Santiago

El palio de Lágrimas de Piedad, en su salida procesional el pasado Martes Santo. El palio de Lágrimas de Piedad, en su salida procesional el pasado Martes Santo.

El palio de Lágrimas de Piedad, en su salida procesional el pasado Martes Santo. / jesús marín

La suspensión del cabildo de elecciones de la cofradía de Piedad y el nombramiento en su lugar de un comisario, como adelantó el domingo este periódico en su sección La Tribuna Cofrade, hace muy difícil que el próximo Martes Santo vaya a estar procesionando por las calles de la ciudad. Así lo dan prácticamente por hecho en el Secretariado de Hermandades; y así igualmente son conscientes en el Consejo, que ya ha solicitado que el proceso de intervención en la hermandad de Santiago se desarrolle “de la manera más ágil posible”.

“Queda relativamente poco tiempo para preparar debidamente la Semana Santa, y entendemos que dejar en casa a una hermandad como Piedad en sus circunstancias actuales no va a beneficiar en nada, más bien todo lo contrario. Por eso, ya hemos solicitado al Secretariado que procure que el período de intervención sea el más corto posible”, trasladaba ayer el presidente del Consejo, Juan Carlos Jurado, ante la situación generada en la cofradía tras la suspensión de su cabildo de elecciones por un continuo cruce de acusaciones entre las dos candidaturas presentadas.

Ese comisariado va a estar en manos del que fuera presidente del Consejo en los años 90, Juan Manuel Alcedo, que de este modo regresa a la actividad cofrade tras presentar su dimisión al frente del organismo cofradiero a finales del año 2001. Su reciente jubilación en el apartado laboral y sus ganas “de trabajar por las cofradías” han servido al Secretariado para confiarle esta misión, que básicamente se centrará en “estudiar la situación de la hermandad y, sobre todo, sentarse a hablar con los hermanos para buscar cierta paz que permita volver a convocar elecciones”, trasladaban ayer desde el Secretariado.

Un tiempo, en cualquier caso, que se considera “muy difícil, por no decir imposible” que vaya a permitir a la cofradía procesionar el próximo Martes Santo. Aunque las partes implicadas apurarán al máximo las opciones de que Piedad esté en la calle en 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios