Cádiz

Chasco para el Cádiz peliculero

  • El amplio dispositivo de rescate desplegado por la aparición de un bulto que parecía humano congrega a cientos de curiosos en el Campo del Sur

Comentarios 4

Hay pocas cosas que en esta ciudad gusten tanto como un partido del Cádiz, una procesión, una comparsa de premio cantando en una esquina o una degustación de gañote de lo que sea. Después de todo lo anterior, lo que más priva al Cádiz peliculero es un suceso con todos sus avíos. Cuanto mayor sea el despliegue de cuerpos de seguridad que se emplee en él, mejor. Y si el escenario tiene de fondo ese mar inmenso que se abre desde los míticos bloques, donde todo parece posible, ni les contamos. Pues todo eso sucedió pasado el mediodía de ayer en el Campo del Sur, por detrás de la Catedral. Afortunadamente sin daños personales para nadie, que si así fuese estaríamos contando esto con los datos, el ánimo y las herramientas de otro género.

Pero situemos la acción. Pasadas las 12:30 alguien divisa a cierta distancia de tierra un bulto flotando en el mar que parece ser humano y rápidamente llama a los servicios de emergencias, que activa inmediatamente un dispositivo de rescate. Los primeros en llegar son los bomberos. Con la ayuda de un camión con escala, descuelgan a dos de los suyos con sus trajes de neopreno, como en Misión imposible. Luce el sol pero sopla un viento del suroeste que levanta un oleaje que puede ser peligroso. Los dos bomberos parecen percebeiros en la Costa da Morte. Pero la prudencia manda. Arriba, la Policía Nacional ha precintado la zona de operaciones y regula el tráfico hasta que llega la Local. En el malecón gaditano ya hay más gente que alrededor de Pierce Brosnan en aquella escena de Muere otro día.

La gente no pierde de vista el bulto que flota en el agua. "Dicen que puede ser un hombre, pero también un animal", susurra una señora al oído de otra en un arranque espontáneo de ese realismo mágico gaditano que a veces sale aquí sin esfuerzo. Ya hay cientos de aprendices de aspirantes a reporteros aficionados subiendo sus vídeos a youtube y a la plataforma que sea. [Mientras, un periodista de servicio se pregunta para adentro qué le va a contar a ese público de primera fila que se siente tan superinformado y que ya ha difundido decenas de imágenes y vídeos por los facebooks, los whatsapp y más allá. Con lo que está viendo, pero también con informaciones sin contrastar].

¿Será un pobre inmigrante? Es tiempo de pateras [De hecho, cerca de Tarifa, a eso de las 14:00 horas, se rescató una con medio centenar de personas a bordo, y por la tarde, otra con nueve más] ¿Alguien que perdió la cabeza? No hace mucho se dio un caso ¿Un turista despistado y accidentado? También ha ocurrido ¿La arpillera de un fardo de hachís? Pudiera ser. Cualquier hipótesis vale para el guión de esta película de acción casera. "Parece que son unas bolsas, pero hasta que no las tengamos no lo sabremos. En cualquier caso, esto es señal de que el dispositivo de rescate y la coordinación entre los diferentes cuerpos funciona", apunta muy profesional un agente de la Policía Nacional.

De repente, por poniente se divisan bajo el horizonte dos lanchas del Servicio Marítimo de la Guardia Civil a velocidad de perseguir una planeadora de Los Castañitas en el Estrecho. Vienen pertrechados como para la guerra y en pocos minutos llegan hasta el misterioso bulto flotante. Uno de los agentes lo tantea con cuidado y por fin lo iza con un bichero. No es ni humano ni animal. Tampoco de material plástico. Parece una chaqueta y no hay indicios de naufragio. ¿Sólo una chaqueta? ¡Oooooooh! se oye entre quienes esperaban un desenlace más emocionante. Un chasco, afortunadamente, para el Cádiz más peliculero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios