Diócesis de Cádiz y Ceuta Cáritas recauda fondos para hacer frente a la crisis del coronavirus

  • La entidad diocesana pone en marcha una campaña que busca alcanzar los 300.000 euros

  • "Las cáritas parroquiales lo van a necesitar", trasladan desde el Obispado

Logotipo de Cáritas realizado con velas, en una acción realizada por la entidad religiosa

Logotipo de Cáritas realizado con velas, en una acción realizada por la entidad religiosa

La epidemia del coronavirus traerá consigo una crisis que se atisba de enorme calado para la sociedad. La paralización de prácticamente toda la actividad productiva del país y el cierre de casi todos los negocios tendrá consecuencias bastante negativas para la economía y el empleo en todo el país. Y ante este previsible escenario, Cáritas Diocesana de Cádiz y Ceuta ha empezado a prepararse para estar en las mejores condiciones posibles de ofrecer y prestar la ayuda que las familias gaditanas pueden necesitar en los próximos meses.

Para ello, acaba de lanzar una campaña de recogida de donativos. El objetivo es alcanzar un fondo de 300.000 euros con los que poder atender esas ayudas de primera necesidad que serán necesarias en el futuro próximo. La iniciativa se integra a través de la plataforma migranodearena.org, donde de manera sencilla se puede realizar la donación, a partir de 10 euros.

Una de las curiosidades de este 'reto' que se ha propuesto Cáritas Diocesana es que en esa página web se puede conocer al instante cuál es el ritmo de las donaciones, cuántas se han producido y qué importe se ha recaudado ya. En las primeras horas de la campaña, Cáritas ha superado los 1.100 euros de donativos, por medio de 24 donaciones, cuyos protagonistas tienen también la oportunidad de dejar escrito algún mensaje para que lo vean todos los lectores.

"Las cáritas parroquiales lo van a necesitar", trasladan desde la entidad diocesana, señalando también que el cierre de iglesias o la considerable reducción de gente asistiendo a las misas ha supuesto un duro golpe a la financiación de Cáritas, que tiene entre sus grandes partidas de ingresos las colectas de las eucaristías, especialmente las del primer fin de semana de cada mes. "Y tenemos que estar preparados para lo que se nos viene encima", indican, apuntanto a los efectos que ya está provocando la epidemia en los expedientes de regulación de empleo o directamente en el cierre de las mismas. "Esta crisis nos puede azotar más fuerte que la de 2007/2008", temen.

La caridad no cierra

Frente a esa pérdida de fondos que ha supuesto la reducción casi total de la actividad litúrgica en las iglesias (ya que las que se mantienen abiertas apenas cuentan con asistencia de fieles a las misas), Cáritas señala que "la Caridad no cierra". "Los voluntarios de Cáritas seguimos atendiendo a las familias con las medidas de seguridad y seguimos atendiendo a enfermos y ancianos en casa", explican, por lo que lanzan un llamamiento a colaborar en ese reto de recaudar fondos con los que poder atender adecuadamente a las familias que necesiten recurrir a Cáritas tras esta epidemia.

Para llevar a cabo esta atención en tiempos de coronavirus y con el estado de alarma decretado por el Estado, Cáritas Diocesana ha recomendado "primar la atención telefónica a la presencial en los casos que no sean de urgencia social". "Los equipos de Cáritas en las parroquias han puesto en marcha acciones de atención no presencial, vía correo electrónico o vía telefónica, y han estipulado los medios para seguir en contacto y atender los casos más urgentes, fundamentalmente en la ayuda alimentaria", explican.

A los mayores en soledad que atiende Cáritas desde el proyecto 'Estamos Contigo' se les ha designado una persona de referencia para necesidades especiales y se ha establecido un acompañamiento por vía telefónica.

El programa de Empleo ha suspendido la acción presencial y atiende vía telefónica a los participantes. Y el proyecto Inserta Cádiz mantiene los contenedores de la vía pública aunque reduce la recogida de la ropa a un día a la semana.

En relación a la asitencia a las personas sin hogar, especialmente en los centros de Chiclana y San Fernando, mantiene una labor de coordinación con esos ayuntamientos para que esos usuarios "sigan siendo atendidos e informados".

Cáritas Diocesana de Cádiz, por último, ha aplazado sus acciones grupales de acompañamiento y formación "para evitar la movilidad de las personas y así preservar la salud de los participantes y colaborar al evitar la expansión del virus", aunque mantiene un seguimiento telefónico tanto a voluntarios como a personas acompañadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios