Cádiz

Canalejas, un paseo infravalorado para la apuesta por el comercio

  • Con ocho locales vacíos, los comerciantes señalan la falta de iluminación como uno de sus problemas La apertura del muelle a la ciudad, una necesidad para dotarle de más vida

Comentarios 8

Los cruceros en el Muelle Ciudad anuncian que es jornada de turistas por el centro de Cádiz. Dos pequeñas carpas con artículos de artesanía ofrecen sus productos a los visitantes a la entrada de Canalejas por de San Juan de Dios. La llegada por mar a la capital gaditana ofrece la primera visión de la ciudad. La imagen, un paseo desaprovechado y una zona comercial que ofrece pocas posibilidades.

Canalejas une San Juan de Dios con la Diputación Provincial. En la zona exterior, el puerto. En la interior, la avenida Ramón de Carranza. En ella, los bancos son mayoría Junto a ellos, intentan sobrevivir algunos establecimientos hosteleros, dos agencias de viajes y un pequeño comercio. El culmen lo forman las dos oficinas de turismo. Una oferta comercial prácticamente nula que se mezcla con hasta ocho locales comerciales vacíos en un espacio que no alcanza los 500 metros.

Por ello, comerciantes y hosteleros ven esta zona mucho más aprovechable. Y es que, tal como reconocen a pie de negocio, dependen de la vida que se genera con el movimiento de los bancos por la mañana y lo que dejan los cruceristas en su parada en Cádiz. Por la tarde, la falta de iluminación no favorece al tránsito de paseantes.

De fondo están los proyectos pendientes que concuerdan con las necesidades de la zona. Pronto estará disponible la nueva terminal de cruceros del Muelle Ciudad, que conectará directamente con Canalejas. Más lejanos, los deseos de una transformación integral. Para ello, una de las apuestas es la eliminación de la verja del puerto para su integración en la ciudad. También está el proyecto que presentó en su día el PSOE de Cádiz de la Gran Plaza del Mar, con el soterramiento del tráfico rodado.

La última actuación en el paseo de Canalejas ha consistido en la colocación de la escultura de Blas de Lezo, insuficiente para un paseo degradado que sirve de refugio a personas sin techo.

La única tienda que existe en Canalejas es El Búho, un comercio en el que se mezclan camisetas con diseños de su propietario, el pintor Guillermo Maqueda, y diversos artículos. Desde el mes de diciembre, Maqueda es el primer comerciante que se ha atrevido a poner una tienda en esta vía. Para ello, regenta un pequeño local junto a la calle Cristóbal Colón. "Canalejas es una zona en la que se podrían hacer muchas más cosas. Por ejemplo, habría que reforzar la iluminación de la calle, ya que por la tarde se convierte en un lugar muy apagado y triste", comenta.

Por eso, considera vital para este bulevar que se tomen diversas medidas como "su peatonalización y mejoras en la zona de tránsito para que se pudiera aprovechar más. Se tendría que crear un ambiente de paseo".

Asimismo, Guillermo también apunta a los problemas que existen para la apertura de un negocio, condicionado también por la antigüedad de algunas edificaciones. "Hace falta apoyo a los comercios, como, por ejemplo, para la mejora de las instalaciones. En mi local tenemos problemas con las humedades y no existe ningún tipo de ayuda para las pymes". De la marcha de la tienda, se muestra contento, aunque afirma que su clientela se mueve "entre el turista nacional y los gaditanos", dependiendo menos de los cruceros.

En la zona de bares entre Cristóbal Colón y Sánchez Barcaiztegui, Ángel Álvarez, de la terraza Joselito, explica que "la vida se centra aquí en la mañana y el fin de semana", aprovechando "el movimiento de los bancos y el ambiente que nos dejan los cruceros". Álvarez cuenta que Canalejas es "un sitio muy bonito con la mezcla del puerto y el paseo", por lo que plantea como necesario que "haya una entrada directa del muelle al paseo". Ángel considera que el lugar "está desaprovechado" y que se podría animar "con algún tipo de tienda que mueva a mucha gente". Así, afirma que "es el paseo más dejado de Cádiz", ya que "por aquí no pasa nada ni en Carnaval ni en Navidad ni en Semana Santa".

Casi puerta con puerta, en la agencia de viajes Socialtur, Sonia Granados comenta que, por su experiencia en el sector turístico, "el puerto de Cádiz es el único que no está bien explotado". Así, compara su situación con otros como los de Alicante o Málaga, integrados perfectamente en la ciudad. "En Canalejas se podría hacer como en la plaza de San Antonio, en la que se colocan ferias y que no sea lo típico que sucede en Carnaval, que ponen una churrería". Por ello, apunta que "en la parte central es necesario más movimiento, ya que está dejado de la mano de Dios".

Por su situación, además, asegura Granados que "hay ocasiones que desde la agencia de viajes hacemos las veces de oficina de turismo, ya que sobre las seis de la tarde están cerradas".

De la misma opinión es el propietario del bar Bahía 1965. Pedro Emilio Hevia cuenta que "es una zona desaprovechada. No hay nada para que la gente venga, por lo que dependemos exclusivamente del turismo". Hevia señala como indispensable la apertura del muelle a Cádiz. "¿Dónde se ha visto un puerto tan cerca del centro de una ciudad cerrado por una valla?", se interroga.

Junto a esto, insiste en el tema de la iluminación, teniendo como agravio comparativo las mejoras en la calle Plocia. "No hay vida por la noche y parece que a la gente le da miedo pasar por aquí", dice.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios