Cádiz

"En Cádiz siempre han existido pisos de alquiler; ahora son legales"

  • Los promotores de viviendas turísticas consideran que será la demanda la que regule el sector

Una terraza de un piso turístico. Una terraza de un piso turístico.

Una terraza de un piso turístico. / lourdes de vicente

Comentarios 7

La Junta tiene registradas unos 700 pisos turísticos en Cádiz; en el último año el 70% de los visados firmados por el Colegio de Arquitectos correspondieron a este tipo de vivienda; en apenas unos meses, el casco antiguo ha visto como varias fincas se han convertido en apartamentos turísticos. Son datos elocuentes que trasladan la llegada a Cádiz, con fuerza, de este sistema de alojamiento, aunque pero la realidad puede ser otra.

Por ejemplo, que Cádiz siempre ha tenido un parque de viviendas que se alquilaba sobre todo para la temporada de verano. Y que buena parte de este parque es el que ahora se está legalizando para, cumpliendo la normativa impuesta por la Junta, convertirse en pisos turísticos fielmente adaptados a la orden autonómica que, entre otras cuestiones, obliga a contar con aire acondicionado, algo de lo que se libran los hostales y hoteles de pequeña categoría.

"Es la democratización de recuros turísticos, cuyos beneficios se quedan en Cádiz"

Esta oferta 'legal' está permitiendo a Cádiz salvar el histórico déficit de camas en una planta hotelera muy reducida, especialmente cuando una decena de proyectos hoteleros siguen dando vueltas desde hace años sin hacerse realidad. Pero, además, lo hace con un evidente beneficio económico para la propia capital.

Francisco Daniel Doña y Lorena Campos pusieron hace dos años en marcha Cádiz4Rentals, una empresa que ya gestiona cerca de un centenar de pisos turísticos en la ciudad, de los cerca de 700 que están registrados. La empresa ha creado 23 puestos de trabajo directos en la Bahía. Ambos, lógicamente, rechazan que sean estos pisos los que estén provocando un incremento en los precios de alquiler, históricamente altos en la capital y escasos en número.

"La mayor parte de los propietarios de estos pisos son gaditanos que viven en la ciudad. Algunos incluso han necesitado una casa mayor, convirtiendo su residencia en piso turístico para así pagarse una vivienda, siempre en Cádiz. Otros propietarios tienen en muchos casos lazos familiares con la capital", destacan. Pisos que, si no se alquilan, "quedarían en su gran mayoría vacíos durante buena parte de la temporada, porque no se quieren alquileres de larga duración o limitados a los estudiantes".

Esta propiedad gaditana supone, para ambos empresarios, "una democratización del recurso turístico, pues los beneficios, los gastos de los servicios, se quedan en la propia ciudad, lo que no pasa con las grandes firmas hoteleras".

Consideran que en Cádiz no existe saturación aunque están a la espera, como la principal empresa del sector, de sentarse con el Ayuntamiento, que pretende limitar la apertura de estos pisos en zonas que corran peligro de saturación, algo que hoy no se da pues Cádiz está muy lejos de vivir la situación que se ya en Mallorca o Barcelona. Curiosamente, en esta primera ciudad la prohibición está provocando que los pisos terminen puestos a la venta y comprados por inversores extranjeros "que al final los utilizan desde sus propios países como pisos turísticos".

"Cádiz debe apostar por el turismo, porque vivir aquí es un regalo, un privilegio que podemos compartir con la gente de fuera. Y si no lo hacemos nosotros, lo harán los inversores de fuera. En todo caso, no es un boom gaditano si no el producto de la venta de la marca España en todo el mundo. Y aquí aún tenemos capacidad de crecimiento".

En todo caso, los empresarios gaditanos consideran que será el propio mercado el que "regule por si solo" al propio sector. "El turismo no es infinito. Que los pisos turísticos dupliquen su número no significa que el número de visitantes se duplique. Aquí quedarán las mejores viviendas, que serán las elegidas frente a las que no estén mejor preparadas".

Con una norma autonómica tan estricta, se pide que "las administraciones no bloquee nuestro trabajo", destacando la imposibilidad de poder contar la licencia de ocupación del piso turístico, exigido por la Junta pero que el Ayuntamiento no acaba de aportar, lo que pone en riesgo las inversiones de quienes han puesto en marcha este tipo de residencia. "Al final, tantas dificultades acaban favoreciendo a los grandes propietarios de los grupos hoteleros", concluyen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios