Cádiz

Cádiz suma una media de 31 nuevas viviendas con fines turísticos cada mes

  • El número actual de licencias asciende a 1.224 y la previsión es de alcanzar las 2.000 en dos años

  • El 75% de las licencias se concentran en el casco histórico

Los concejales Martín Vila y Eva Tubío, durante la presentación del estudio sobre viviendas turísticas Los concejales Martín Vila y Eva Tubío, durante la presentación del estudio sobre viviendas turísticas

Los concejales Martín Vila y Eva Tubío, durante la presentación del estudio sobre viviendas turísticas

Algo más de una vivienda al día en la ciudad deja de tener carácter residencial para destinarse a fines turísticos, esa nueva modalidad que se está implantando con fuerza en las ciudades. El ritmo de crecimiento de estas viviendas con fines turísticos se sitúa en la actualidad en las 31,4 licencias al mes, situando en la actualidad (con fecha 3 de septiembre) el número total de la oferta reglada en Cádiz en las 1.224 viviendas. De hecho, en abril fue cuando se superó el millar de licencias, y los pronósticos apuntan a septiembre de 2021 cuando ronden ya las 2.000.

Estos datos los ha puesto sobre la mesa la consultora que ha realizado el informe solicitado por el Ayuntamiento. Y hablan de un fenómeno, el de la proliferación de viviendas con fines turísticos y también de apartamentos turísticos –que son conceptos diferentes y que están afectando de manera también diferente–, que empieza a cobrar fuerza en la ciudad pero sin llegar aún a niveles llamativos. De hecho, la presión de la vivienda con fines turísticos se sitúa en el 2,47% del total de viviendas de la ciudad; aunque el dato sí es más preocupante si se divide entre casco histórico (donde el índice alcanza el 6,55% del total de viviendas) y extramuros (que apenas llega al 0,92%).

Es el casco histórico la zona de la ciudad que más está experimentando este proceso de implantación de las viviendas con fines turísticos. De hecho, prácticamente el 75% de las licencias (un total de 897 a fecha 3 de septiembre) se circunscriben al centro. Y dentro de este sector del término municipal, son las zonas de San Francisco y Mina, Candelaria, o La Viña las que acumulan mayor concentración de estas licencias de viviendas turísticas. En la zona de San Francisco y Mina, por ejemplo, se localizan en la actualidad un total de 115 viviendas con estos fines, frente a una única vivienda detectada en otras zonas de la ciudad como Trille o Puntales.

Dentro del casco histórico, la zona con menos viviendas turísticas sería El Pópulo (14), San Juan (31) o el Oratorio (33). En extramuros, por contra, es el Paseo Marítimo la zona con mayor atractivo para esta actividad hoy en día (con 87 viviendas registradas), seguido de La Laguna (59) y ya muy por debajo Brasil o Asdrúbal (con una treintena de casos en cada zona).

A estas cifras oficiales que ha desentrañado la firma Ibermad (autora del estudio presentado por el Ayuntamiento) se le unen las de aquellas viviendas que no están registradas para ese uso turístico. Pese a la dificultad de encontrar el dato exacto de esta realidad, la consultora fija el número actual en 285. Esta cifra resulta de la diferencia existente entre el número de viviendas del Registro de Turismo de Andalucía y el que se oferta en las webs especializadas.

Una vez finalizado este estudio que refleja la realidad de la expansión de la vivienda con fines turísticos en Cádiz y su convivencia con las modalidades tradicionales de alojamiento (por un lado, los hoteles, hostales y pensiones; y por otro, los también relativamente nuevos apartamentos turísticos), el concejal de Urbanismo, Martín Vila, se marca el reto de “evitar la proliferación descontrolada de estas viviendas en la ciudad, que actualmente no es un problema pero que en algunas zonas sí tenemos que velar por la oferta de viviendas residenciales para que la ciudad conserve su esencia, su identidad y no se convierta en un decorado visitado por turistas”.

Además, la concejal de Vivienda, Eva Tubío, ha recordado que en este escenario de las viviendas turísticas Cádiz no parte de cero, “ya que aquí había más de seis mil pisos vacíos que se unen a otro porcentaje de viviendas que sólo se alquilaban en temporada”.

En base a todo ello, el Ayuntamiento analizará ahora las actuaciones que pone en marcha para intentar algún tipo de regulación de este uso de las viviendas. Algo complejo que están intentando tímidamente en otras ciudades para dar respuesta a un fenómeno relativamente reciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios