reacción ciudadana frente al temporal

En Cádiz, nunca más, 'Emma'

  • Más de un centenar de personas secunda la limpieza de Santa María del Mar convocada por las Brigadas Amarillas y la chirigota del Barrio

Rodeado de voluntarios, el alcalde ayuda a sacar unos restos de basura arrojada entre las piedras por el temporal. Rodeado de voluntarios, el alcalde ayuda a sacar unos restos de basura arrojada entre las piedras por el temporal.

Rodeado de voluntarios, el alcalde ayuda a sacar unos restos de basura arrojada entre las piedras por el temporal. / jesús marín

Comentarios 19

No estaba la playa igual que una feria, pero sí que había bastante gente. Pese a la hora, a la lluvia y a la marea, que estaba subiendo. Más de un centenar de personas secundó, a partir de las 15:30, la convocatoria de limpieza de la playa de Santa María del Mar difundida a través de las redes sociales por las Brigadas Amarillas y la chirigota del barrio de Santa María.

Los ultras dejaron bufandas y tifos en casa, los carnavaleros, sus pitos de caña. Y el alcalde colgó la gabardina de enseñarle a la directora de Costas la que ha liado Emma en Cádiz para enfundarse un traje de agua y unos guantes de la UTE. Peor pertrechada que José María González, pero con el mismo empeño, le acompañó la concejala de Empleo, Comercio y Turismo, Laura Jiménez. Y todos se pusieron manos a la obra.

El alcalde y una edil arrimaron el hombro después de que pasaran las máquinas

Por la mañana, las máquinas municipales ya habían retirado lo peor durante una operación de limpieza que, según algunos, aceleró e incluso propició la convocatoria de brigadistas y chirigoteros. "Le faltaba este último toquecito", comentó el primer edil a este periódico mientras saltaba de un bloque a otro. Pero lo importante es que se recogió en total casi una tonelada y media de basura, según difundió el alcalde a través de su Twitter. Y que hoy le toca a La Caleta.

En medio de una tarde de perros, había a lo largo de toda la playa varios grupos de voluntarios recogiendo lo que no se habían podido llevar las máquinas. La mayoría, ajenos a los dos colectivos convocantes. Como Antonio y Álvaro: "Pensamos que había que ayudar en estos momentos en los que Cádiz no está como debería estar; que después a todo el mundo nos gusta venir en veranito a la playa; por eso hay que cuidarla". De alguna manera a los dos les inspira el espíritu de Nunca mais, aunque la batida playera se haya organizado bajo el lema inequívocamente cuartetero de Emma, tú no eres de Cádiz: "Como los gallegos se empeñaron en su día en ayudar a limpiar su costa, creemos que los gaditanos debemos de hacer lo mismo con nuestras playas", recalca Antonio.

Por libre también fue a recoger restos del temporal Raquel Rubio. "Yo soy de Mérida, pero llevo viviendo y trabajando en Cádiz desde hace más de un año, en un localito de copas que he abierto. Y estoy enamorada de esta ciudad y aquí quiero quedarme. Por eso me parece que hay que echar una manita".

Más abajo un trío de licenciados en Biología y en Ciencias Ambientales, metidos también en faena, aplican la teoría a la práctica. "Por regla general, los temporales suelen arrojar muchos restos a la arena; este, siendo más fuerte y más persistente, más todavía", dice Pablo. "Lo importante es que hoy estamos aquí mucha gente colaborando", remata María. Gente colaborando desinteresadamente. Como Manuel Gómez, un pensionista que nunca falta allí donde se reclaman manos y voces. O como Rubén, trabajador de Astilleros, en su día libre. O Iván Díaz, propietario del único chiringuito que quedó en pie en Cádiz gracias a su previsión, quien cedió sus instalaciones para que los voluntarios se cambiasen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios