LATRIBUNACOFRADE

¿Quién mejor?

  • A las seis de esta tarde sale en procesión la Virgen del Rosario, que estrena vestidor y florista

  • A las once de la mañana será la función del voto presidida por el obispo Zornoza

Juan Jesús López en un momento del pregón a la Virgen del Rosario ayer en Santo Domingo. Juan Jesús López en un momento del pregón a la Virgen del Rosario ayer en Santo Domingo.

Juan Jesús López en un momento del pregón a la Virgen del Rosario ayer en Santo Domingo. / germán mesa

A las seis de la tarde se pondrá en marcha el cortejo de la Patrona que abre la banda de cornetas y tambores del Rosario -vaya lujo- y en el que participan todas (o casi) las hermandades de la ciudad, y poco más; volverá a echarse en falta a instituciones y colectivos de la ciudad, principalmente religiosos aunque también civiles. En el día de hoy se estrenan Daniel González Peña como vestidor de la imagen y Jesús Moreno Gorrado como florista. Savia nueva para la Patrona. Se mantiene intacto en su martillo el bueno de Juan Pidre, así como la banda de Maestro Dueñas tras el paso, cumpliendo hoy una década de acompañamiento. El recorrido será Compás de Santo Domingo, Plocia, San Juan de Dios, Cuatro de Diciembre, Sánchez Barcáiztegui, Cobos, Catedral, Pelota, San Juan de Dios, Sopranis (con profusión de exornos) y Compás de Santo Domingo.

Desde bien temprano se vive en Santo Domingo el día de la Patrona. Destacan principalmente la función del voto a las once de la mañana, presidida por el obispo Zornoza, y la posterior ofrenda floral de la ciudad a la Virgen, de la que prácticamente ha desaparecido la pseudocabalgata que cruzaba San Francisco en dirección al santuario. La mañana del 7 de octubre es de mucho ambiente, de mucho amor a la Virgen del Rosario impregnado en la piel de los gaditanos desde hace generaciones. Quien tenga dudas sobre la devoción de la ciudad a la Patrona, es buen ejercicio acercarse a Santo Domingo a lo largo de la mañana.

Con la llegada de octubre es irremediable recordar la situación de la hermandad del Santo Ángel. Intervenida pero sin interventor, parece que esta corporción está suspendida aunque en el Obispado no decretan nada. Más de un año acumula ya esta extraña situación de un grupo de hermanos que aunque no es nada numeroso se merecerían una decisión firme del Secretariado para poner fin a tanta incertidumbre o solución a la situación generada (si la hay). La apuesta por ser absorbida por Expiración, que en su día fue rechazada por el cabildo, puede ser una posibilidad. Pero esto de hacer y deshacer según qué hermandad o al antojo de según quién (sin mirar a nadie) no es sano para el mundo de las cofradías ni tampoco para la Iglesia de Cádiz.

Hay que tener cierto cuidado con esa obsesión de celebrarlo todo sacando las imágenes a la calle. Cultos externos extraordinarios que no estén acompañado de numerosos integrantes en el cortejo, de ciertas muestras del tirón de esa imagen, y de calles llenas de público son actos del todo descafeinados que las hermandades deberían evitar y sobre los que los directores espirituales también tendrían algo que decir. Una procesión sin público es una pena, pero un culto extraordinario sin gente es un despropósito.

Adelantábamos el pasado domingo la posibilidad de que la hermandad contratara a una agrupación musical para acompañar al Señor y el martes se confirmó la noticia. La Oliva de Vejer (agrupación musical) toma el relevo de Gailín de Puerto Serrano (banda de música). Hay quien dice que la cofradía ha tenido contactos, y serios, con la banda del Rosario y con la de Santa Ana que recientemente finalizaba su contrato con la Esperanza de Triana; pero eso suena muy raro, porque de ser así la hermandad habría buscado acompañamiento musical de cornetas y tambores y de banda de música para luego pasar a firmar a una agrupación musical. Qué lío...

SI se dice que cada uno lleva un pregón escrito es porque cada uno siente de un modo distinto una fiesta, una conmemoración, un hecho histórico, o una imagen sagrada. En ese submundo de los pregones -sí sí, al igual que hay un submundo de la carga, o un submundo de la música dentro del mundo de las cofradías, con sus debates, sus rencillas y sus estilos- se analizan diversas cuestiones para valorar un texto y su declamación: verso o prosa, el acento bruzoniano, los gestos de las manos... Pero más allá de todo eso, un pregón lo que debe tener es emoción; emoción del que lo recita, y emoción del público que asiste. Ahí discurre el éxito o no de un pregón. Un pregón puede estar escrito sin un solo verso, sin que el pregonero entone al uso, y ser algo memorable; al igual que puede ocurrir todo lo contrario, que por muchos versos, muchos aspavientos con las manos y mucho acento in crescendo, al terminar el acto no haya dicho ná de ná, que de ejemplos están llenos los atriles.

La emoción, por tanto, es el ingrediente perfecto del pregón; el éxito asegurado del pregonero. ¿Y quién mejor para emocionar con sus palabras que aquel que sepa y viva con emoción lo que está trasladando al público asistente? ¿Quién mejor para pregonar a la Virgen del Rosario que aquel que tiene perfecto conocimiento de lo que es la Virgen, de lo que es Cádiz, de la que es su Patrona y de lo que es octubre? Ese pregonero que se pega nueve días a los pies del paso sirviendo su altar, que su primer recuerdo de túnica y capirote es con la Virgen del Rosario al fondo en su camarín, que su labor de vestidor la ejecuta bajo la mirada de la Virgen del Rosario y que los 7 de octubre desde no se sabe la cuenta acude impoluto a Santo Domingo. ¿Quién mejor que Juan Jesús López para pregonar a la Virgen del Rosario?

¿Quién mejor que Pepe Valero para ponerse la próxima Cuaresma a los pies de la Virgen de las Penas, ahí es nada para él y su familia, y contarle a la gente de la Palma sus cosas con las Penas, y a la Virgen de las Penas sus cosas con la gente de la Palma? ¿Acaso puede venir alguien de fuera con su verso estudiado, su acento medido y sus gestos cuadrados que mejore la emoción que Pepe puede transmitir ante la Dolorosa viñera, como hicieran antes Canseco, Rodríguez o el propio Juan Jesús?

¿Cómo sería si mi amigo Manuel pregonara un año a Su Virgen de la Caridad, por la que tanto lleva trabajado y peleado desde que era chico? ¿O si la Virgen de la Soledad tuviera pregón y lo diera Chico Marrero, que era de Vera-Cruz antes de nacer y que ve como el padre va multiplicando sus arrugas en las manos sin quitarse el ruán en las noches de Lunes Santo?

Si el éxito de un pregón está en la emoción, la salud de este género está en mirar a la gente de la casa a la hora de cantarle a nuestras cosas. Como han hecho con Vicente para la Semana Santa, o con Luis para las Glorias; como hicieron en el Prendimiento con Romo, o en Borriquita con Luis y con Devesa; o en Amargura con Iván; o como hizo ayer Pascual en la Patrona con Juan Jesús. Quién mejor que ellos para pregonar nuestras cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios