Cádiz

El Ayuntamiento negocia la venta de su parte del párking de Santa Barbara

  • Podría ingresar unos 4 millones de euros que se dedicarían al futuro estacionamiento de la avenida de Astilleros El nuevo equipamiento debe estar listo antes de final de 2014

El Ayuntamiento está negociando la venta de la mitad del aparcamiento de Santa Bárbara, el más amplio de la ciudad con cerca de una millar de estacionamientos, que actualmente está gestionado por una sociedad formada, a partes iguales, por la Empresa Municipal de Aparcamientos y la sociedad privada Isolux-Corsán, que se encargó en su momento de su construcción. Ya cuando se inauguró se planteó esta posibilidad, que ahora se reactiva con fuerza ante la necesidad que tiene Emasa, y con ello el propio Ayuntamiento, de conseguir liquidez financiera para afrontar otro de los grandes proyectos que en materia de infraestructuras tiene pendiente la ciudad: la construcción de otro macroaparcamiento subterráneo en la actual avenida de Astilleros, como previo paso para su conversión en el primer acceso al casco histórico de Cádiz a través de cuatro carriles, dos en cada sentido.

Fuentes de la negociación confirmaron el desarrollo de la misma y la intención municipal de incluir una serie de cláusulas para evitar perjuicios a los usuarios habituales del aparcamiento de Santa Bárbara, tras las tarifas especiales que funcionan para determinados colectivos.

El dinero que se obtenga ayudará a la financiación del aparcamiento en la avenida de Astilleros. A pesar de las innumerables gestiones que el Ayuntamiento ha realizado en los últimos años de cara a conseguir que una empresa privada asumiese la construcción y gestión de este equipamiento, hasta ahora no ha logrado una oferta en firme.

Junto a los efectos negativos de la crisis económica, con las empresas del sector casi sin ejecutar nuevas inversiones, éstas siempre han considerado excesivo el proyecto planteado inicialmente el Ayuntamiento. Consideraban que sólo era viable un aparcamiento subterráneo en el tramo más cercano a la plaza de Sevilla, pues más allá era demasiado lejano para los usuarios respecto al casco histórico de la capital.

De esta forma, la intención ahora del Ayuntamiento, para quien este equipamiento sigue siendo esencial dentro de la reordenación urbanística de la ciudad, es ejecutar una primera fase que se centraría en el tramo del viario de la avenida de Astilleros comprendido entre la puerta de la factoría naval y el acceso al muelle pesquero, quedando para más adelante toda la zona más cercana de la plaza de Sevilla, una vez se derriben los edificios ya existentes (como la Casa del Mar).

Para el primero de los estacionamientos, con una capacidad que oscilaría entre las 300 y las 400 plazas, todo hace suponer que será la iniciativa pública la que asuma la inversión a realizar.

Teniendo en cuenta que esta vía debe estar ya urbanizada, y ampliada, para cuando se abra a la circulación el puente de la Constitución de 1812, el plazo que tiene el Ayuntamiento para construirla es cada vez más limitado ya que el tercer acceso puede estar en uso a finales del 2014.

En este sentido, se destaca que lo fundamental será cubrir el aparcamiento para habilitar la nueva avenida, con lo que podrían continuar las obras del aparcamiento subterráneo en el interior aunque se esté fuera de plazo. Durante los trabajos de excavación, la circulación se desviaría tanto por terrenos de Adif como por los de Navantia.

Este sería el último gran aparcamiento en la ciudad, pendiente del futuro desarrollo de la Punta de San Felipe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios