Cádiz

El Ayuntamiento lleva desde julio sin enviar notificaciones por correo

  • La Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos suspende el servicio por impagos que superan los 5.000 euros

  • El contrato entre las partes expiró en 2015, sin que haya salido aún el nuevo pliego

Dependencias del interior del Ayuntamiento, en una imagen de archivo. Dependencias del interior del Ayuntamiento, en una imagen de archivo.

Dependencias del interior del Ayuntamiento, en una imagen de archivo. / fito carreto

Comentarios 14

La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos ha suspendido el servicio que venía prestando al Ayuntamiento de Cádiz. Una medida motivada por los impagos municipales a las facturas que se vienen generando por la actividad administrativa propia de una administración pública local, además de como consecuencia de la ausencia de un contrato en vigor de este servicio de Correos por parte del Consistorio.

La suspensión del servicio se hizo efectiva el pasado 16 de julio, hace ya prácticamente tres meses, y se produjo por los impagos de los meses de junio y julio, según ha podido conocer este periódico a través de documentación oficial del propio Ayuntamiento.

Dos escenarios distintos, aunque ligados de alguna forma, se dan en esta extraña situación que atraviesa el Consistorio con su servicio de comunicación y mensajería. Por un lado, la deuda que arrastra con un proveedor, en este caso Correos, que asciende a más de cinco mil euros (5.007,69 euros, en concreto) generada durante los meses de junio y julio. Deuda que de alguna forma es orientativa sobre la actividad propia del Ayuntamiento que pasa por las oficinas de Correos y que, a priori, están paralizadas desde mediados de julio.

Y es que el servicio de Correos es fundamental para la administración, ya que es a través de este cauce de comunicación a terceros por el que se tramitan multitud de cuestiones de relativa importancia. Sanciones urbanísticas, multas de Tráfico, sanciones de Consumo, apremios por impago... una gran parte de la labor de gestión municipal requiere del uso de Correos que actualmente se encuentra paralizada. Casos que pueden dar lugar incluso a la prescripción de algunos expedientes, o al desistimiento por no comunicar en tiempo y forma las decisiones municipales, entre otros problemas derivados de esta situación anómala.

No obstante, el Ayuntamiento no ha concretado los procesos que se han visto directamente afectados por esta suspensión del servicio y que afectan a un buen número de delegaciones.

Por otro lado, la situación generada en la actualidad deriva, de algún modo, de la extinción del contrato de prestación de servicios postales y telegráficos que unía a la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos y el Ayuntamiento. El 31 de diciembre de 2015 fue el día que expiró el último contrato entre las partes, sin que hasta la fecha se haya renovado este expediente y formalizado un nuevo contrato en base a lo que disponga la normativa. Otra situación anómala que se da en esta acción paralizada en el Consistorio.

En estos dos años y nueve meses que han transcurrido desde la finalización del contrato no se ha generado por parte del Ayuntamiento el nuevo expediente, estando en la actualidad "presentado el pliego de prescripciones técnicas" -según aclara la documentación municipal a la que ha tenido acceso este periódico- a la espera de que sea elaborado el pliego de cláusulas administrativas para, a raíz de ese momento, sacar a concurso este servicio para el período que establezca la normativa actual.

Por tanto, el Ayuntamiento está intentando subsanar este contratiempo con Correos a través de la publicación de un nuevo concurso para la prestación del servicio, a la vez que está tramitando el pago de esos 5.007,69 euros pendientes, puntualizando la delegación de Régimen Interior que el pago de esas cantidad "requiere de más tiempo de tramitación" precisamente por ausencia de contrato entre las dos partes.

Conviene señalar que este servicio de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos se complementa con otro servicio de mensajería que atiende cuestiones menores -aquellas notificaciones o avisos que legalmente no requieren de un correo certificado, por ejemplo- y que presta desde hace años la cooperativa de mensajería Numen. Precisamente, en el año 2016 anunciaba el Ayuntamiento la firma de una prórroga con esta empresa de marcado carácter social, después de que el 31 de mayo de ese día finalizara también el contrato entre las partes, y a la espera "de que se elabore un nuevo pliego de adjudicación de servicios y se rubrique, por tanto, un nuevo convenio", según comunicaba el propio Ayuntamiento hace más de dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios