Cádiz

El Ayuntamiento acelerará la obra de San Juan de Dios para abrirla en marzo

  • La peatonalización de la mayor parte del 'kilómetro cero' de Cádiz se convierte en una prueba de cara a la futura reurbanización de Canalejas y al deseo municipal de conectar la trama urbana con el muelle Ciudad

Comentarios 18

El Ayuntamiento apenas tiene dos meses para concluir la segunda fase de la reurbanización de la plaza de San Juan de Dios, si quiere que el auténtico epicentro de la capital esté preparado de cara al inicio el 19 de marzo de 2012, de los actos oficiales del Bicentenario.

Dicho día estarán presentes en Cádiz las más altas autoridades del Estado, encabezadas por los Reyes y, con él, el presidente del Gobierno. Aunque será el Oratorio de San Felipe Neri el equipamiento que acogerá la ceremonia de inauguración, no debe descartarse la presencia de algunos de estos representantes en el propio Ayuntamiento de la ciudad, por lo que no sería nada presentable circular por una plaza levantada por las obras.

Ante ello, el Ayuntamiento pretende acelerar al máximo los trabajos de la segunda fase. La próxima semana se prevé que la Junta de Gobierno Local adjudique esta obra que tendrá un coste aproximado de 1,7 millones. Ciertamente, y aunque la extensión donde se va a trabajar es casi el doble de la ya urbanizada (7.000 metros cuadrados frente a los 4.000 metros cuadrados ya listos), también es cierto que no será necesario invertir tiempo en los profundos cambios realizados en la red de saneamiento, como ocurrió en la primera etapa. No obstante, ya en el 2013, concluidos los fastos del Doce, sí será necesario acometer una tercera fase que afectará a Ramón de Carranza y Mendizábal.

Con todo, y tras el palpable éxito ciudadano que está teniendo el tramo ya urbanizado, la reforma integral que se acomete en San Juan de Dios, la de mayor calado de toda su historia tras el derribo de la muralla hace algo más de un siglo, se ha convertido en un auténtico termómetro de cómo puede funcionar, en la trama urbana, la peatonalización casi total de la principal plaza de la capital.

Cierto es que aún habrá que calibrar cómo se compatibiliza el uso peatonal con los pasos abiertos para vehículos, especialmente el acceso al aparcamiento subterráneo de Canalejas y aclarar si Lázaro Dou será una vía destinada al paseo o, sin embargo, se mantendrá abierta al tráfico, aunque se limite a los servicios de emergencia y los coches oficiales. Así, en el tramo ya urbanizado se han instalado unos hitos que sirven de separación a los supuestos viales para el tráfico que pueden coartar un mayor uso ciudadano de todo el recinto. Cabe destacar que durante los meses que Lázaro Dou lleva cerrada a la circulación, como pasa con buena parte de la plaza, no se ha producido caos circulatorio alguno en el centro histórico de la ciudad, lo cual debería de animar a una apuesta más decidida por la peatonalización total de este recinto.

En todo caso, esta mejora del espacio urbano se deberá de incrementar, ya a medio plazo y según evolucione la situación económica, con una profunda reforma del paseo de Canalejas. Ya la propia alcaldesa, Teófila Martínez, constataba que, a medida que se reformaban zonas de la ciudad se hacía más evidente la necesidad de arreglo de espacios vecinos, como ocurre en todo el entorno de San Juan de Dios.

Igualmente quedará por definir la también futura integración en la trama urbana del muelle Ciudad, una vez concluya la construcción del muelle de contenedores y la zona del Reina Sofía se transforme en el gran puerto de cruceros turísticos. La reforma de la avenida del Puerto, mejorando el acerado y la iluminación ha sido, sin duda, el primer paso dado en este sentido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios