Cádiz

Ayuntamiento y UCA cierran un renovado Campus de Cádiz

  • El Reina Sofía, cedido durante 50 años para sede del Rectorado

  • La sede universitaria de Ancha pasa a manos del municipio por el mismo periodo de tiempo

El Ayuntamiento de Cádiz y la Universidad han cerrado el que sin duda es el acuerdo más ambicioso alcanzado en los últimos años para el desarrollo del Campus universitario en la capital. La operación da continuidad al apoyo que la UCA siempre ha recibido del consistorio gaditano y refuerza aún más su desarrollo en la ciudad tras desbloquearse en los últimos meses operaciones como la del Olivillo, el Colegio Mayor y, presumiblemente, el retorno de la Facultad de Ciencias de la Educación a Valcárcel.

Salvo cambios de última hora por cuestiones de agenda, hoy miércoles el alcalde, José María González, y el rector, Eduardo González Mazo, darán a conocer un documento que, una vez desarrollado, permitirá situar a la Universidad como uno de los pilares del crecimiento económico, intelectual y social de la propia capital.

La operación se centra, fundamentalmente, sobre dos edificios. Los dos emblemáticos en la historia de Cádiz, con un gran valor arquitectónico y estratégicamente situados.

Por una parte, tal y como adelantó ayer la edición digital de Diario de Cádiz, el Ayuntamiento cede (nunca vende) durante un período de 50 años el uso del Centro Cultural Reina Sofía, sede del antiguo Gobierno Militar.

Este edificio está ocupado por las oficinas de la Fundación Municipal de Cultura, así como por varias bibliotecas de entidades privadas, entre ellas la Fundación Federico Joly, y colecciones artísticas o la Real Academia Hispanoamericana. Cuando el edificio fue adquirido al Ministerio de Defensa, en tiempos del PP, llegó a ponerse sobre la mesa su venta para uso hotelero.

En este equipamiento la Universidad de Cádiz habilitará la sede oficial de su Rectorado, que actualmente se ubica en una antigua finca de la calle Ancha. La UCA lleva ya unos años mostrando interés por localizar un edificio con un mayor valor emblemático, y con mayor superficie útil, para trasladar su sede central, y lo ha encontrado en el Reina Sofía. Cabe recordar que el Ayuntamiento ya cedió en su día a la UCA el Hospital Militar, donde ya hay dependencias del Rectorado en funcionamiento.

Aunque el Centro Cultural situado en la Alameda pase a manos de la UCA durante los próximos 50 años, la planta baja seguirá siendo gestionada por el Ayuntamiento de la capital, que lo destinará a espacio expositivo. Inicialmente, aquí se reubicará la colección de Vassallo, hoy situada en una de las plantas superiores del Reina Sofía, además de contar con espacio para exposiciones temporales.

En cuanto a las instituciones privadas que están acogidas en este edificio, todas serán reubicadas o bien en la actual sede del Rectorado en la calle Ancha o en la Casa de Iberoamérica, complejo municipal que está en la lista del equipo de gobierno para una futura revitalización de su uso público. Tampoco se descarta que alguna de estas bibliotecas se mantenga en el Reina Sofía ya en manos de la UCA.

En cuanto al Rectorado de la calle Ancha, pasará a manos del Ayuntamiento de Cádiz durante los próximos 50 años, manteniendo la Universidad la propiedad del edificio.

En este caso, el Ayuntamiento aún tiene que definir los usos que dará al inmueble. En todo caso, sí se tiene muy claro que tendrá un carácter "ciudadano", pues se valora mucho su centralidad, en plena calle Ancha. Su nuevo desarrollo ayudará también a reforzar aún más la revitalización en la que se encuentra inmerso el centro histórico de la capital.

A la hora de ajustar costes, en esta operación existe una descompensación a favor de la Universidad de Cádiz. Ésta se va a salvar con el pago de la UCA al Ayuntamiento de Cádiz de un millón de euros en metálico.

Esta cantidad va a ser destinado por el equipo de José María González para culminar por fin las obras de construcción del nuevo teatro Pemán, cuyas obras se encuentran paralizadas desde el anterior mandato del PP. El gobierno de Podemos-Ganemos ya ha criticado en numerosas ocasiones que "el PP dejase abierta esta herida, en una zona tan emblemática, sin presupuesto para terminar lo iniciado".

La operación en la principal zona verde se una a la tercera pata de las negociaciones entre la Universidad y el Ayuntamiento de la capital. Así, la UCA se hará cargo de la gestión de las dependencias existentes en la planta baja de la Pérgola del Parque Genovés. Estas instalaciones se encuentran vacías. Cuando se diseñaron estaban destinadas para locales comerciales, algo que nunca se consiguió. Con el paso a manos de la Universidad se destinarán, presumiblemente, para actividades relacionadas con la investigación arqueológica.

Toda esta ambiciosa operación urbanística se ha planteado, por parte de las dos instituciones implicadas, con la idea de cerrar el diseño del Campus de Cádiz, que en la última década había caído en una cierta decadencia.

La gestión por parte de la UCA de una serie de edificios permite además contar con un Campus que, se afirma, va a ser único en España, pues además de estar situado en pleno corazón del casco histórico de la ciudad, todo en conjunto forma un espectacular frente marítimo universitario. Desde el edificio de Valcárcel (futura sede de la Facultad de Ciencias de la Educación) hasta el actual Centro Reina Sofía, la casi totalidad de los edificios que conforman esta fachada urbana al mar está integrada por equipamientos de la Universidad.

Ambas partes coinciden en que esta apuesta va más allá de la mera adaptación de edificios públicos a usos educativos. Se tiene claro el valor económico, cultural, formativo e intelectual que para Cádiz puede y debe tener un campus universitario potente y con buenos equipamientos. No solo atraerá a gente joven al casco antiguo sino que supondrá una colaboración fundamental en su continuidad como motor de la ciudad, y más cuando ésta hace ya una clara apuesta por la cultura y un turismo de calidad.

Para lograr este acuerdo ambas partes han tenido claro que "es necesario tener una visión más amplia de la ciudad, lejos de cualquier protagonismo y evitando repetir confrontaciones pasadas".

Además, se considera que la ciudad se va a ver beneficiada, si nos centramos únicamente en los dos grandes edificios protagonistas del acuerdo, pues ambos tendrán un uso más amplio de lo que hoy tiene. En especial, el Centro Reina Sofía que, a pesar de la espectacularidad del edificio, perfectamente rehabilitado por el Ayuntamiento, tiene un uso ciudadano muy limitado. A pesar de la riqueza de lo que allí se ofrece las visitas que recibe a lo largo del año son cada vez más reducidas. El resto del inmueble, además, funciona como un mero contenedor de oficinas administrativas la gran mayoría cerradas al público. El mantenimiento de una parte de su oferta cultural refuerza también su papel en una de las puertas físicas al nuevo Campus de Cádiz.

En cuanto al Rectorado de la calle Ancha, irá más allá de su uso administrativo actual con un rediseño ciudadano de sus usos por parte del Ayuntamiento.

El documento que desarrolla este acuerdo entre el gobierno municipal y el de la Universidad ha sido ya trasladado a los órganos rectores de la UCA para su visto bueno. Por su parte, el Ayuntamiento tiene ahora que debatir su contenido en una próxima sesión plenaria.

La Universidad de Cádiz está inmersa en numerosos proyectos relacionados con el Campus de Cádiz. Por lo pronto, ya tiene en marcha, y muy avanzadas, las obras en el Colegio Mayor, así como, junto a la administración regional, en el Olivillo. Tiene pendiente de que se aclare el retorno de Ciencias de la Educación, que se ubicaría en el antiguo Valcárcel, mientras que tiene que definir el uso que se le va a dar al antiguo edificio de la Escuela de Ingeniería (en la calle Chile), donde podría ubicarse la sede de la Biblioteca Central de la Universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios