Cádiz

Amigas al Sur cierra su cocina en agosto ante la falta de recursos

  • El colectivo solidario no tiene dinero para atender a las más de 130 personas que recogen a diario la comida que elabora

Dos voluntarios preparando comida ayer en la cocina de Amigas al Sur. Dos voluntarios preparando comida ayer en la cocina de Amigas al Sur.

Dos voluntarios preparando comida ayer en la cocina de Amigas al Sur. / jesús marín

Puré de verduras con coscorrones, ensalada de pasta, bizcocho y fruta. El último menú. La Asociación Amigas al Sur, el colectivo solidario del Cerro del Moro, cerró ayer su cocina hasta nuevo aviso. Las más de 130 personas con necesidades que cada día acuden a recoger comida tendrán que esperar a que la cuenta corriente de la entidad se recupere. "No hay recursos para agosto", lamentaba su presidenta, Pepa Fernández. La razón no es otra que la paralización de las subvenciones solicitadas a distintos organismos públicos. "Son trámites con sus procesos y hay que esperar, pero sin dinero para comprar lo básico no podemos seguir cocinando. Estamos hartas de mendigar, de pedir a las instituciones", añadía. La Asociación está "al límite", como "todos los veranos". Y ha llegado a finales de julio gracias a las donaciones de personas y de colectivos.

Entre los damnificados se encuentra una treintena de niños sin beca escolar de comedor a los que atiende Amigas al Sur. "Hay gente de La Corrala con niños pequeños e inmigrantes, pero no podemos hacer nada sin dinero. Nos apañaremos en nuestras casas para cocinar algo y atender lo más urgente. Intentaremos en la medida de nuestras posibilidades acudir a estas personas que son las más vulnerables de todas las que atendemos, pero estamos atadas de pies y manos ante esta situación", señalaba Fernández.

Números rojos. "Menos 120 euros en el banco", apuntaba Pepa Fernández. Así es imposible. La cantidad necesaria para dejar abierta la cocina en agosto no es tan alta. "Con 5.000 euros nos arreglamos", decía la presidenta. No solo hay que adquirir comida y lo básico para cocinarla. También el mantenimiento del local tiene un coste. "Hay que comprar bombona, artículos de limpieza, seguro, teléfono y muchas cosas más que nos permiten seguir cocinando y tener impoluta nuestra cocina", señalaba la asociación en las redes sociales.

En este momento solo pueden asegurar el reparto de alimentos de los viernes con las donaciones de Mercadona. La entidad también distribuye cada viernes productos de desayuno para toda una semana, destinados a más de 20 menores.

No es la primera vez que Amigas al Sur se encuentra ante una situación crítica. En diciembre de 2017 realizaba un llamamiento a la ciudadanía en una época en la que estaba esperando el pago de subvenciones concedidas tanto por el Ayuntamiento como por la Junta de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios