Salvador Almagro-Moreno. Assistant professor en la Universidad de Florida central

"Ahora tengo laboratorio propio en USA: seré un puente para los talentos de aquí"

  • Este microbiólogo marino gaditano ya nadaba en la élite científica mundial Pero acaba de alcanzar un sueño: un equipo de investigación a su medida y el poder de hacer el bien a su gente

No debe haber mayor satisfacción para un profesor que quien fue su mentor le pida que lo sea de su hijo. Pero si ese mentor es nada menos que el físico teórico Jim Gates, miembro del Consejo de Asesores en Ciencia y Tecnología del presidente Barack Obama y el primer afroamericano en lograr la Medalla Nacional de Ciencia y en entrar en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, la satisfacción se convierte en el más grande de los honores. Y el privilegiado en este caso es Salvador Almagro-Moreno, un investigador gaditano de 36 años empeñado en que sus logros redunden en la gente con talento de su tierra. Contra viento y marea.

-Hace casi un año, en una entrevista con este periódico, se mostró muy ilusionado con tender un puente intelectual entre la Bahía de Cádiz y los EEUU desde su puesto como investigador en el Dartmouth College ¿Ha tenido respuesta de la Universidad de Cádiz o de otra institución?

-La UCA contactó conmigo por e-mail y me planteó que si quería colaborar con alguno de sus profesores me pusiera en contacto con ellos. Esto no suele ser lo habitual al nivel que yo trabajo, pero les propuse que tuviésemos un meeting por Skype o que nos viéramos en Navidades. Después de aquello ya no recibí respuesta. Esperaba mantener el contacto y acordar fechas para algún encuentro, para alguna conferencia. Bueno, no ha sido así.

-¿Decepcionado entonces?

-Soy emigrante desde hace muchos años. Y no me sorprende nada de España ni de Cádiz. Esto, como otras actitudes, me corrobora que en su momento tomé la decisión acertada. Pero enseguida vuelve uno a la realidad, al trabajo diario y a sus proyectos. Soy muy cabezota.

-Acaba de llegar de Barcelona de impartir una conferencia al más alto nivel

-Vengo de dar una conferencia/seminario/charla en la Gordon Research Conference de Microbiología Marina, la mas prestigiosa del mundo, que se celebra cada dos años en un lugar diferente. En septiembre estoy invitado a dar una charla en el Massachuset Institute of Tecnology (MIT). Cuando algo interesa de verdad, enseguida contactan contigo. Hablaré de tres proyectos bajo el título From bays to bases, de las bahías a las bases, un juego de palabras que define lo que hago: pasar de la ecología marina a la secuencia de ADN de ciertos microorganismos. La idea no es mostrar tus conocimientos de una manera dogmática y autocomplaciente sino despertar curiosidad y el ánimo de compartir ideas.

-Ahora su carrera académica se relanza con laboratorio y presupuesto propios y la posibilidad de ayudar a estudiantes prometedores de aquí

-Así es. Proffesor es el equivalente a catedrático de Universidad en España y assistant es la categoría de entrada. Soy Assistant Proffesor de la División de Microbiología Molecular de la Burnett School of Biomedical Sciences, en el College of Medicine de la University of Central Florida. La UCF es la segunda universidad mas grande de los Estados Unidos en numero de estudiantes, unos 61.000. Fue fundada en 1963 y en ella trabajan 1.900 profesores. Voy a tener un laboratorio con un presupuesto muy significativo y ocho personas bajo mi dirección. [El presupuesto lo ha negociado personalmente y no quiere dar una cifra, pero en estos casos son habituales las de siete números] Ahora mismo, el rate en Estados Unidos es que sólo uno de cada veinte posdoctorados consiga una plaza en la Universidad. Si a eso se le añade que la UCF está en Orlando y no en un pueblo chico y que uno no se llama Peter Smith... [ríe] Para afroamericanos, hispanos y latinos en general es mucho más complicado dar este importante paso: significa que ahora eres del club al que históricamente sólo pertenecían los anglosajones, eres el jefe, tienes poder ejecutivo y capacidad de establecer colaboraciones al más alto nivel.

-Ahora puede 'fichar' a talentos andaluces y nacionales...

-Sí, pero no solo para mi laboratorio, sino también para otros departamentos de la Universidad. Ya he tratado este asunto con responsables de la Administración de la UCF. El sistema educativo español, a nivel curricular, (y no me refiero al académico, de conocimientos) no prepara a los estudiantes para ser competitivos fuera. Allí desde pequeño te enseñan cómo debe ser tu trayectoria para que le parezca atractiva a los miembros del comité que tiene que aceptarte en un doctorado. Se trata de conocer las reglas del juego. Yo mismo sufrí en mis carnes no saber cuáles eran. Por eso he propuesto la creación de un pequeño puente para estudiantes que acaban la carrera aquí, en Cádiz, por ejemplo, y quieran hacer estudios de posgrado en áreas de biomedicina: un doctorado en neurobiología, en cáncer o en lo que yo hago. Se pueden poner en contacto conmigo y yo ayudaré a la administración universitaria estadounidense a traducirle los currículos y a aclararle cuáles son los buenos. Porque, a primera vista, dada la poca ingeniería curricular que enseñan aquí, es muy complicado que un estudiante resulte atractivo a una universidad estadounidense. Voy a hacer de puente para que estudiantes de aquí tengan facilidades para estudiar allí.

-¿Cómo puede subirse a ese barco alguien con talento?

-Como ahora estoy cambiando de universidad, lo mejor es que se pongan en contacto conmigo a través de mi página web: vibriocholerae.org

-¿En qué necesita mejorar la Universidad española?

-Primero, en empezar a pensar de puertas para afuera. Un estudiante chino o indio, las reglas del juego ya se las sabe. Por eso hay tantísimos que llegan a estudios de posgrado en Estados Unidos. Dado que la Universidad española se caracteriza por la endogamia y que un gran número de los profesores nunca han salido fuera, hay muy poca gente que las conozca y sea capaz de enseñarlas. Yo mismo no sería competitivo en la Universidad española. Y el que lo dude, que vaya a cualquier Universidad andaluza y encuentre a un catedrático que sea extranjero y que no haya estudiado en esa universidad. El problema está en la renovación, en que no entra sangre nueva. La Universidad española está anquilosada y si fuese una bacteria, probablemente ya se habría fosilizado. Porque el éxito de una bacteria depende de su capacidad de adaptarse a nuevas condiciones de vida. Para este nuevo puesto han valorado mi espíritu crítico y reivindicativo y las ganas de cambiar cosas, algo que se penalizaría aquí. El capitalismo tiene sus cosas malas, pero no te permite anquilosarte. Si eso pasa, los estudiantes con más talento ya no quieren ir a esa universidad, los mejores investigadores no quieren trabajar allí porque se sienten como andando en melaza, no hay becas, no hay dinero para equipamientos y el microscopio de fluorescencia es del año catapún. Y si los artículos no son tan buenos, ya no te los publican. Cuando elegí dedicarme a esto fue para publicar en las mejores revistas científicas del mundo y jugar con los mejores de la liga. Si un catedrático de cualquier universidad española sólo está allí por un puesto fijo y para dar dos clases a la semana, estoy hablándole a un muro. En España conozco a muchísima gente que hace cosas increíblemente buenas y, sin embargo, el sentimiento es de una gran frustración.

-Entiendo que las universidades públicas en EEUU funcionan como una empresa privada

-Absolutamente. La labor, por ejemplo, del decano de Medicina, es crear el mejor equipo posible para la compañía, no generar cargos en su tarjeta black. Es como si fuera una empresa pública que debe cumplir sus objetivos, que cuenta con financiación del estado y federal y cuyo acceso es más económico porque está subvencionado.

-¿Cuáles han sido los mayores logros de Obama en ciencia?

-Es complicado, porque el presidente, en determinadas materias propone, pero no tiene el poder ejecutivo, que reside en el Congreso. Y el Congreso ahora mismo está en manos de esa mayoría republicana que niega el cambio climático, el aborto, la investigación con células madre y hasta la evolución. Ellos son los que controlan los presupuestos para la ciencia. El presidente sí que ha tenido la capacidad de proponer programas como el impulso de la investigación de los microbios ultrarresistentes o el mapeo del cerebro humano. Sin embargo, la estructura del National Institut for Health y la National Science Foundation, las fundaciones nacionales que más dinero aportan, están en manos del Congreso, sujetas a muchos recortes.

-En la comunidad científica hispana y afroamericana ¿Temen que Trump gane las elecciones?

-¡Nooo quiero ni pensarlooo! [canta de repente por El Barrio, pero enseguida se pone serio] Da miedo, pero no tanto por él, sino por la legitimización de actitudes como las que ha puesto de manifiesto el brexit en el Reino Unido entre ciertos sectores que han terminado gritando: "¡Cerdos europeos, iros de aquí!". Han legitimado la voz de los indeseables, de quienes sólo se mueven por el odio y el miedo. Y todo depende de si les das o no un megáfono. Se legitima de una manera desmesurada y se les da las riendas de un país a quienes tienen ideas xenófobas y racistas y no se han planteado jamás problemas políticos fuera de la barra de un bar o leído un libro en su vida. Es increíble. No me da miedo lo que diga Trump, sino que la gente lo siga.

-En Florida va a seguir comprometido con las minorías

-La UCF tiene mas de un 40% de estudiantes latinos y aunque hay programas de apoyo, la mayor parte de los profesores son de origen anglosajón. Dada mi experiencia con el E.E. Just Program en Dartmouth y el hecho de ser un científico latino mundialmente reconocido, quieren que cree un programa y sea el mentor/director para estudiantes latinos que quieren centrarse en carreras de Biomedicina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios