Cádiz

Adjudicados estudios estructurales de las obras del segundo puente

  • Fomento ha firmado un contrato con la firma Apia XXI, que realizará las pruebas de carga, los test sísmicos y las pruebas de viento.

El puente no sólo encara su etapa final con el avance de las obras. También empiezan a adjudicarse trabajos fundamentales para su apertura al tráfico. Por ello, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer la formalización del contrato del Ministerio de Fomento, a través de la Dirección General de Carreteras, con la empresa Apia XXI SA para que se encargue de realizar el Plan de Inspección y Mantenimiento, así como la realización de diversos estudios estructurales relativos a las obras del nuevo puente sobre la Bahía de Cádiz. El anuncio de licitación en el BOE se publicó el pasado 5 de mayo y el contrajo se adjudicó el pasado 24 de octubre, formalizándose el contrato el día 27 de noviembre. El importe total de la adjudicación asciende a 1.314.785,36 euros y en el BOE se asegura que es "la oferta económicamente más ventajosa".

Apia XXI, empresa con reconocida solvencia en el sector, no sólo desarrollará los trabajos de asesoramiento y supervisión de los cálculos estructurales, sino que además asistirá a la resolución de problemas que se vayan presentando en la construcción del puente.

Según informó la empresa ayer en su página web, elaborarán informes de supervisión de proyectos estructurales necesarios por razones constructivas, como refuerzo o modificación de dovelas, colocación de orejetas para tirantes temporales o de amarre de los equipos de izado... asistiendo a las maniobras de mayor importancia o que requieran de supervisión de distintos parámetros estructurales durante los próximos meses, que serán claves.

Entre las principales acciones a acometer por esta firma y que se han adjudicado ahora está la redacción del Plan de Inspección y Mantenimiento. Se realizarán tareas tales como la redacción del Protocolo de Tesado y Sustitución de Tirantes, el Archivo Documental del puente, la Inspección Principal Inicial y la redacción del Manual de Explotación.

También hará Apia XXI un estudio de la respuesta del puente frente a la acción del viento. Se llevarán a cabo ensayos de modelo aeroelástico integral en túnel de viento.

Otro aspecto importante a estudiar será la respuesta del puente frente a la acción sísmica.

Fundamenetal será a su vez el estudio de la respuesta del puente frente al estado límite último de fatiga.

Pero aparte de estos aspectos, Apia XXI llevará a cabo la supervisión estructural de las maniobras finales del proceso constructivo del puente. En el tramo atirantado velará porque todo encaje en el paso del tablero sobre las pilas 11 y 14. Las dovelas que pasan sobre las pilas se rellenan de hormigón para que el anclaje sea superior.

Inspeccionarán también la llegada del tablero a la pila 10 y su conexión con el tramo desmontable. Otro aspecto importante será la llegada del tablero a la pila 15 y su conexión con el viaducto contiguo de hormigón.

Está próximo el cierre del tablero en el vano principal de 540 metros.

Apia XXI revisará en los pilonos centrales el izado de dovelas y la instalación de tirantes, así como la retirada y desmontaje de los medios auxiliares.

Esta empresa también realizará estudios del tramo desmontable, el puente de hormigón y supervisará las pruebas de carga estática y dinámica. Se estará pendiente del buen desarrollo de las pruebas así como de los resultados que se concluyan de las mismas, confrontando los resultados leídos en obra con los obtenidos en el modelo de cálculo de contraste elaborado por Apia XXI.

Hay que recordar que el puente gaditano, el segundo de mayor gálibo del mundo, se encuentra dividido en cuatro tramos, cada uno de ellos con características particulares y problemáticas específicas en función de su tipología: tramo de acceso a Cádiz, tramo perteneciente al puente desmontable, tramo atirantado y tramo de acceso a Puerto Real. El proyecto ha sido realizado por CFC y la construcción corre a cargo de la Ute Dragados-Drace.

Los trabajos de asesoramiento y supervisión a realizar por Apia XXI se llevarán a cabo sobre el tramo atirantado, desmontable y tramo de acceso a Puerto Real.

El tramo atirantado es el más alto del puente, tiene un ancho total de 32,5 metros para alojar los tirantes de suspensión y su vano principal tiene una longitud de 540 metros. Los tirantes se anclan en dos torres de 180 metros de altura. El tablero es una sección mixta de hormigón y acero con un canto total de 3 metros, chapa inferior de 10 metros de anchura y dos chapas inclinadas con una anchura que varía entre 10,25 y 11,25 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios