Inmigración

Los menores inmigrantes enviados a Sevilla son derivados a Carmona y Marchena a la espera de destino

  • La Junta de Andalucía asume su tutela hasta que lleguen a la mayoría de edad

El grupo de menores en el patio de la comisaría de Blas Infante antes de ser trasladados a Carmona y Marchena El grupo de menores en el patio de la comisaría de Blas Infante antes de ser trasladados a Carmona y Marchena

El grupo de menores en el patio de la comisaría de Blas Infante antes de ser trasladados a Carmona y Marchena / M. G.

Los 88 menores inmigrantes que llegaron a Sevilla en la madrugada de ayer tras arribar en pateras a las costas de Cádiz y no poder ser atendidos en la provincia gaditana, han pasado la noche en centros de protección de menores a la espera de que se les asigne un centro definitivo.

Los menores, según fuentes de la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía, han sido derivados inicialmente a los centros tutelados de las localidades sevillanas de Carmona y Marchena, mientras se gestiona el traslado definitivo a otros centros, dada la saturación que sufren estas instalaciones,

A ambos centros fueron trasladados tras determinar las pruebas que les practicaron ayer que todos son menores de edad y, una vez terminado el estudio para constatar sus datos y edad, los 84 varones y 4 chicas ya están tutelados por la Junta de Andalucía.

En los centros cuentan con un equipo de asistentes sociales y monitores y en ellos viven menores hasta que cumplen los 18 años.

Se trata de centros donde cuentan con la ayuda y tutela necesarias para salir adelante hasta llegar a los 18 años de edad, siempre en régimen abierto, y están gestionados tanto directamente por la Junta como por convenios con entidades.

Los menores habían sido derivados a Sevilla ante la imposibilidad de ser gestionada su acogida en Cádiz, dada la situación de saturación que tienen los centros de menores en la provincia gaditana. Inicialmente, fueron atendidos en las instalaciones policiales de Blas Infante mientras se verificaba su identidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios