Sevilla

La N-IV, la carretera de la muerte: 38 víctimas en diez años

  • La mayoría de los accidentes son choques frontales que se producen en intentos de adelantamiento, muy complicados en esta vía por el denso tráfico que soporta

  • El desdoble va con mucho retraso y el fin del peaje de la AP-4 debe reducir la circulación, y también la siniestralidad, en la N-IV

Una marcha de protesta por la siniestralidad de la N-IV Una marcha de protesta por la siniestralidad de la N-IV

Una marcha de protesta por la siniestralidad de la N-IV / José Ángel García

La N-IV es una de las carreteras más peligrosas de España. En los últimos diez años han perdido la vida en ella 38 personas. La última de ellas es un joven de 20 años que ha muerto la noche de este domingo al chocar frontalmente el coche que conducía contra un camión, muy cerca de El Cuervo.

Desde 2009 hasta hoy se han registrado en esta carretera que une Sevilla y Jerez 26 accidentes mortales, en los que han muerto 38 personas. Algunos de ellos han sido colisiones múltiples con varias víctimas. El más grave fue el ocurrido el 23 de octubre de 2013 en el kilómetro 588, en el término municipal de Utrera. Cuatro personas perdieron la vida en este siniestro. Eran los cuatro ocupantes de un turismo que chocaron de frente contra un camión.

El 4 de julio de 2016 murieron tres jóvenes que regresaban de un festival de música en Barbate. Las chicas viajaban en un Citroën C4 que chocó frontalmente contra un Volkswagen Tiguan, en el kilómetro 609, a la altura de Lebrija.

Restos del accidente en el que murieron dos ciclistas. Restos del accidente en el que murieron dos ciclistas.

Restos del accidente en el que murieron dos ciclistas. / EFE

En estos diez años han sido varios los siniestros con dos fallecidos en la N-IV. El más reciente ocurrió el pasado 22 de diciembre, cuando murieron dos trabajadores del campo a la altura de Dos Hermanas. Fue, como en los casos anteriores, otro choque frontal. El vehículo en el que iban cuatro empleados agrícolas se estrelló contra un camión.

El 15 de mayo de 2015 fallecieron dos mujeres en otra colisión frontal entre dos vehículos, en el kilómetro 577, en el término municipal de Utrera. El 2 de agosto de 2011 hubo otro accidente con dos muertos en un punto kilométrico muy próximo, el 574. Casi un año antes, el 26 de septiembre, dos ciclistas fallecieron arrollados por un conductor en el kilómetro 571.

A estos siniestros se les une un rosario de accidentes con un muerto en distintos tramos de la carretera, que tiene varios puntos negros. El elevado número de víctimas movilizó a los alcaldes de la comarca del Bajo Guadalquivir, que han emprendido una campaña para pedir que se acelere el desdoble de la carretera y la liberación del peaje de la autopista AP-4.

Tráfico pesado en la N-IV. Tráfico pesado en la N-IV.

Tráfico pesado en la N-IV. / Belén Vargas

Por el momento, las obras del desdoble avanzan a ritmo muy lento y han sufrido muchos parones. Y sólo está previsto que se desdoble el tramo entre Los Palacios y Dos Hermanas. El fin del peaje de la autopista debe ser una realidad a finales de este año.

La N-IV no es una carretera en mal estado ni tiene una visibilidad o una señalización deficientes. Tiene un buen asfalto y casi todo su trazado es recto. Su peligrosidad viene dada por el denso tráfico que padece, ya que absorbe una gran cantidad de camiones que optan por esta carretera para no pagar el peaje de la AP-4. Esto hace que sea muy difícil adelantar en esta vía. De hecho, casi todos los accidentes mortales son choques frontales que se producen en adelantamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios