Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

Movilidad

Andalucía regula hoy la convivencia del taxi y los VTC sin solucionar el conflicto

  • El mayor escollo continúa en la contratación previa de los vehículos con conductor, un sector que ve con preocupación las restricciones por ser contrarias al "interés general"

  • Los taxistas quieren que los VTC se precontraten con un plazo mínimo de 15 minutos

  • El servicio del transporte lleva años con diferencias

Un coche VTC en Málaga

Un coche VTC en Málaga / Javier Albiñana

El viernes finaliza el periodo concedido a los vehículos de transporte con conductor (VTC) por el ministro de Transportes en 2018, José Luis Ábalos, por el que podían operar sin restricciones para compensar la inversión realizada. Cuatro años después de aquel decreto, la actividad deberá regulada por las comunidades autónomas; de lo contrario, el servicio de los VTC pasará a ser sólo interurbana, es decir, que las carreras que podrían hacer sería solo entre los municipios.

El decreto que prepara la Junta para regular la actividad de los VTC no convence a los taxistas, que han planteado a la administración autonómica una serie de propuestas, ni a los VTC. Entre las diferencias, destacan la precontratación de los VTC con un mínimo de 15 minutos de antelación.

El taxi, que critica las "líneas rojas" impuestas por Fomento y que teme que el decreto se asemeje al aprobado en Madrid, exige que haya un intervalo de tiempo mínimo de 15 minutos entre la solicitud del servicio y la prestación efectiva del mismo, que los ayuntamientos podrán incrementar en cada caso si así lo estiman oportuno.

Así lo exponen las cinco asociaciones principales del sector en Andalucía, que el domingo enviaron un documento de 15 páginas a la Junta con sus propuestas. Este texto lo firman la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi, Élite Taxi, la Unión de Asociaciones de Taxistas Andaluces, la Asociación Hispalense Solidaridad del Taxi y la Asociación de Taxis de la Costa del Sol. 

El taxi, servicio de interés general

La administración andaluza tiene previsto habilitar a los VTC que prestan servicio actualmente para que lo sigan haciendo tal como hasta ahora. Frente a esto, el taxi solicita una declaración expresa de su servicio como "de interés general" frente a los VTC. Lo hace en base a una sentencia del Tribunal Supremo que así lo considera y que "justifica medidas regulatorias respecto a servicios análogos en el mismo segmento de mercado".

El borrador de la norma restringía a los VTC parar o estacionar sin haber contratado previamente el servicio en las zonas de gran demanda –hospitales, estaciones, centros comerciales u hoteles– pero Fomento ha comunicado que sólo el sector del taxi se ha opuesto a tal medida en la reunión de esta mañana. El borrador del decreto definía "zonas de especial protección", que serían de 300 metros para aeropuertos, puertos, estaciones de trenes y autobuses y de 150 metros para otros espacios como hospitales, hoteles de cuatro estrellas o más, juzgados o instalaciones que alberguen eventos deportivos, culturales, sociales o de cualquier índole que tengan gran potencialidad de generación o atracción de usuarios. Fomento avisa de que la precontratación ha provocado conflictos judiciales en otros territorios y que el Tribunal Supremo ha solicitado una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE.

Esta medida no complace al sector del taxi, que les pedir a las administraciones regional y locales más inspecciones para que los VTC cumplan la ley, algo que no ha estado sucediendo en los últimos años.

Los 15 minutos y la distancia mínima de los VTC

Los taxistas rechazan la propuesta de una distancia de 150 metros para la precontratación de los servicios de VTC, que "resulta irrisoria, pues se recorren en diez segundos a una velocidad de 50 kilómetros por hora" y porque resulta imposible verificar una serie de parámetros en la práctica, como que el cliente esté alojado en un hotel o salga de un centro comercial, cuestiones ambas incluidas en la norma que prepara la Junta. "¿Se pretende que la policía lleve un listado con el número de habitaciones de cada hotel de la ciudad o el número de plazas de aparcamiento de cada centro comercial?", se preguntan los representantes del taxi.

La Consejería de Fomento tiene previsto mantener la ratio 1/30, es decir, un VTC por cada 30 taxis, pero los taxistas entienden que esto no se cumple en la práctica y aseguran que en la actualidad hay una proporción de un VTC por cada 2,7 taxis. Esta cifra sale de la habilitación de "las más de 3.200 autorizaciones nacionales domiciliadas en Andalucía". A partir de la vigencia del decreto, sólo habrá nuevas licencias cuando exista esa proporción de 1/30.

"Es estéril que la norma establezca que ya no se concederán más autorizaciones VTC por excederse la ratio 1/30, ya que la realidad es que esa ratio se ha superado hasta un límite insostenible e inaceptable", exponen los taxistas, que piden que sean los ayuntamientos los que puedan limitar los permisos.

Todo aún sobre la mesa

Sobre la mesa están aún, asegura Fomento, otras medidas como exigir a los conductores de VTC la superación de una prueba de capacitación profesional, como la que hay que aprobar para ser taxista; reforzar las inspecciones y el control de su actividad; endurecer las sanciones; o que los automóviles tengan unas medidas mínimas, de manera que siempre se utilicen para este fin berlinas de representación, y no utilitarios.

Por su parte, los sindicatos y asociaciones de VTC coinciden en su petición a la Junta de que la nueva regulación cumpla con los objetivos anunciados por la Consejería de Fomento: un decreto justo, centrado en el interés del consumidor y que garantice la sostenibilidad del empleo, mientras que el sector de la VTC ha observado con preocupación las restricciones contrarias al interés general y a la sostenibilidad del empleo propuestas desde la Junta

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios