Desescalada en Andalucía

Juanma Moreno reclama claridad en los criterios para que Andalucía pase a la Fase 2 el 25 de mayo

  • El presidente de la Junta ha solicitado que Granada y Málaga no tengan que esperar dos semanas tras llegar a la fase 1 este lunes. 

Juanma Moreno. Juanma Moreno.

Juanma Moreno. / M. G.

Cuando está a punto de culminar la primera semana de la fase 1 de desescalada, Andalucía ya se prepara para el pase a la fase 2, previsto para el 25 de mayo en las regiones que avanzaron el pasado día 11. Para evitar "debates absurdos", el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha reclamado a Pedro Sánchez que se publiquen cuáles serán los indicadores que permitirán a los territorios seguir levantando restricciones si la pandemia de coronavirus sigue en su proceso de mitigación. 

En la videoconferencia de presidentes autonómicos, el líder andaluz ha defendido la necesidad de dar a conocer los criterios que utilizan los técnicos del Ministerio de Sanidad para avalar el pase de fases en el plan diseñado por el Gobierno. Más allá de la importancia de la evolución del brote, la capacidad hospitalaria o de respuesta a nuevos brotes en Atención Primaria, no se conocen con exactitud las exigencias que la Administración central impone a las regiones para avanzar en la desescalada.

"Los criterios deben ser transparentes, objetivos y equivalentes", ha dicho Juanma Moreno, que ha garantizado que si un territorio andaluz no cumple con esos objetivos, será la propia Junta la que no solicitará el pase a la siguiente fase. No obstante, ha resaltado que la evolución de la epidemia es "claramente muy favorable" en Andalucía. 

En su encuentro con Sánchez, Moreno ha pedido "receptividad" a las "sensibilidades" de las comunidades. Entre las andaluzas se encuentra la propuesta para dividir los horarios en dos, con la mañana para las personas mayores y las tardes para las familias con niños, sobre la cual el Gobierno aún no se ha pronunciado.

Hace unos días, Juan Marín se mostró confiado en que la evolución de la epidemia permita a la comunidad avanzar en la desescalada y Moreno ha confirmado este domingo que la aspiración de la Junta es que Granada y Málaga avancen al mismo ritmo que el resto de provincias. Considera el presidente andaluz que se quedaron atrás el pasado lunes "por una decisión que en su momento fue injustificada".

"Cogobernar sólo es posible si la información fluye", ha zanjado el presidente andaluz en su comparecencia de este domingo en San Telmo, en la que ha solicitado que se conozcan las tasas de contagio que seguiran de listón para el pase a la segunda fase, así como los requisitos en materia de dotación sanitaria. "Si hay lealtad, asumiremos las decisiones", ha asegurado respecto a la petición sobre Granada y Málaga.

Sobre la movilidad interprovincial, Moreno ha eludido pronunciarse, aunque sí ha reconocido que Juan Marín expresó "un deseo" cuando habló de adelantar esta posibilidad. No ha dicho si la Junta solicitará que se permita antes del final de la desescalada y ha asociado el final de esta restricción a la evolución de la pandemia. Sobre las playas, ha celebrado que el Gobierno haya rectificado para adelantar su apertura hasta el inicio de la fase dos. 

Reclamaciones sobre financiaión y en materia de turismo

Entre las "sensibilidades" a las que ha aludido Moreno destaca el turismo. Tras la polémica por las declaraciones del ministro de Consumo, el malagueño Alberto Garzón, el presidente de la Junta ha insistido en la necesidad de poner en marcha un rescate del sector turístico. Ha recordado que hay provincias cuyo PIB depende en un tercio de este sector, por lo que ha solicitado revisar la cuarentena de 14 días que se impone a los viajeros que llegan a España. 

"Entendemos que se quiera una garantía sobre posibles contagios", ha admitido el presidente de la Junta, aunque se ha mostrado partidario de estudiar "otro tipo de fórmulas" que permitan al turismo reactivarse. "Ha faltado un poco de imaginacion y diálogo con el sector", ha abundado Moreno antes de aludir a la propuesta de la Comisión Europea sobre la creación de "pasarelas sanitarias que sean seguras". Lo contrario, defiende, sería "condenar" a Andalucía a prescindir del turismo internacional.

Moreno también ha reiterado a Sánchez que se "cierren" los criterios para el reparto de los 16.000 millones del fondo no reembolsable del Ministerio de Hacienda. "Hay que buscar fórmulas de consenso entre las comunidades", ha expresado el presidente andaluz, que pretende que el debate sea en un Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Como ha adelantado Juan Bravo en una carta a María Jesús Montero a Andalucía le "preocupan los cambios de criterio sobre la consideración del gasto sanitario". El Gobierno andaluz considera que la región ha resultado "agraviada" porque en el reparto de los 10.000 millones para gasto sanitario prima la incidencia de la pandemia en las comunidades por encima de su población. 

Moreno también solicitado la "devolución" de 201 millones de euros que, inicialmente, iban destinados a políticas activas de empleo, pero el Gobierno decidió utilizar para afrontar el pago de prestaciones derivadas de la crisis del coronavirus. Con ese dinero, el Gobierno andaluz pretende "atender" a los alcaldes que le reclaman un plan de empleo en sus municipios. Moreno también ha defendido ante Sánchez la posibilidad de que los ayuntamientos utilicen el superávit acumulado en los últimos años y que no podían utilizar debido a las restricciones de gasto heredadas de la crisis económica de 2008. 

Mayor coordinación a nivel educativo

En materia educativa, Moreno ha alertado de una posible "descoordinación". El presidente de la Junta ha echado en falta "la toma de decisiones estratégicas" por parte del Gobierno central, al que exige un "mínimo impulso" para coordinar las decisiones en el sector de la enseñanza. El dirigente autonómico ha mostrado su preocupación por cómo afectará la gestión educativa al abandono y al fracaso escolar en la comunidad. 

"Necesitamos sentarnos de verdad y tomar una decisión en conjunto", ha expresado Moreno, que se ha mostrado contrario a que cada región "haga una reentrada distinta". Considera que se podrían generar "agravios" que sólo se evitarán si se pacta un modelo de reincorporación a las clases presenciales que sea común a todo el pais, aunque después se atiendan las singularidades de cada comunidad. "El descontrol o pagaremos todos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios