Coaching

Superar el miedo

  • El hombre valiente no es el que no siente miedo sino aquel que lo conquista

Ilustración Ilustración

Ilustración / Sara Pequeño

 

El miedo es una emoción que provoca angustia y te impulsa a creer que ocurrirá algo negativo, un peligro real o imaginario. En ocasiones suele ser una fabricación de nuestra mente. Una posibilidad, no una realidad. El miedo se supera aceptando la emoción y enfrentándonos a él.

Nos sirve para tomar medidas y adaptarnos a la nueva situación. Es una emoción natural del ser humano que nos hace ser más prudentes en nuestras decisiones y acciones.

Cuando el miedo no actúa como una emoción protectora adaptativa sino como una emoción extrema limitadora que nos debilita, ya no hablamos de miedo sino de pánico. En este caso hay que regular este miedo extremo relativizando la situación, restando importancia, hasta convertirlo en un miedo asumible.

El libro "Un curso de Milagros" escrito por la psicóloga Helen Cohn Schucman entre los años 1965 y 1972,  afirma que el miedo y el amor son sentimientos que no pueden convivir. Donde hay amor no hay miedos y donde hay miedos no hay amor.

El amor es nuestra herramienta natural en esencia. Es un sentimiento potente, vivo, de intensa atracción emocional.

Somos en esencia amor y cuando usamos esta potente arma del bien, nos liberamos del miedo.

Nos liberamos del miedo con el amor. Nos liberamos del miedo a través del perdón.

Nos liberamos del miedo cuando volvemos a estar en sintonía con nosotros mismos.

Nos liberamos del miedo cuando dejamos de proyectar el pasado sobre el futuro y nos centramos en el presente.

Nos liberamos del miedo a través de la compasión hacia nosotros mismos.

Te liberas del miedo creyendo en ti, amándote, primero a ti (desde el punto de vista de la realización interior) y luego a los demás.

Libro Un curso de Milagros Libro Un curso de Milagros

Libro Un curso de Milagros / Sonia de Haro

Te liberas del miedo cuando lo afrontas como una oportunidad para crecer, y actúas escapando de la zona de confort. Lo que hoy parece un huracán en tu vida, mañana comprenderás que solo era viento, abriéndote un nuevo camino.

La zona de confort es un lugar donde nos sentimos seguros y familiarizados. Nos sirve para descansar pero también para quedarnos estancados. Si queremos lograr el cambio y alcanzar el éxito es imprescindible salir de la zona de confort. Es ahí fuera, en lo desconocido donde podemos ocuparnos, accionar, aprender, avanzar y superarnos a nosotros mismos.

Requisito para salir de la zona de confort:

1. Necesitar la sensación de cambio y avance porque ya no nos hace bien mantenernos en la misma situación día tras día. Ya no somos felices ahí.

2. Encontrar la motivación que nos de fuerza para iniciar pequeños pasos para alcanzar nuestro objetivo final, avanzar y aprender para sentirnos mejor.

Somos lo que superamos y para ello hay que ponerse en marcha, actuar.

3. Usar las herramientas a nuestro alcance para llevar la motivación a la acción, como pueden ser palabras potenciadoras a ti mismo. Esa frase que te impulsa a avanzar debe ir asociada a una emoción positiva que te haga creer en ti mismo.

Palabras empoderadas:

¡Yo puedo!

¡Elijo ganar!

¡Consigo lo que me propongo!

No es necesario estar siempre fuera de la zona de confort, simplemente es salir de ella cuando una situación o emoción nos bloquea, como pude ser el miedo, sin permitirnos sentirnos bien con nosotros mismos.

Sentir miedo no es negativo, lo que es negativo es vivir conforme a ese miedo que te limita.

Al afrontar y vencer los miedos desaparecen los límites

Las limitaciones y los miedos los creamos nosotros. Cuando arreglamos nuestros pensamientos, los miedos se arreglan solos. Los potencia tu mente. Si somos fieles a nosotros mismos y dejamos de postergar en el tiempo una situación que tarde o temprano vamos a tener que afrontar, nos daremos cuenta de que somos capaces, todo estaba en nuestra mente. Para coger o volver a manejar las riendas de nuestra vida, debemos actuar ya, aquí y ahora.

Tenemos el poder de elegir nuestra propia realidad y es tan real como cualquier otra. Nuestra realidad depende de lo que percibimos y de cómo lo vivimos. Nace de nuestras creencias y experiencia de vida.

El miedo que bloquea solo sirve para perderlo todo. El tiempo es un regalo limitado, no lo desperdicies.

Abrazando el miedo producirás el cambio. Si crees en ti nada te detendrá. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios