Desafectación de suelos militares

El campo de tiro, un viejo tema pendiente

  • Hace 17 años que se planteó la misma opción: llevarse el campo de tiro al cuartel. La Isla se opuso

Imagen de archivo de los carteles que advierten del peligro del campo de tiro de Camposoto. Imagen de archivo de los carteles que advierten del peligro del campo de tiro de Camposoto.

Imagen de archivo de los carteles que advierten del peligro del campo de tiro de Camposoto. / rioja

Comentarios 1

La estrafalaria historia que el miércoles llevó al gobierno municipal a dar por hecha -y anunciar- la firma de un convenio con Defensa para desafectar el campo de tiro de la playa a partir de la respuesta del subdirector general de Recursos e Información Administrativa del Ministerio a una petición cursada por una formación política sin representación alguna, como es Plataforma 3R, lleva necesariamente a preguntarse si de verdad existe alguna opción real de liberar ese kilómetro y medio de franja del litoral que sigue en manos militares. Las posibilidades que tiene este espacio son enormes. Y también las ganas de hacerse con él: más playa, más aparcamiento, una puerta a la actividad turística... Hace años que se espera algo así en La Isla.

La reacción que ha tenido el equipo de gobierno es comprensible y políticamente legítima, sobre todo al haber conocido por un cauce tan insólito -al margen de las negociaciones y de las relaciones institucionales entre ambas administraciones- la existencia de este informe del Ejército de Tierra que emplaza al Ayuntamiento a construir una galería de tiro dentro del acuartelamiento de Camposoto, una posibilidad que en ningún momento se había planteado en estos últimos años de conversaciones.

Y es cierto que en la respuesta que ha recibido Plataforma 3R se cita literalmente esta alternativa al referirse al informe del Ejército que subraya la necesidad de contar con un campo de prácticas de tiro para garantizar la operatividad de las unidades que tienen su base en el acuartelamiento.

Pero Defensa no se ha pronunciado todavía al respecto. Y aunque ha habido contactos con la Gerencia de Infraestructuras -el mismo miércoles, por ejemplo- hace un año que ambas administraciones no se sientan a la mesa para negociar. Además, en el pasado mes de enero, a una pregunta parlamentaria de C's realizada en este sentido por el diputado Javier Cano se contestaba negando tajantemente la posibilidad de desafectar el campo de tiro. Cabe ciertamente la posibilidad -sobre todo por el tono empleado en esta alusión a que el Ayuntamiento corra con los gastos de la construcción de la galería de tiro dentro del acuartelamiento- de que esta alternativa no sea más que un desliz administrativo, algo que no encaja realmente en los planes de Defensa para estos suelos, lo que explicaría -evidentemente-que nada se hubiera dicho en las negociaciones.

Pero también es verdad que no es la primera vez que se pone sobre la mesa esta solución, es decir, la posibilidad de trasladar las instalaciones del campo de tiro de la zona de la playa, en pleno Parque Natural, al interior del acuartelamiento de Camposoto. Defensa lo planeó hace 17 años. Y realmente se estuvo cerca de conseguir la liberación de la totalidad de la playa en ese momento. Hasta hubo proyecto y presupuesto: 1,3 millones de euros se pensaron destinar a esta construcción. Incluso se licitaron las obras en el año 2000, antes de que el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa firmaran el conocido protocolo de intenciones para la desafectación de suelos sin actividad.

El proyecto, sin embargo, despertó sonoras protestas políticas y ciudadanas que propiciaron incluso la puesta en marcha de una plataforma contra la construcción de dicha galería de tiro dentro del acuartelamiento. Su argumento era tajante: si se construía jamás se llegarían a desafectar los terrenos militares en los que se soñaba con construir hoteles y campos de golf. En febrero de 2003, Defensa dio definitivamente marcha atrás.

Ahora, casi 15 años después, la opción de la galería ha vuelto a salir a la luz. De un modo bastante inusual, cierto. Pero el Ayuntamiento no ha dejado pasar la oportunidad. Todo depende de la postura que Defensa adopte ante esta nueva situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios