Resumen del Año/El personaje

Alejandro Sanz: "Quiero a Cádiz en la próxima gira"

  • Aunque desde que comenzó su carrera musical todo han sido éxitos para el gaditano que nació en Madrid, este 2017 que hoy abandonamos lleva el nombre de la Persona del Año en los Grammy Latino y Artista del Año de los Ondas

Alejandro Sanz, en una imagen promocional. Alejandro Sanz, en una imagen promocional.

Alejandro Sanz, en una imagen promocional. / Javier Salas

Es extraño, dice, extrañísimo. Se siente de Cádiz, es parte de Cádiz y no pasó ni una larga temporada en la ciudad. Pero en esta tierra donde el DNI no se lleva en el bolsillo, sino que se guarda en un pliegue del alma, nada tiene de extraordinario que el hijo de una alcalaína y de un algecireño, que el autor de Cai, uno de los más hermosos piropos dirigidos a la ciudad más cantada del planeta, que Alejandro Sanz, sea la persona del año de la provincia para Diario de Cádiz.

-Persona del Año en los Grammy Latino, Artista del Año en los Ondas, Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid. Que 2017 lleva su nombre parece un hecho. ¿Cuál es el mejor momento que le ha dejado este año y cuál la mayor lección aprendida?

-El mejor momento, probablemente, ha sido el concierto del 24 de junio en el Vicente Calderón, fue uno de los momentos más emotivos por todo el trabajo que llevaba detrás y por ver a mis compañeros arropándome ahí, al público que había venido de todas partes de España y del mundo, gente que venía desde Latinoamérica, EE.UU., realmente fue una noche inolvidable... Y la mayor lección aprendida la dije el otro día en las redes sociales, aprendí que tenemos dos vidas y la segunda empieza cuando aprendemos que solo tenemos una. Tanto premio en un solo año…, el año que viene voy a tener que pedir que mis hijos me regalen algo (ríe).

-¿Le sobrevino la nostalgia en este 20 aniversario de Más?

-Más fue un disco mítico, el álbum más vendido en la historia de la música en España, un antes y un después en mi carrera. En aquel disco descubrí el gusto por producir, por implicarme en la producción de forma muy activa, pero creo que todos y cada uno de mis álbumes han tenido un significado importante, han existido con un por qué y por derecho en cada momento… Más es el primer disco donde yo muestro y reivindico mi parte más flamenca, a pesar de que hubo un ejecutivo discográfico que me recomendó que no dijera que me gustaba el flamenco y que tomara clases de dicción, mi respuesta fue Corazón partío. Ese disco más que nostalgia lo que me trae siempre es mucha energía. De hecho no lo había escuchado mucho en los últimos años y me parece que ha sobrevivido muy bien al tiempo, tiene una carga emotiva muy grande y sobre todo me permitió mostrar mi parte más flamenca en la forma de cantar. Pero en general, no me dejo ganar por las nostalgias, creo que vivir en el pasado te puede enfermar de nostalgia y vivir en el futuro te puede enfermar de ansiedad, prefiero vivir el presente, siempre pensando en que lo que haga en este instante me va a servir para lo que pase mañana, y seguir creciendo siempre, que es lo que me toca.

-¿Qué queda del Alejandro de hace 20 años?

-Quedan un par de agujeros en los zapatos, un par de agujeros en los bolsillos, un par de sacos de sueños, un saco de energía y de ganas, las mismas ganas de hace 20 años.

-¿Resultó el concierto en el Calderón como esperaba?

-Para mí el concierto fue un descanso, realmente ensayamos tanto y trabajamos tan duro en los ensayos y en los preámbulos del concierto, que cuando subí al escenario sentí como si por fin estuviera descansando, se me pasó volando. Yo he tocado dos veces en el Calderón y las dos veces me ha pasado lo mismo, que se me ha ido volando el concierto. Hubiera estado toda la noche tocando… Y la energía que había allí era impresionante. El que no haya estado, o no haya podido verlo en el dvd, no sabrá de qué hablo, pero realmente la energía que existía era fuera de este mundo.

-Uno de los momentos más alabados de esa cita fue la interpretación de 'Cai' con Niña Pastori. Por favor, ¿me cuenta la historia de esa canción, cómo se fraguó?

-Esta canción la escribí mientras estaba preparando El alma al aire y había llamado precisamente a Vicente Amigo porque quería que tocara en el disco. En aquella época yo estaba viviendo con Jaydy, mi ex mujer, la madre de Manuela, en casa de Miguel Bosé, porque no teníamos casa en Madrid y la prensa nos asediaba por todos los lados y Miguel nos ofreció quedarnos en su casa; su casa estaba llena de gente, pintores, artistas, músicos, poetas, siempre había alguien haciendo algo, uno tocaba el violín en una esquina, otro pintaba… A mí me cedió la habitación de su madre, de Lucía Bosé, que era como una habitación de arlequín, así romántica, robada al jardín, al lado de un estanque y allí metí un piano y compuse todo El alma al aire y entre esas canciones empecé a escribir Cai, la nostalgia, lo que yo sentía por Cádiz que siempre ha sido algo muy raro, porque yo no nací en Cádiz ni pasaba largas temporadas de veraneo en Cádiz capital, pero lo que yo desde chico he sentido es un amor increíble, una cosa única no me preguntes por qué , yo soy de Cádiz pero nací en Madrid, podría haber nacido en otro sitio y me seguiría sintiendo gaditano, es una cosa extrañísima… Y decidí explicarlo en una canción. Justo llegó La Niña Pastori con Chaboli, su marido, porque querían que le produjera su disco y le escribiera algunas canciones, y les enseñé Cai y les dije: "¿Os gusta esta canción? Porque si os gusta, la continúo por aquí y la grabáis". Y así fue.

-Han pasado más de 15 años de ese tema, ¿cómo describiría ahora a Cádiz? ¿La haría diferente?

-Cádiz para mi sigue siendo el Cádiz del arte, sobre todo hay una cosa que es innegable, más allá de lo que Cádiz pueda cambiar como ciudad, en infraestructuras, que por supuesto que la gente que vive allí lo merece, junto a una buena gestión y que todo funcione, por supuesto, porque es una ciudad bella, coqueta… Pero sobre todo Cádiz tiene arte para exportar, es el manantial del arte y eso es así, y eso es lo que reconoce todo el mundo donde quiera que preguntes. Siempre, no importa lo que sea que veas por ahí de Cádiz, a todo el mundo saca una sonrisa y eso es un patrimonio que no deberíamos perder nunca. Yo sé que hay algunos gaditanos que prefieren ver el lado negativo o la parte reivindicativa, que también es maravillosa y forma parte de lo que es Cádiz. Pero creo que es muy importante tener el superpoder de provocar una sonrisa, y Cádiz lo tiene.

-'Corazón partío', como dijo usted en una entrevista, es una frase que canta Camarón en una bulería. Como sabe, en este 2017 hemos conmemorado el 25 aniversario de su muerte. No sé si había caído en la relación de estas dos efemérides y me gustaría que me hablara de cuándo descubrió usted al Príncipe del Flamenco.

-Camarón es de los primeros recuerdos flamencos de infancia que tengo, el primero fue Paco de Lucía y tenía también unos discos de Paco Toronjo, pero Camarón es el primero que cuando yo lo escuché cantar, realmente me voló la cabeza… Hasta ese momento para mí el flamenco era Paco de Lucía exclusivamente; había cosas que me gustaban, mi padre ponía El Paquiro en el coche, Lole y Manuel me fascinaban, pero la voz de Camarón realmente cambió el flamenco, cambió la percepción del flamenco para siempre.

-Usted que ha sido pregonero del Carnaval sabrá que el Concurso de Agrupaciones empieza este año muy prontito. ¿Tendrá tiempo para seguir algo? Y, ¿ha contagiado a algún amigo con este venenito nuestro?

-Claro que sí, lo sigo siempre, incluso cuando estoy fuera, lo sigo a través de las diferentes webs que hay para poder verlo, te diré que la verdad es que está muy bien en comparación con otros eventos, porque yo lo puedo seguir perfectamente y además está muy bien explicado. Hay muchas opciones para verlo, para seguirlos, para verlo repetido, por agrupaciones, yo lo sigo todos los años. Y, por supuesto, le he contagiado a muchísima gente, sobre todo hay un amigo, Alonso Arreola, nieto de Arreola, el poeta mexicano. Él es poeta, indigenista, músico, periodista y amante de todo lo que tenga que ver con el arte y está enganchadísimo, conoce todo sobre los carnavales. De hecho Raquel, mi mujer, me llevó una vez a un cumpleaños a México a La Chirigota del Sheriff, les llevó allí para que me cantaran porque sabía la nostalgia que era para mí. Porque yo hay letras con las que me río mucho, pero sobre todo lloro mucho con el Carnaval porque tiene un algo que es abrir la boca y a mí se me parte el alma.

-Sé que está muy feo hablar de trabajo en las fiestas pero, ¿está trabajando en nuevas canciones?, ¿me puede dar alguna noticia profesional?

-Eso está muy feo, ¿eh? Hablar del trabajo en las fiestas no es bonito (ríe)…, pero bueno como te veo buena persona, te voy a contestar... Estoy trabajando ya en cositas, voy grabando notas de voz donde voy plasmando un poco mis ideas, de hecho ya he pasado a Alfonso Pérez, el pianista con el que yo trabajo, algunas cosas para que empecemos a pasarlas a ProTools y poder trabajar sobre ellas. No sé qué quiero hacer todavía, ni siquiera me lo quiero plantear, llevo dos años y medio prácticamente sin parar de hacer giras, conciertos, el Más es Más, el libro, el DVD, el documental… Ahora mismo necesito desconectar un rato, irme a navegar, dejar que el viento se lleve las duquelas y ponerme con el siguiente disco. Quiero hacer algo bello, no me rindo, no me rindo…

-Hablando de fiestas, ¿cómo se pasan las Navidades en casa de Alejandro Sanz?

-Nos juntamos hasta que no cabemos, esta Nochebuena hemos sido 80, toda mi familia… Yo tengo una finquita en Extremadura y viene mi familia de allá abajo, vienen todos, desde Algeciras, desde Alcalá, desde Cádiz, desde Sevilla y nos ponemos a cantar en la cocina, todo el día alrededor de la cocina. Mi tía trae los chocos con papas, la otra los garbanzos con tagarninas, tú sabes… así la hemos pasado. Mucho cante, mucha risa… Si algún primo viene con pareja nueva pues ya a por él o ella, todas las bromas van para ellos. El plan es estar juntos, es de lo que se trata.

-¿Qué le pide a 2018? Brinde con nosotros por el nuevo año con algún deseo, si le apetece.

Yo para los brindis y discursos soy un poco Miss (ríe) porque yo lo que deseo primero es que haya Paz, que nadie tenga sufrimiento, que la gente no tenga carencias, que se curen las enfermedades, que sobre todo los niños no tengan que sufrir... Que hubiera Paz y, sobre todo, Justicia, creo que en general la Justicia es la llave de todas las soluciones.

-Nosotros, por nuestra parte, tenemos uno, concierto de Alejandro Sanz en Cádiz en el nuevo año, ¿lo ve factible?

-Yo a Cádiz siempre voy a volver, eso es innegable. De hecho, para la próxima gira yo quiero ir, espero que no me haga el levantazo de la última vez, pero quiero volver como sea… Los conciertos que he dado en Cádiz, todos, cada paso, desde el primero en el Teatro de Andalucía, han sido increíbles, así que me parece un buen deseo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios