EL ALAMBIQUE

Diego / Mora

Amabilidad sin IVA

LA amabilidad es la manifestación exterior de la bondad interior, es la llave que abre todas las puertas y nuestra mejor carta de presentación, es compañera imprescindible en nuestras relaciones familiares y sociales, y condición necesaria para llegar al acuerdo y facilitar el consenso. Es muy gratificante ser amable y ser tratado con amabilidad. Y además es gratuita, no cuesta dinero, ni paga IVA.

Conozco y tengo suerte de vivir y tratar con personas amables, educadas, que ayudan a llevar una vida agradable. Me vienen a la memoria muchas personas que me han dado ejemplos de amabilidad, pero creo más oportuno reducirlas, representarlas en un amigo, que es modelo de sencillez, de educación, de amabilidad en una palabra. Siempre mantiene el mismo tono psíquico, sin variaciones desconcertantes y por tanto inspira seguridad y confianza, a él quiero yo parecerme cuando sea mayor. Siempre con la mano tendida para ayudar y dar ánimos al que los precisa.

Es evidente que vamos progresando en nuestras relaciones a medida que mejoramos nuestro nivel cultural y, sin duda la democracia tan reciente nos está ayudando a aumentar cada día sus dos factores fundamentales como son la libertad y el respeto, basándonos en el principio de que cualquier persona, por el hecho de serlo debe de ser tratada con amabilidad, sin discriminación alguna por razones de edad, situación económica, raza ni religión. Me viene a la memoria el trato tan diferente que hoy se presta al ciudadano en las ventanillas y oficinas de organismos públicos, donde siempre es recibido y tratado con respeto y amabilidad. No siempre ha sido así.

Todas las personas, sean empresarios o empleados saben que en esta economía libre de mercado, basada en la competencia es necesario trabajar con una buena relación calidad/precio para ganarse una buena clientela, que se sienta bien servida con amabilidad, que no es peloteo ni servilismo, sino profesionalidad. Todos sabemos por haberlo experimentado, que los médicos curan con su sabiduría tanto como con su amabilidad en el trato al enfermo. Termino con esa frase tan conocida: "Es agradable ser importante, pero es más importante ser agradable". Y además es gratis y no paga IVA. Hasta pronto

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios