Primeros planos

Javier ANSO

Resurrección

Los judíos decían a Jesús: "Baja de la cruz y creeremos en ti". De haberse producido ese milagro, las cosas hubieran sido más fáciles: todos hubieran creído en Jesús, y asunto concluido. Pero sabemos que eso no pasó.

Tampoco ha sucedido nada semejante con la resurrección de Cristo, que los cristianos recordamos en este tiempo pascual. Si Jesús se hubiera aparecido, vivo y triunfante, a quienes le vieron morir en la cruz también las cosas hubieran sido más sencillas, y hubieran creído en Él. Pero tampoco eso sucedió.

Jesús resucitado no se apareció a todos sino solo a aquellos que el Padre había elegido, como dice san Pedro, e, incluso a esos no lo hizo de un modo espectacular y con señales maravillosas. Al contrario, los signos de la resurrección son el encuentro de la Magdalena con un hombre que parece un jardinero; el que un desconocido se acerque a dos personas que caminan llenas de desánimo y converse con ellas; o el que se prepare un desayuno calentito a un grupo de pescadores que se han pasado toda la noche en el lago tratando, infructuosamente, de pescar. Que nadie espere signos en el cielo. Esto es lo que hay. O lo tomas, o lo dejas. Esas son las reglas del juego: el que busque un dios que actué mágica y maravillosamente, tendrá que buscar en otro lado.

En estas condiciones, ¿qué puede esperar el mundo de los cristianos? No gestos espectaculares, ya lo he dicho, pero sí personas que van a estar siempre atentas a la realidad para, con la fuerza de Dios, apoyar todo lo que traiga vida y felicidad a las personas, y oponerse activamente a todo lo que cause muerte o infelicidad. Lo que el mundo debe esperar de los cristianos es que le amemos y le sirvamos, como hizo Jesús. Consolando al desanimado y sanando al herido. Y, unidos a los demás hombres y mujeres, luchando por un mundo más justo. Si los cristianos vivimos así, no solo anunciaremos la Buena Noticia sino que nuestra vida será, ella misma, una buena noticia para los demás. Amén. Que así sea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios