Torre Alta

TIto Valencia

Participación positiva

Bien está que los ciudadanos empiecen a movilizarse por lo que consideran suyo

¿es una señal positiva para empezar o simplemente es una protesta puntual? Porque no es habitual que esta ciudad se movilice. De hecho solo medio centenar de personas acudieron a la convocatoria para que continúen las obras del centro de salud, que se encuentra abandonado en Camposoto desde hace más de cinco años y que lleva gastado mas de tres millones de euros. Cierto que la inversión sanitaria en nuestra ciudad con la puesta en marcha del hospital de San Carlos ha sido importantísima, más rápida de lo esperado y que ha supuesto un gran equipamiento sanitario para la ciudad. Pero no es menos cierto que el mapa sanitario de la ciudad está incompleto ante la falta del centro de salud de Camposoto. Un centro ubicado en la zona que ha experimentado mas crecimiento de la ciudad y que vendría a descongestionar el de La Ardila. Y esto es así. Y creo que el Gobierno municipal debería atender esta petición de los vecinos, presionando a la Junta para que termine este equipamiento. Pero sí que, a pesar de la poca concurrencia a la convocatoria, ya sorprende que en esta ciudad, tan poco dada a las movilizaciones, los vecinos de esta zona de la ciudad se decidan a dar este paso movilizándose para pedir equipamiento para su zona. Por cierto un equipamiento que no lleva la federación vecinal en sus peticiones al gobierno de la ciudad.

Y de movilizaciones va la cosa. Nace la plataforma en defensa del agua pública, que exige la recuperación por parte del Gobierno local de la empresa del agua. El agua pública. La verdad es que suena a otros tiempos donde todo se quería público. Los tiempos han cambiado y a pesar de que llevan razón , veo muy difícil que el agua vuelva a ser gestionada por lo público. Pero recuerdo las movilizaciones que se hicieron, y a la que el PSOE local prestó mucha atención y ayuda para evitar lo que fue imposible, que el agua siguiera siendo pública. Pero se vendió y ni siquiera nos enteramos a qué precio.

Y aunque nadie se ha movilizado para pedir explicaciones, aparece como pidiendo que alguien le preste atención, el segundo punto limpio de la ciudad. Una obra situada en Camposoto de tres mil metros cuadrados, terminada en el 2010 y que costó a los contribuyentes mas de trescientos veinte y cinco mil euros.

Y como de espera va la cosa, la nueva estación de autobuses lleva cerca de un año terminada sin que se sepa cuándo se pondrá en funcionamiento. Más de doscientos mil euros esperando su utilidad. Podríamos sumar el dinero que tiene esta ciudad gastado y tirado. Una ciudad con una falta de equipamientos muy importante. Pero sería interesante saber a quién se le ocurrió la ubicación que ocupa la estación de autobuses. Situada en el nudo de La Ardila, entre dos autovías. ¿Cómo se sale de allí? No hubiese sido mas natural situarla en Bahía Sur, junto a la estación de Renfe. Sería lo lógico. Pero claro hablar de lógica en nuestra ciudad, es difícil.

Pero como he dicho al principio, bien esta que los ciudadanos, ante la falta de colectivos sociales y económicos importantes, empiecen a movilizarse por lo que consideran suyo. Esta es la mejor participación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios