Mesa Local de Personas Refugiadas

Día Mundial de las Personas Refugiadas

La sociedad chiclanera en la convicción de que se hace necesario una política común en materia de inmigración, que dé respuesta inmediata a la tragedia humanitaria del Mediterráneo, a sus causas, recuperando y promoviendo auténticas políticas de cooperación y solidaridad, viene trabajando desde distintos sectores sociales e institucionales bajo la inspiración de lo preceptuado en el Preámbulo de la Constitución Española de 1978 en cuanto "Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra".

Dentro de las lineas de trabajo de responsabilidad y solidaridad se aprobó el pasado 24 de septiembre de 2015 por acuerdo Plenario, Moción en la que se suma a la denominada red de Ciudades-Refugio, así como al desarrollo de una Mesa Local de Apoyo a las Personas Refugiadas realizando un trabajo estable y permanente y poniendo en marcha las diferentes medidas para la mejor atención y apoyo a la población refugiada, coordinado por el Ayuntamiento de Chiclana con la colaboración y coordinación de los diferentes colectivos sociales.

España se comprometió a acoger 17.337 personas refugiadas y sólo han llegado 1.304, muriendo en este año 1.340 personas entre ellas 200 niños y niñas.

El derecho de asilo y el derecho de libre circulación están recogidos en la Declaración Universal de 1948 (Artículo 13 "Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un estado"). Enuncia un principio general del que deriva el derecho a buscar asilo. Este principio topa frontalmente con la soberanía de los Estados que limitan este derecho.

Las Naciones Unidas deberían poder delimitar los derechos "soberanos" de los Estados. Pero ocurre lo contrario, el G7 se ha reunido recientemente en Sicilia para endurecer las políticas migratorias, que están alimentando el odio, el racismo y la xenofobia. Acoger a estas personas solicitantes de asilo es cumplir la legislación internacional. Si los gobiernos no cumplen los compromisos adquiridos la sociedad civil con nuestras movilizaciones tenemos que recordarles cuáles son. Crear espacios para la acogida es una obligación que tenemos como seres humanos conscientes de las necesidades de estas personas.

No debemos vulnerar los derechos de las personas que buscan refugio en nuestras fronteras porque están huyendo de la muerte que les espera en su país. Huyen de la guerra, de la violencia y de la vulneración de derechos tan elementales como la vida, la alimentación, la salud, la vivienda, la educación, el trabajo... Acoger a las personas solicitantes de asilo no es sólo una obligación de nuestros gobiernos sino también una responsabilidad nuestra, y debemos pedirles que humanicen sus políticas migratorias.

También son inhumanos los acuerdos con Turquía para expulsar a las personas que logran pasar las fronteras, así cómo el apoyo a Marruecos para que ejerza de guardián de la frontera sur de la UE.

Es inhumano que estén malviviendo en campamentos. Es inhumano que estas personas mueran ahogadas ante nuestra indiferencia. La ciudadanía tenemos el compromiso de combatir las desigualdades y promover oportunidades para quienes deambulan por el mundo a causa de conflictos bélicos y económicos.

La ciudadanía debemos conocer que el origen de esta problemática que nos afecta directamente reside en la desigualdad socio-económica y la gobernanza antidemocrática de determinados países del mundo. La ciudadanía tenemos la firme convicción de que la acogida de personas refugiadas es no solo el derecho de miles de personas, sino la obligación de los estados, de los municipios, de la ciudadanía. Y nuestra pequeña gran aportación es remover los obstáculos que impidan que estos derechos se ejerzan haciendo visible este problema a diario, en nuestro entorno, en las instituciones, en los medios de comunicación.

Porque como decía Eduardo Galeano "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios