la azotea

tamara garcía

Cuéntate tú

Leo con tristeza que ha muerto Steve Kahn, el fotógrafo californiano que viajó a Morón a finales de los 60 para enamorarse del flamenco y retratarle hasta el alma. Siempre me ha fascinado esa figura romántica del viajero que queda hechizado por el exotismo de una cultura ajena y cambia radicalmente su vida. A nuestro país no le han faltado pretendientes que le han demostrado la honestidad de sus intenciones con una exploración en la memoria que, en muchos casos, se convirtió en la única memoria disidente en pie tras la apisonadora del aparato dictatorial. También le debe el pueblo gitano poemarios, estudios y relatos sobre sus hermosas costumbres a sus enamorados. Pero qué bonito es contarse. Qué lujo leer a un escritor gitano, contemplar la obra de un pintor gitano, escuchar a un músico gitano. Qué lujo decir tú, quién eres tú. Decidir tú si cuentas sobre ti la verdad o la mentira. Que el derecho a contarse nunca fue patrimonio de todos los pueblos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios