Desde Tribuna

José Joaquín León

Apretar para el ascenso

Al Cádiz le cuesta marcar porque no tiene un goleador como otros rivales

Siendo realistas, el Cádiz ganó un punto ante el Huesca. Se dieron casi todas las condiciones para perder este partido. Empezando por el día, un Lunes Santo, que beneficiaba al rival. Y siguiendo porque el Huesca se adelantó con 0-1 y estrelló un balón en la madera que pudo ser el 1-2. La asistencia se salvó gracias a las entradas regaladas a un euro, pero ha sido un gol de despacho que le marcaron al Cádiz. Además tendrá dos días menos que el Rayo Vallecano para recuperar a los jugadores en el próximo partido, que también es decisivo. El ascenso se disputará principalmente en esos choques directos contra rivales como el Huesca, Rayo, Sporting de Gijón, Zaragoza o Granada. Hay que apretar en esos partidos

Contando con que el Huesca lo tuvo casi todo a favor, el resultado no es malo. El Cádiz parte con el inconveniente de que al entrenador le ha dado por poner a Jona de ariete indiscutible, a pesar de no haber marcado un gol en la Liga desde que llegó. Las esperanzas de marcar están en Alvarito, tal vez en Salvi. Y en las jugadas a balón parado, con Servando, que reconquistó un punto, o Kecojevic. A veces se puede marcar en disparos de Perea, Eugeni o Álex Fernández, pero eso sólo ocurre una vez cada decena o docena de partidos. Al Cádiz le cuesta marcar porque no tiene un delantero goleador como otros rivales directos. Fue un error en el mercado de invierno, porque sin echar toda la responsabilidad a Jona, había opciones mejores. Animarlo para marcar, que es para lo que se le necesita, obliga a ser pacientes. Pero podría dar más minutos a otros. Recuperar a jugadores es misión de los entrenadores. Barral aportó calidad y experiencia en la Copa ante el Betis y el Sevilla. Barral también depende del coco y ayudarle es ayudar al equipo.

El Huesca se adaptó. Prescindió de Ferreiro, que ya no está para muchos trotes por la banda, aunque es el extremo que mejor centra de esta categoría. Con el 0-1 del descanso parecía que el partido estaba perdido. Menos mal que Servando rescató un punto con pundonor. Después se pudo ganar y se pudo perder. Al equipo le falta ese plus que se advierte en otros rivales que pelean por subir.

Una vez confirmada la categoría, ya sólo caben dos opciones: pelear por el ascenso o jugar en modo vacaciones. La oportunidad de ascenso de esta temporada es extraordinaria. En teoría, los favoritos para el ascenso directo, según su trayectoria de los últimos partidos, son el Sporting de Gijón y el Rayo Vallecano. El Huesca tiene una plantilla de calidad porque ha fichado muy bien, como en las últimas temporadas. Un club con poca afición y escasos recursos, que funciona como franquicia de intermediarios listos. Otros clubes como el Granada, el Zaragoza, el Osasuna o el Valladolid son históricos que han invertido mucho para ascender. Junto a ellos está el Cádiz, que siempre necesita jugar a tope de intensidad y tener suerte para ganar los partidos. Con fortaleza atrás y en los extremos, pero con otras carencias.

En Vallecas se juegan muchas opciones de aspirar a quedar entre los dos primeros, o pelear por unas eliminatorias en las que el ascenso será mucho más difícil.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios