María Romay. concejal de fiestas del ayuntamiento de cádiz

"Hay que poner sobre la mesa el debate de la fecha fija de la fiesta"

  • La edil adelanta que si es necesario convocar una consulta popular para que la semana de Carnaval cuadre siempre a finales de febrero se hará

La edil María Romay, en el interior del Teatro Falla. La edil María Romay, en el interior del Teatro Falla.

La edil María Romay, en el interior del Teatro Falla. / fotos: joaquín pino

Comentarios 7

María Romay vino al mundo durante una Gran Final del Falla. Su primer regalo fue un plumero que le llevó el entonces concejal de Fiestas, Carlos Mariscal. Salió del hospital vestida de piconera y ha crecido rodeada por los tipos a los que con destreza daban forma su abuela y su madre. Con esos antecedentes, y su pasión por el servicio público, por la política como modo de mejorar la vida de las personas, era inevitable pensar que algún día llegaría a ser concejala de Fiestas. La primera mujer, de hecho, que ha sido capaz de ocupar el sillón de una de las delegaciones más expuestas a los juicios paralelos.

-Primer carnaval como concejala de Fiestas, ¿qué perspectivas tiene?

-Bueno, pues desde mi llegada a la Delegación, hace más de dos meses, empezamos a preparar el Carnaval. Es algo comparable con lo que supuso poner en marcha la Gran Regata, porque conlleva una gran cantidad de preparativos, de trámites administrativos, de creatividad de los técnicos... En lo personal estoy ilusionada, con ganas de que se puedan hacer realidad las cosas que hasta ahora sólo son papeles e ideas, y a la vez expectante por ver cómo va a salir todo. Creo que incluso es sano tener un poco de miedo, de sentir esas mariposas en el estómago que te hacen estar pendiente.

-¿Se imaginaba que acabaría llevando Fiestas cuando entró a formar parte de este equipo de gobierno?

-Creo que ha habido varias fases. En un primer momento creo que era la opción más clara, digo antes de entrar en el Ayuntamiento, cuando a nivel interno nos organizamos las delegaciones. Creo que era de cajón porque, junto al alcalde, creo que era de las más gaditas del equipo y era una Delegación que me sentaba bien, que entendía y me gustaba. Pero también es cierto que cuando tuve la posibilidad de elegir la Delegación que quería no escogí Fiestas.

-¿Y por qué no lo hizo?

-Pues porque es una Delegación muy mediática, en la que cuesta muchísimo que llueva a gusto de todo el mundo, que te hace ser casi tan famosa como el propio alcalde, y mi militancia y mi experiencia anterior había tenido más relación con cuestiones educativas y juveniles, y eso fue lo que me hizo decantarme por ese lado. Y esa idea de que quizá algún día podría ser yo responsable de Fiestas se dispersó, hasta que al año o así habló conmigo el alcalde y me dijo que le encantaría que yo fuera la delegada de Fiestas porque pensaba que podría cumplir un buen papel. Y no me lo pensé, porque yo estoy a disposición de él para el hueco que piense que puedo cumplir mejor.

-Pero usted siempre ha tenido mucha relación con el Carnaval ¿no es así?, su abuela es una conocida artesana de la fiesta por ejemplo.

-Sí, sí, yo lo he vivido desde que nací. De hecho llegué a este mundo un día de la final del Falla, mi primer regalo fue un plumero de Carlos Mariscal, salí del hospital vestida de piconera...

-Y además es la primera mujer que ocupa la Concejalía de Fiestas. Aunque esto ya no debiera tener ninguna importancia, ¿qué supone para usted?

-Yo no creo que la poca representación de las mujeres en las esferas más públicas, ni siquiera en un caso como este, sea casualidad. La de Fiestas requiere estar mucho tiempo en la calle, hablar mucho, negociar mucho para llegar a entendimientos, comprender que la cultura es una cosa de la que todo el mundo tiene que formar parte, y el Carnaval está dentro de esa cultura de la que hablo.

-Ha habido concejales de Fiestas que incluso han sido imitados en el Falla. ¿Le causaría un poco de vergüenza verse representada en el escenario?

-Por supuesto. Pero estamos expuestos, porque en el momento en que decides presentarte a unas primarias, a unas elecciones para gobernar una ciudad, hay que estar dispuesto a que te critiquen. Lo que sí me gustaría es que las críticas fueran dirigidas a la gestión y no a si somos más bonitos, más feos, o vestimos de una forma u otra. Pero de todas maneras puede pasar y estaremos preparados para todo.

-El Carnaval empieza dentro de poco más de un mes pero ya ha arrancado la cantera y esta noche se inicia el Concurso Oficial en adultos. ¿Qué espera del certamen?, porque el año pasado, en una entrevista con su antecesor en el cargo, Adrián Martínez de Pinillos, nos decía que el 2016 iba a ser un Carnaval casi de transición pero que el verdadero cambio llegaría en 2017. ¿Cree que se ha conseguido esa transformación?

-En parte ha sido este año cuando hemos podido poner en pie iniciativas que teníamos pensadas desde hace tiempo y que en 2016 no llegaron a visibilizarse. Una de las cuestiones centrales para que todo esto haya sido posible, desde las modificaciones de las funciones de preselección hasta el nuevo convenio firmado con las televisiones, tiene mucho que ver con esa concesión de participación, de que la Junta del COAC tiene que ser representativa de la realidad, y al final se ha demostrado que los acuerdos que se alcanzan son más satisfactorios para todas las partes y mucho más completos.

-Uno de los temas que siempre tenían sobre la mesa era el de las ninfas, que este año desaparecen. ¿Cree que la figura está tan desfasada?

-El relato del año pasado no se ha contado objetivamente. Digo esto porque nosotros ya propusimos su eliminación y fue la Federación de Peñas la que, haciendo uso de su mayoría legítima, aprobó que siguieran existiendo las ninfas. Pero creo que eso ha provocado que este año, ciudadanas y ciudadanos, sin filiación política, hayan decidido crear una plataforma en defensa de un carnaval igualitario, y la verdad es que era difícil decir que no a esa propuesta, que estaba muy bien cerrada, muy trabajada, que venía a poner encima de la mesa una trayectoria histórica de por qué teníamos ninfas, por qué dejaron de ser reinas y pasaron a ser diosas, y donde se demostraba que realmente el papel de las ninfas ha quedado vacío de contenido. De ahí la famosa frase del alcalde de las ninfas se han convertido en un elemento ornamental. Nosotros no creemos que el papel de la mujer en el carnaval sea ese, ya hay muchas mujeres en la fiesta, hay cada vez más autoras, artesanas, cantantes, maquilladoras, peluqueras, personas que participan activamente. Y ese sí creo yo que es el papel que debemos potenciar en nuestras niñas.

-¿Qué cambios no han podido completar y piensan que para el Carnaval 2018 sí que sería conveniente ponerlos sobre la mesa?

-Creo que hay muchos debates abiertos que hemos entendido que son importantes para la fiesta y que en las próximas reuniones del Patronato habrá que tratar.

-¿Por ejemplo?

-Pues sin ir más lejos el de la fecha fija del Carnaval. Creo que es un debate en el que debiera poder participar toda la ciudad.

-¿Contemplarían la posibilidad de hacer una votación popular?

-El debate se va a celebrar por supuesto en el seno de los órganos que ahora mismo son ejecutivos, pero si en esos órganos se decidiera abrir esa consulta no tendríamos ningún problema desde el Ayuntamiento de poner los medios necesarios al alcance de los ciudadanos. Pero creo que donde debe iniciarse ese debate es en estos órganos, gente que ya viene dándole vueltas a la cabeza a esta idea desde hace años.

-¿Y qué se ganaría fijando las fechas del Carnaval?

-Para mí sería positivo que podamos planificarlo todo más, tanto a nivel del Ayuntamiento como al de los visitantes y del propio pueblo de Cádiz. Yo, que vengo de familia de artesanos, recuerdo perfectamente que mi familia estaba comiendo polvorones y terminando a toda prisa los tipos porque el día 10 de enero empezaba el Falla. Entonces yo creo que es una medida positiva también para el sector turístico y que, tal y como han caído las fiestas este año, con el Día de Andalucía en martes de Carnaval, pues nos darían un plus.

-¿Por ahí situarían ustedes la fecha fija de la semana de fiesta?

-Es una buena fecha la que cae este año. Nos permite tener un margen entre Navidad y Carnaval, permite cambiar el chip del villancico a la copla y está bien para los adeptos que tiene nuestra fiesta lejos de la ciudad y que a veces ni siquiera saben cuando tienen que pedirse las vacaciones.

-A nivel de calle ¿tienen alguna novedad importante que se pueda adelantar?

-Bueno, este equipo de gobierno se siente orgulloso de recuperar este año la cabalgata del humor. Creo que es algo que se va a recuperar progresivamente, porque la cabalgata del humor no significa poner carrozas en la calle, sino poner encima de la mesa nuevamente la necesidad de que los colectivos, las familias, los grupos de amigos, recuperen el disfraz como seña de identidad del Carnaval de Cádiz, vuelvan a sacar esa picaresca, esa sátira, ese sentido crítico, y lo exhiban en un cortejo crítico.

-¿Y ese frente común contra el botellón cómo va?

-Pues hemos preparado una nueva campaña, que es un híbrido entre lo que hicimos el año pasado, y que vimos que funcionó, con alguna nueva idea. Bajo el eslogan que dice No des el cante con la bebida viene a poner encima de la mesa que lo que pretendemos que la gente busque en el Carnaval es el ingenio, la originalidad, la actitud crítica, el encanto que tiene ir paseando y encontrarse una copla distinta en cada esquina.

-¿Y la batalla de coplas? Además de celebrarse en el centro, ¿han pensado en trasladarla también a extramuros?

-Pues sí, aprovechando que el martes de Carnaval es fiesta queremos que la ciudad brille con una luz especial. No es un Martes de Carnaval cualquiera. Va a ser festivo y por eso creo que vamos a ser el centro de atención de mucha gente de Andalucía y por eso queremos que repercuta en toda la ciudad. Estamos preparando una Batalla de Coplas en la zona del Paseo Marítimo y habrá también carrusel de coros por el centro.

-¿Les preocupa que la fiesta gaditana asista a comportamientos machistas y de violencia de género como los que tristemente se han producido en los San Fermines por ejemplo?

-Pues sí. De hecho vamos a sacar una campaña contra la Violencia Machista en la Fiesta, porque pensamos que es necesario que las noticias que llenan nuestros telediarios de mujeres muertas día tras día nos impiden cerrar los ojos ante esta realidad que viven millones de mujeres, que desde que salen de casa hasta que vuelven están recibiendo comentarios, violencia en muchos casos, y que en época y en ocasiones de fiestas masivas, mezclado con el alcohol, se convierte en una bomba de relojería, como hemos visto en San Fermines o en otras fiestas. Hemos hecho un recopilatorio de distintos protocolos de actuación en diferentes ciudades y vamos a sacar una campaña con números de emergencias, con ideas que conciencien a la mujer de que la noche, la fiesta, la calle también nos pertenecen a nosotras y tenemos que sentirnos libres nosotras mismas. Porque un disfraz o una copa no puede ser excusa para poner en tela de juicio nuestra libertad.

-En cuanto a los conciertos, ¿han cerrado ya alguno?

-Tenemos algunos previstos, por ejemplo, el lunes de Carnaval actuará en San Antonio Abraham Mateo. Este año los conciertos del muelle sí que los hemos suprimido porque nos supusieron un coste elevado y no obtuvieron el resultado previsto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios