educación

Videojuegos para desarrollar el talento

  • Álvaro Leo, un estudiante de 17 años, ha participado en el Science BootCamp de la Universidad Miguel Hernández, un campamento para alumnos con un expediente excelente

Álvaro Leo trabaja con una de las cámaras para captar movimientos. Álvaro Leo trabaja con una de las cámaras para captar movimientos.

Álvaro Leo trabaja con una de las cámaras para captar movimientos.

El incentivo del talento es vital para que en un futuro una persona pueda desarrollar todo su potencial. El momento más crítico es cuando se acerca la etapa universitaria, ya que la decisión que se tome influirá en todo lo que venga después. Álvaro Leo es un estudiante gaditano de 17 años que acaba de finalizar 1º de Bachillerato con un magnífico expediente académico. Su currículo impoluto le ha permitido participar la pasada semana en el Science BootCamp 2017, un campamento científico que organiza la Universidad Miguel Hernández, de Elche (Alicante), en el que 16 estudiantes de 4º de ESO y 1º de Bachillerato con expedientes excelentes -entre el 9,8 y el 10- han compartido vivencias y han estado en contacto con la ciencia y la tecnología.

En esta edición, este campamento científico ha tenido el lema Game Computing. En él, los jóvenes han aprendido programación, teniendo como reto la creación y el desarrollo de un videojuego básico.

16 jóvenes de toda España con currículos impolutos han aprendido programaciónHa desarrollado un juego básico a partir de la captación de movimientos

Álvaro, que quiere estudiar el Grado en Medicina, explica sobre la experiencia que "me presenté porque me lo dijo mi director. Yo quería aprender cosas nuevas que estén por la parte de la ciencia, pero una parte diferente a lo que yo quiero para obtener más conocimiento porque nunca está de más aprender. Es una oportunidad para conocer a gente y aprender cosas que en el día a día es complicado porque no tenemos recursos".

Este curso se ha dividido en una parte teórica en la que los alumnos han aprendido unas nociones básicas de programación para después poder llevarlas a la práctica con la creación de un videojuego. Para ello, han utilizado cámaras Kinect de la videoconsola Xbox y el programa Scratch. Sobre la metodología de trabajo para la elaboración del proyecto final en grupos de cuatro personas, cuenta Álvaro que "nosotros nos ponemos delante de la cámara y realizamos una serie de movimientos que los captamos. Una vez captados los movimientos, los relacionamos con la función que queremos que haga el muñeco en el videojuego. Así, con el programa vamos dándole poco a poco diferentes funciones con los movimientos para conseguir el videojuego".

Pero para poder darle vida a una idea, además del apartado técnico también hace falta desarrollar la parte creativa. La historia con la que ha trabajado el equipo en el que se ha integrado Álvaro ha sido la lucha entre un dragón y caballero. "El dragón lo que hace es lanzar bolas de fuego aleatoriamente y, entonces, con los movimientos que le transmites al caballero, que ya hemos programado, tienes que esquivar las bolas de fuego y si no lo haces vas bajando puntos. Es la base de los videojuegos a los que jugamos todos los días", comenta Álvaro.

Además de la creación de este videojuego, los 16 estudiantes que han participado en el Science BootCamp 2017 también han tenido la oportunidad de conocer de primera mano algunos proyectos de emprendimiento con base tecnológica. Entre ellos, destaca Álvaro la visita "a una empresa que se dedica a la construcción de cohetes pequeños que lo que quieren conseguir es poder mandar cargas pequeñas para reabastecer satélites y naves en funcionamiento, como un servicio de mensajería en el espacio".

A pesar de que lo normal es dedicar las vacaciones a descansar y a disfrutar, Álvaro afirma que "no me arrepiento para nada" de haber participado en este campamento científico por haberle permitido "hacer algo diferente de lo habitual, ya que, al fin y al cabo, obtener más conocimientos cuenta para el currículo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios