'Jaque' a la magna mariana

  • El Ayuntamiento mantiene su rechazo a la presencia de los mulos y las cofradías se reunirán hoy

Una pareja de mulos tiran de la carreta del Rocío de Cádiz para cruzar las puertas de Tierra camino de Almonte. Una pareja de mulos tiran de la carreta del Rocío de Cádiz para cruzar las puertas de Tierra camino de Almonte.

Una pareja de mulos tiran de la carreta del Rocío de Cádiz para cruzar las puertas de Tierra camino de Almonte. / Jesús Marín

Comentarios 21

La organización de la procesión magna mariana del próximo 24 de junio recibió ayer un duro golpe. El Ayuntamiento había adelantado hace unos días (como adelantó este periódico) sus reticencias a la presencia de una pareja de mulos tirando de la carreta con el Simpecado del Rocío en esa procesión; y en la mañana de ayer adoptó una postura definitiva: si hay mulos en la magna retira su colaboración. Así se lo trasladó el alcalde, José María González, al presidente del Consejo, Martín José García, durante el encuentro que mantuvieron al mediodía precisamente para ultimar detalles de la organización de este evento del 24 de junio y de otros de los que se van a desarrollar con motivo del 150 aniversario de la proclamación de la Virgen del Rosario como Patrona de la ciudad.

El Ayuntamiento entiende que en base a la nueva ordenanza de animales, no puede colaborar con actos en los que se utilicen animales. Y por tanto aunque la ordenanza permite la salida de los mulos que tiran de la carreta del Rocío (que de hecho ya saldrán el próximo martes 30 de mayo en la peregrinación de la hermandad hacia Almonte), el alcalde comunicó que si están presentes en las calles de la ciudad el día 24 no habrá colaboración municipal con este acto.

Conviene recordar en este punto que ya el hermano mayor del Rocío, Manuel García, manifestaba ayer en las páginas de este periódico que si no era en la carreta tirada por mulos el Simpecado no estaría en la magna mariana, rechazando la posibilidad de que fuera portado por un hermano de la corporación.

Ante esta situación inesperada que acabó por confirmarse ayer, el Consejo de Hermandades ha convocado para esta tarde una reunión con carácter de urgencia a la que asistirán los miembros de la comisión organizadora de los actos del 150 aniversario de la Patrona así como los representantes de las once hermandades que habían confirmado su participación en la procesión magna.

En este encuentro, se analizará la situación en la que se encuentra el desarrollo de este acto extraordinario y se tomarán decisiones al respecto.

Es en este punto, precisamente, donde la celebración de la magna queda en el aire. Y es que una de las opciones que se pueden plantear esta tarde es que este acto sea suspendido por parte de las cofradías participantes, si éstas entienden que el Rocío no contraviene ninguna norma al procesionar con mulos y al mismo tiempo consideran que la retirada de la colaboración municipal impide el desarrollo de la procesión.Otra opción sería que la hermandad rociera finalmente rechace su participación en la magna, afectando de lleno a un desfile que se proponía incluir un máximo de quince pasos y que se quedaría solamente en once. Y una tercera opción -a priori- que puede plantearse esta tarde es que la magna se celebre conforme a lo previsto, prescindiendo de esa colaboración municipal.

¿En qué consiste la colaboración? Según trasladaban ayer fuentes del Consejo, la implicación del Ayuntamiento en el acto del 24 de junio incluye una amplia lista de cuestiones que precisamente en la reunión de ayer fueron saliendo adelante: instalación de una plataforma en la plaza de San Antonio sobre la que se situaría el paso de la Virgen del Rosario, colocación de las vallas en la carrera oficial, colocación de las pasarelas en los cruces de esa carrera oficial, contratación de personal de seguridad privada para la vigilancia de esos cruces, desmontaje de todas las farolas del interior de la plaza de San Antonio, retirada de una cabina telefónica que hay en la plaza del Palillero, poda de árboles que dificultan el paso de cofradías en algunos tramos que habitualmente no se utilizan en Semana Santa, retirada de obstáculos varios (mobiliario urbano, principalmente), dispositivo sanitario con presencia de tres ambulancias, apertura del Centro Integral de la Mujer como 'base de operaciones' para coordinar el desarrollo de la procesión... "Básicamente, la implicación del Ayuntamiento se limitaría al personal de Protección Civil", concluían las fuentes consultadas del Consejo.La magna, por tanto, está en jaque. Y habrá que esperar, de momento, a la decisión que sobre este acto del 24 de junio -para el que se espera la llegada masiva de visitantes- puedan tomar las cofradías. "Estábamos muy ilusionados con todo esto, pero lo de hoy nos produce un desasosiego grande", lamentaba ayer Martín José García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios