Excedentes de Astilleros secuestran un autobús urbano

El autobús, con trabajadores a bordo, recorrió varios kilómetros por la ciudad. El autobús, con trabajadores a bordo, recorrió varios kilómetros por la ciudad.

El autobús, con trabajadores a bordo, recorrió varios kilómetros por la ciudad. / archivo diario de Cádiz

XCEDENTES de astilleros de Cádiz secuestraron ayer por la mañana un autobús de la línea 3 que realiza el trayecto entre la plaza de España y la Barriada de la Paz. Los trabajadores, en número superior a los cincuenta, subieron al autobús en la última parada y colocaron unas pancartas con sus reivindicaciones.

A continuación obligaron al conductor a desviarse de su recorrido habitual para dirigirse hacia los Astilleros, Diputación Provincial, Ayuntamiento y Gobierno Civil. Disturbios en Puerto Real. Tres detenidos y cinco policías heridos es el balance de los disturbios ocurridos en Puerto Real al finalizar una asamblea de astilleros. Previamente los manifestantes habían cortado la N-IV a la altura de El Cartabón durante media hora. Fuentes de estos excedentes que participaron en los hechos manifestaron a este periódico que la toma del autobús se decidió en una asamblea al conocer que otros trabajadores en su misma circunstancia tenían previsto movilizarse ayer en distintas ciudades españolas.

Asimismo, en la factoría de Matagorda varios directivos fueron retenidos varias horas. Ayer no se trabajó en la factoría de Matagorda hasta que fueron puestos en libertad las cuatro personas detenidas durante los disturbios ocurridos en Puerto Real el pasado jueves. Los trabajadores decidieron en asamblea hacer un paro y no salir de la factoría hasta que el juez pusiera en libertad a sus compañeros detenidos. A las dos y media de la tarde, hora de salida, el comité de empresa habilitó unos controles para impedir la salida de la factoría. Los directivos tuvieron que permanecer retenidos en las oficinas durante varias horas. Finalmente, sobre las cuatro y media, se conoció que el juez había puesto en libertad a los detenidos. Los obreros del turno de la mañana abandonaron la factoría y los del turno de la tarde comenzaron sus trabajos. A las siete y media de la tarde quedó normalizado el trabajo. Durante todo el día la policía se mantuvo a la expectativa, sin intervenir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios