Vecinos de Sanlúcar se quedan un alijo tras apedrear un helicóptero de Aduanas

Familias de la zona de Bonanza, con mujeres y niños incluidos, acorralan a un agente de Vigilancia Aduanera en pleno día y se llevan entre 70 y 80 fardos de una neumática interceptada en la playa

M.M.F./F.S.Z. / Cádiz | Actualizado 01.12.2012 - 05:01
Share
"Una cosa como esta no la he visto en mi vida", decía ayer a este periódico Santiago Villalba, experimentado jefe de Vigilancia Aduanera en Cádiz, para describir los hechos ocurridos el pasado miércoles por la tarde en la playa del poblado marinero de Bonanza, donde el estuario del Guadalquivir empieza a convertirse en puro río, más allá de Sanlúcar. Un numeroso grupo de personas, familias con mujeres y niños incluidos, acorralaron y amenazaron a un agente de Vigilancia, de los conocidos como 'observadores', cuando este había bajado a hacerse cargo de un alijo de hachís, y se llevaron todo el cargamento, entre 70 y 80 fardos, unos 2.000 kilos de droga.

Los hechos ocurrieron a eso de las ocho de la tarde. Un helicóptero del Servicio estaba haciendo un seguimiento de una lancha sospechosa que estaba transbordando bultos a otra más pequeña en la zona, y observó que salía gente de la playa a hacer el alijo. Al posarse el aparato, los narcotraficantes salieron huyendo. El observador saltó a tierra para hacerse cargo de la droga mientras se daba aviso al personal de Vigilancia Aduanera de la zona para que acudieran, así como a la Guardia Civil.

Enseguida, el agente en tierra vio que empezó a llegar mucha gente de la barriada con intención de apropiarse de los fardos de hachís. En principio, eran unas cincuenta personas, pero el grupo fue aumentando hasta rondar el centenar, y entre ellos había incluso menores, de una edad que los agentes calcularon que rondaban "los once o doce años de edad", según las fuentes de Vigilancia Aduanera. Estas confirmaron que hubo intentos serios de agresión al observador, que aguantó el tiempo que pudo, haciendo incluso el ademán de echar mano a su arma. Al mismo tiempo, de entre el grupo, algunos lanzaron piedras y otros objetos contra el helicóptero que permanecía vigilando la zona. Desde él, se avisó a fuerzas de la Policía Nacional, la Guardia Civil e incluso la Policía Local para que acudieran en auxilio de los agentes.

Ante el cariz que estaban tomando los hechos, los pilotos rescataron al observador "que corrió serio peligro", y juntos despegaron incluso con las puertas del aparato abiertas, ante la amenaza de que sufriera una avería seria por los ataques. El helicóptero tomó de nuevo tierra a unos 400 metros de allí y enseguida volvieron para intentar al menos acosar con vuelo rasante a los vecinos que se estaban apoderando del hachís. Entonces se repitieron las escenas de insultos y ataques en los que participaron todos los presentes. Villalba describía ayer esta escena como un "maremágnum de gente que llenaron la playa". "Al parecer, habían bajado familias enteras", concluyó.

Después de eso, al poco tiempo llegaron los refuerzos pedidos, pero la droga ya había desaparecido. Agentes de la Policía Nacional que rastrearon la zona detuvieron a un hombre que estaba en posesión de un fardo. Pero eso fue todo. "Lo mejor fue que no hubo que lamentar daños ni personales ni en los medios aéreos", dijo ayer Villalba, quien se mostró convencido de que la retirada fue la mejor decisión ("realmente temimos por la vida del observador"), y no era aconsejable enfrentarse a una multitud en la que había niños. "Allí cogió fardos todo el mundo", dice Villalba. "No sé cómo calificar esto. Supongo que la gente está muy desesperada. Hemos vivido hechos de la misma naturaleza, pero ni siquiera remotamente parecidos, hace años, por ejemplo, en el Campo de Gibraltar. Era por asuntos de contrabando de tabaco, y había barriadas en las que no se podía casi entrar".

Lo peor eran los significativos comentarios que algunos agentes oían al día siguiente en su trabajo de investigación por la zona de Bonanza: "Este año seguro que tengo para los reyes de mi niño".
90 comentarios
  • 90 Maria 03.12.2012, 20:30

    Es normal que pase esto con esta crisis.

  • 89 alejo alberdi 03.12.2012, 17:29
    http://narcoguerrilla.blogspot.com

    Para que luego desaparezca de los depósitos policiales, mejor que se lo reparta la gente

  • 88 antonio 02.12.2012, 17:06

    Sin duda este es un caso para los agentes Mortadelo y Filemón.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Pie de foto

Una hemeroteca interactiva de 2013

La web de 'Diario de Cádiz' te ofrece un completo repaso a estos 12 meses Las noticias más relevantes de la edición impresa y las más leídas del portal conforman este calendario


Visita en imágenes al penal portuense, una prisión en la que la mitad de los reclusos cumple pena en módulos de respeto

Un paseo gráfico por la historia del astillero de Puerto Real, recogida en el desconocido centro cultural ubicado junto al dique de Matagorda