La dieta perfecta para sobrevivir mejor a la alergia primaveral

La liberación y condensación de polen en el aire en esta época dificulta la rutina a muchas personas

El polen del olivo alcanza niveles altos en toda Andalucía, excepto en Cádiz y Almería

Los tipos de alergias más raros y extraños

La alimentación, una manera de superar la alergia primaveral
La alimentación, una manera de superar la alergia primaveral / D.C.

El comienzo de la primavera no solo viene acompañado del buen tiempo. Con la naturaleza en plena agitación, el nivel de polen en el aire es mucho mayor, lo que supone para una gran cantidad de gente el comienzo de una época de estornudos, picor en los ojos o en la nariz, tos o dolores de cabeza, entre otros síntomas. En España son más de 8 millones de personas las que sufren alergia primaveral, además, se prevé que en dos décadas la cifra aumente hasta tal punto que la mitad de la población occidental será alérgica, según los datos que proporciona noVadiet.

Cuando una persona alérgica inhala polen, el sistema inmunológico lo percibe como una amenaza y desencadena una respuesta de forma inmediata. Esto puede suponer un gran problema para las personas que la padezcan, hasta el punto de llegar a necesitar medicación para ello. La principal causa de esta alergia estacional es precisamente el polen que se libera durante dicha época del año, esta puede provocar síntomas tales como:

  • Estornudos frecuentes, que es el signo más característico de dicha alergia, producido por la irritación de la mucosa nasal.
  • Picazón en la nariz, garganta y ojos que puede ser producida por una exposición prolongada al polen.
  • Congestión nasal debido a la inflamación de los tejidos nasales, esto puede complicar la respiración y provocar una sensación de presión en las fosas nasales.
  • Tos y goteo nasal. Ambas son tremendamente características en el padecimiento de alergia, la primera causada por irritación en la garganta, mientras la segunda la causa la irritación de las mucosas nasales.
  • Irritación en los ojos, que puede provocar enrojecimiento y picazón en los mismos.
  • Dolor de cabeza y fatiga. Una consecuencia de la congestión nasal y la otra, en caso de que la alergia sea persistente, puede llegar a ocasionar cansancio general.

Por supuesto, cada persona puede tener alergias específicas y factores tales como la ubicación geográfica, la concentración de polen o condiciones climáticas que puedan alterar o influir la gravedad de los síntomas que estos puedan tener. Sin embargo, desde noVadiet apuntan que existen alimentos y complementos que pueden ayudar a reducir los síntomas, pudiendo proporcionar cierto alivio.

Cómo aliviar la alergia primaveral con la alimentación

  • Alimentos que sean una fuente de quercetina, pues esta tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Alimentos como manzanas, cebollas, el brócoli o el té verde son una fuente de esto, aunque también se puede consumir como complemento alimenticio.
  • Grosellero negro (conocido como zarzaparrilla negra). El extracto de este reduce la inflamación y mejora los síntomas de inflamación e hinchazón de la membrana mucosa de la nariz. Se puede consumir solo, en infusión o como complemento.
  • Vitamina D. Esta tiene un papel importante en la regulación del sistema inmunológico y ayuda a reducir la incidencia y gravedad de las alergias. La exposición al sol es la forma más conocida de obtener esta vitamina, sin embargo, también se encuentra en ciertos pescados grasos (trucha, salmón, atún, caballa) o yema de huevo. Si es necesario también puede tomarse en complemento.
  • Manganeso. Este mineral ejerce un papel crucial en la función inmunológica, además de mejorar las mucosas. Una fuente de manganeso pueden ser las nueces, las semillas, vegetales de hoja verde y té.
  • Ácidos grasos Omega-3. Presente en pescados como atún, salmón, caballa o alimentos como nueces, chía o lino tienen propiedades antiinflamatorias.
  • El jengibre. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes y su consumo puede ser fresco, a través de infusión o como complemento.
  • La cúrcuma, que tiene componentes antiinflamatorios. Puede consumirse de forma muy variada, en sopa, arroces, pastas, salsas, legumbres, ensaladas, pescados, legumbres, verduras o como complemento.
  • Ajo. Este tiene compuestos que tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a mejorar las capacidades inmunológicas del cuerpo. Se puede agregar ajo fresco a las comidas o tomar complementos de ajo negro fermentados.
  • Cítricos como naranjas, pomelos, limones, mandarinas o limas, que contienen propiedades antioxidantes y ayudan a reducir la inflamación.

Además de la alimentación, los expertos de noVadiet ofrecen más propuestas sobre cómo combatir los síntomas de la alergia primaveral. Estas están enfocadas al comportamiento individual de cada uno, aunque al igual que la alimentación, no suponen una solución contra los síntomas, también pueden ayudar a prevenirlos:

  • Evitar una exposición prolongada al polen. Especialmente los días más secos y ventosos, donde la concentración de polen es aún más alta. En viviendas o coches, intentar mantener la ventanilla cerrada en estos días y a poder ser, usar un aire acondicionado que contenga filtros frente al polen.
  • Uso de gafas de sol y gorra para evitar el contacto del polen con los ojos y prevenir la irritación ocular o que este pueda quedarse en el pelo.
  • Ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa para eliminar el polen que pueda haberse quedado impregnado en esta.
  • Aplicar compresas frías en los ojos en caso de irritación o picazón en los mismos. Esto aliviará la incomodidad y puede reducir el picor.
  • En caso de que los síntomas sean graves o interfieran de forma seria en la calidad de vida de la persona, es conveniente consultar un alergólogo que ofrezca un tratamiento a seguir como puede ser el uso de antihistamínicos, descongestionantes o aerosoles nasales para controlar los síntomas de una forma más efectiva.