La Tribuna Cofrade Piedad en la Catedral

  • El Consejo mantiene el acto penitencial del primer lunes de Cuaresma, que presidirá el Crucificado del Martes Santo

  • El Consejo de Hermandades es el más antiguo de Andalucía

El misterio de Piedad, en el interior de la Catedral El misterio de Piedad, en el interior de la Catedral

El misterio de Piedad, en el interior de la Catedral / D.C.

Será radicalmente distinto al de los años anteriores, pero habrá primer lunes de Cuaresma; las calles estarán desiertas, pero el punto de encuentro volverá a ser el interior de la Catedral. No habrá movimiento de personas, ni parihuelas, ni nubes de incienso por la girola; pero el rezo de las catorce estaciones subirá por la piedra para retumbar por encima de las redes. El vía crucis de las cofradías sigue adelante. Y el Cristo de la Piedad estará presidiendo el acto.

El Consejo de Hermandades va a ganar -a priori- el primer match ball a la Cuaresma del coronavirus. Y atendiendo a las recomendaciones sanitarias, a los decretos que impiden culto en la vía pública, y a las peticiones de que antes de las ocho de la tarde se acaben las misas y celebraciones religiosas, va a mantener el vía crucis del primer lunes, aquel con el que la ciudad habitualmente abre las puertas a una Cuaresma después de cinco días en el que la penitencia queda silenciada entre tanta copla y disfraz.

El vía crucis de 2021 va a ser muy diferente a los anteriores. Desde tiempos del recordado Evelio Ingunza, cuando el rezo de las estaciones se quitó de las calles para introducirse en las naves de la Catedral, no había cambiado tanto este acto común de las hermandades. A falta de concretar todos los detalles, el vía crucis vendrá plagado de novedades: no habrá traslado previo de ninguna imagen a la Catedral, ya que el Crucificado del Martes Santo va a ser llevado de manera privada sin más anuncio ni acompañamiento en esos pocos metros que separan Santiago del primer templo diocesano; no habrá recorrido interior con catorce paradas, ya que la imagen presidirá el acto en el altar mayor y los asistentes (algo más de 200 personas, máximo aforo que permite la Catedral) permanecerán todo el tiempo en sus asientos; ni habrá noche cerrada, porque el acto será adelantado en su horario para facilitar el regreso a los domicilios antes de esas ocho de la tarde sugerida por la Junta de Andalucía.

La presencia de las cofradías en la Catedral el día 22 de febrero va a servir, además, para tener muy presente la pandemia y seguir elevando súplicas por su fin. El coronavirus estará muy presente en el ejercicio de este año, como no podía ser de otra manera. Un virus que va a marcar lo que la ciudad viva a partir del próximo miércoles, con una ceniza que no se impondrá en las cabezas sino que caerá sobre ellas; en una Cuaresma que tendrá que reinventarse y adaptarse a las circunstancias.

La Cuaresma

El Señor del Milagro, en el interior de Santo Domingo. El Señor del Milagro, en el interior de Santo Domingo.

El Señor del Milagro, en el interior de Santo Domingo.

Siguen dando a conocer las cofradías la programación extraordinaria que van a desarrollar estas próximas semanas para adaptarse a la Cuaresma del coronavirus, sin procesiones, sin cultos en la calle, sin noches de montaje, sin cultos al caer la tarde… Se anuncian veneraciones extraordinarias, y se preparan llamativos montajes donde podrán verse algunos de los misterios que habitualmente se ven procesionar sin la altura que dan los pasos procesionales, lo cual puede llamar mucho la atención. En tres días, con responsabilidad y con todo tipo de límites y dificultades, estallarán un año más las emociones y los sentimientos.

El horario

Será uno de los hándicaps o dudas que plantea la Cuaresma de este año. Adelantar los cultos para permitir que la gente regrese a sus domicilios antes de las ocho de la tarde, como ha pedido la Junta de Andalucía con el apoyo del obispo diocesano, genera la incertidumbre de saber qué respuesta entre los hermanos de las diferentes corporaciones que vayan celebrando sus cultos, empezando el miércoles por La Cena.

Estrenos

Detalle de la toca para la Virgen del Buen Fin que va a estrenar Sentencia Detalle de la toca para la Virgen del Buen Fin que va a estrenar Sentencia

Detalle de la toca para la Virgen del Buen Fin que va a estrenar Sentencia

Los que pese a la pandemia y pese a la suspensión de la Semana Santa por segundo año consecutivo siguen anunciando las hermandades. Varios van a poder contemplarse en estas próximas semanas, algunos de ellos de enorme calado, lo que refleja el enorme esfuerzo que están haciendo las cofradías y sus hermanos por seguir conservando y mejorando el patrimonio, al mismo tiempo que mantiene la actividad de tantos talleres y artesanos en medio de esta importante crisis.

El Consejo

La celebración el centenario de la Agrupación de Cofradías de Málaga (con un ambicioso y atractivo programa de actos que se ha visto afectado de lleno por la pandemia) ha servido para poner de manifiesto que el Consejo de Cofradías gaditano es el más antiguo de Andalucía, y por tanto muy probablemente de España. Málaga venía presumiendo con su centenario de ser el más longevo, pero el de Cádiz se remonta al año 1892. Es decir, que le saca 29 años de ventaja a Málaga. Una curiosidad que sigue poniendo en valor la importancia que la ciudad tiene en materia cofrade y ha dado históricamente a sus hermandades.

EL DETALLE. Las vallas de la nostalgia

Vallas del Punto Covid habilitado en el patio de la Casa del Niño Jesús, en las Puertas de Tierra. Vallas del Punto Covid habilitado en el patio de la Casa del Niño Jesús, en las Puertas de Tierra.

Vallas del Punto Covid habilitado en el patio de la Casa del Niño Jesús, en las Puertas de Tierra. / Lourdes de Vicente

Pasar estos días por la Casa del Niño Jesús es un duro golpe a la nostalgia; una patada en todos los bajos del alma de cofrade. Uno cruza tan tranquilo las Puertas de Tierra, mira a su izquierda y se le acelera el corazón al ver esas vallas rojas dispuestas una al lado de la otra, como si de la calle Nueva se tratara, como si en cualquier momento fuera a salir de una de las bóvedas de piedra ostionera una cruz de guía acompañada de dos faroles. Esas vallas rojas que señalan el camino del punto Covid piden una hilera de sillas de tijera a su vera, huelen a pirulí de la Habana, suenan a tambor marcando el camino con el izquierdo por delante. Y es que en estos días sin incienso en las calles, sin vía crucis cruzando las noches de los viernes y sin procesiones, las vallas rojas del patio de la Casa del Niño Jesús es lo más parecido a Semana Santa. Nostalgia pura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios