educación

Actividad física y convivencia entre institutos isleños

  • El Iberoamericano acoge las pruebas de atletismo de la segunda jornada de las Olimpiadas promovidas por el instituto La Bahía

El sol aprieta pero los jóvenes no desfallecen: quedan varias pruebas y quieren dar todo lo mejor para dejar en buen lugar a su instituto. Al final de la jornada se conocerán los ganadores, aunque después de esta cita, que ha permitido convivir -uno de los objetivos del evento- a los alumnos de distintos centros educativos de San Fernando, todos salen ganando por la experiencia que ayer se cerraba en el Estadio Iberoamericano.

"Es el primer año y el resultado es muy positivo", comenta satisfecho Jaime Sánchez, profesor de Educación Física del instituto La Bahía y promotor de esta iniciativa, las I Olimpiadas entre centros educativos públicos, que ha reunido en dos jornadas a los institutos públicos de San Fernando en torno a la actividad física. "Siempre he intentado en otros sitios donde he estado realizar alguna actividad física en la que participaran otros centros, porque hay pocas propuestas de este tipo", detalla el docente sobre esta idea, que planteó a otros compañeros y al propio instituto y para la que presentó un proyecto en el Patronato Municipal de Deportes que fue aceptado por el apoyo que siempre se da a este tipo de acciones que permiten desarrollar valores del deprote, como la superación, el cmpañerismo, el sacrificio o el respeto al adversario.

La organización era compleja por la preparación del material o la búsqueda de los árbitros de los juegos del primer día y de los jueces de las pruebas de atletismo del segundo -alumnos de su instituto, también-. A pesar de ello, una vez terminada, Sánchez destaca la experiencia. "Ya están preguntando por el próximo año", se ríe. Tampoco ha sido fácil lidiar con tantos jóvenes juntos -en torno a 800 chicos y chicas de primero de Secundaria a segundo de Bachillerato-, pero también se ha superado la prueba.

Con micrófono en mano durante toda la mañana de ayer Jaime iba avisando a los distintos grupos que competían, colocándolos en las calles y en las posiciones en algunas de las pruebas. Bahía Sur fue escenario, en ese sentido, de carreras de velocidad, resistencia y de relevos; de saltos de altura y de longitud y de lanzamientos de peso. Se hacían por categoría -infantil, cadete y juvenil- y por género: chicos por un lado, chicas por otro. Esta última distinción, de hecho, se evitó conscientemente en la primera jornada, cuando se propusieron deportes alternativos, "desconocidos" en los que no era necesaria esa separación y se crearon equipos mixtos. "Todos partían de un nivel cero", expone el responsable de la iniciativa ante el hecho de que el pinfuvote (que mezcla las reglas del ping pong, el voleibol, el fútbol y el tenis), el balón prisionero, el futbeisbol y el frisbee no son deportes convencionales.

Las Olimpiadas han servido además para premiar a los alumnos que durante el curso se han esforzado y se han implicado más en la asignatura. Los esfuerzos de Jaime Sánchez estarán ahora en repetir la experiencia en los próximos cursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios