INDUSTRIA

Pesar en el metal tras un accidente que recuerda la peligrosidad del sector

  • Los trabajadores del astillero de Puerto Real han guardado cinco minutos de silencio tras decretarse dos días de luto y parar la actividad en todos los centros de Navantia en la Bahía

Representantes de los comités de empresa de Navantia en la Bahía de Cádiz

Representantes de los comités de empresa de Navantia en la Bahía de Cádiz / C.P. (Puerto Real)

La muerte de un trabajador de la industria auxiliar de Navantia en el astillero de Puerto Real ha provocado un hondo pesar en todo el sector del metal de la Bahía de Cádiz. A primera hora de este martes, los trabajadores del astillero puertorrealeño se concentraban en una asamblea en la que se guardaron cinco minutos de silencio.

La asamblea ha sido de silencio absoluto”, ha explicado el portavoz del comité de empresa de Navantia Puerto Real, José Ángel Souto. Ni tan siquiera se han analizado las causas del accidente, algo que el comité dice que realizará cuando sea oportuno. “Solo se ha contado el hecho acaecido y ya todo el mundo es consciente de lo que ha pasado. Ahora lo que hay que estar es al lado de la familia, apoyándola en todo momento y transmitiendo las condolencias del comité que son las de todos los trabajadores del metal de la provincia”.

El pésame del comité se ha trasladado también de forma particular al hermano del trabajador fallecido que forma parte de la plantilla de Navantia. “Aquí todos somos una familia. La plantilla de Navantia y la industria auxiliar, por lo que el pesar es compartido por todos”, dijo Souto.

El portavoz de los trabajadores del astillero, arropado por miembros los comités de los astilleros de la Bahía, ha reconocido este martes que, hechos como este, “que nadie desea porque detrás de cada accidente esta la vida de una persona y el dolor de una familia”, te pone “los pies en el suelo y te recuerda que es una industria de mucha peligrosidad”.

Por ello, insiste en que “cuando los comités exigen que se cumplan los horarios y todas las cuestiones de seguridad no lo decimos por decir, sino porque, a veces, hay consecuencias como esta”, apuntó Souto, aclarando también que “no queremos decir que en este caso haya habido ninguna negligencia porque no lo sabemos. Desconocemos las causas con exactitud y habrá que investigarlo”.

El trabajador fallecido, un empleado “con muchísima experiencia en el sector” es uno de los operarios habituales en la reparación de cruceros en el astillero de Cádiz, que realizaba la faena en Puerto Real debido al traslado de la carga de trabajo a la factoría de la Villa.

 “Cualquier accidente nos duele a todos. Trabajamos codo con codo y estos incidentes suelen ser producto de muchas circunstancias, pero no sabemos cómo ni por qué ha ocurrido”, manifestó el presidente del comité de empresa de Navantia Cádiz, José Antonio Bolaños

“Esta industria está sometida a mucha peligrosidad y muchas presiones por el propio trabajo y sus condiciones. Esperemos que de cara a futuro se minimicen todos los riesgos que hayan podido darse en este accidente”, finalizó Bolaños.

Tras la asamblea de trabajadores, el astillero de Puerto Real se quedó completamente paralizado. Los trabajos en el Carnival Breeze, así como en el resto de proyectos que la industria auxiliar tiene en cartera en Navantia Puerto Real no se retomarán hasta el jueves. Lo mismo ocurre en el astillero gaditano y en el de San Fernando.

Aunque los accidentes laborales en el sector del metal son relativamente frecuentes, el último con consecuencias fatales dentro de un astillero se produjo en octubre de 2019. Entonces, un hombre de 39 años, también vecino de Puerto Real, perdía la vida en los astilleros de Navantia-San Fernando mientras trabajaba en uno de los bloques de las corbetas que se construyen para la Marina saudí. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios