Cádiz - Barcelona El club anuncia duras medidas contra los más de 700 abonados que intentan revender sus entradas

Cultura

La provincia apuesta por la música clásica con dos festivales en agosto

  • El Festival Internacional Al-Kalat y el de Música Barroca se celebran la semana que viene La agrupación The Soloists of London será la gran protagonista de sendas citas culturales

A pesar de la difícil situación que atraviesa el sector cultural, la provincia de Cádiz cuenta con dos citas que ya se han consolidado como ineludibles en la provincia: el Festival Internacional de Música Al-Kalat, en Alcalá de los Gazules (que llega a su XI edición los días 13, 14 y 15) y el Festival Internacional de Música Barroca de Zahara de los Atunes (que celebra su segundo año los días 11, 12, 13 y 14 de agosto).

"El festival Al-Kalat sobrevive manteniendo una apuesta novedosa y arriesgada para el fomento de la cultura", ha explicado ayer Salvador Puerto, diputado delegado de Cultura en la Diputación de Cádiz, durante la presentación de esta cita musical que contará con una Gala Flamenca y la presencia del cantaor Enrique Afanador (jueves día 13, a las 22.00 horas, en el Escenario Plaza Alta), una Gala de cine a cargo de la Joven Orquesta Sinfónica de Algeciras (viernes día 14, a las 22.00 horas, en el Escenario SAFA), con "un repertorio dirigido al público en general, un repaso a bandas sonoras históricas de todo el mundo", y una Gala Clásica, "una noche romántica", con The Soloists of London (sábado día 15, a las 22.00 horas, también en el escenario SAFA).

Un evento de gran "calidad musical" con nombres consolidados y emergentes de la música clásica y el flamenco". El director del festival, Matthew Coman, ha recalcado que este tipo de propuestas "tiene importancia porque con la crisis económica la cultura ha sufrido mucho más que otros sectores. No son sólo tres días en agosto, sino que esta actividad ha creado empleo en el pueblo, sobre todo gracias a los visitantes extranjeros".

Coman espera también que "los nuevos gobiernos sigan apoyando la cultura, que tiene gran importancia para la provincia" y un gran impacto económico. Por esta razón, "Al-Kalat tiene que seguir conmigo o sin mí porque es un festival del pueblo y es fácil olvidarse de la cultura cuando no hay propuestas", ha afirmado.

La segunda de las citas con la música clásica se desarrollará en Zahara de los Atunes, que a partir de las 21.45 horas en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora del Carmen acoge cuatro conciertos, también a cargo de The Soloists of London: Las cuatro estaciones de Vivaldi (día 11), La nobleza de Bach (día 12), La exuberancia de Italia (día 13) y El esplendor del norte (día 14). Conciertos temáticos que se amplían este año a una noche más. Las entradas cuestan 15 euros para los adultos y 7 euros para los niños.

Para Coman, también director artístico de este festival, existen algunos problemas para el asentamiento de la música clásica en la provincia. Por una parte "no hay una orquesta profesional estable, Cádiz es la única provincia de Andalucía que no la tiene", lamenta. Y por el otro "la falta de fondos y ayudas" desde las administraciones. El músico opina que el verano es una época propicia para este tipo de iniciativas debido a que "aumenta bestialmente el turismo en la provincia", tanto nacional como internacional, aunque, en su opinión, aquí "falta una visión a medio plazo, marketing, no se publicitan bien" estos eventos. Coman dice que "hay demanda, pero porque no hay tampoco mucha competencia" en la música clásica. Existe, no obstante, "un público que busca algo diferente, una cultura más alta. Tenemos más de 1.000 personas registradas en nuestra base de datos", admite.

De los conciertos previstos no se decanta por ninguno porque "todos son buenos", sea cual sea el tipo. "Yo no sé nada de flamenco, pero sí detecto cuando algo es de calidad, como la comida o el vino", comenta.

Uno de los caballos de batalla de este británico asentado en la ciudad de Cádiz pasa por "tener una orquesta un poco más fija, que pueda tocar música sinfónica o de cámara una o dos veces cada mes en espacios como el Gran Teatro Falla o el Palacio de Congresos. Lo importante es que exista una programación y que la gente sepa que no son conciertos sueltos sino que hay una continuidad durante todo el año", explica.

De su tierra de acogida y por la que apuesta, destaca la "cultura del flamenco, las tradiciones que se transmiten, la vida en la calle y la cercanía de su gente. Creo que es una zona importante para la vida en familia", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios