Concierto Ópera de Magallanes Magallanes, no hay rosas sin espinas

Concierto de la ópera de Magallanes en Sanlúcar Concierto de la ópera de Magallanes en Sanlúcar

Concierto de la ópera de Magallanes en Sanlúcar / Manuel Ramos

Dentro de la conmemoración del V Centenario de la Primera Circunnavegación, Sanlúcar vivió, el pasado sábado 18, una impresionante respuesta de público a la convocatoria del preestreno de Fragmentos exclusivos de la ópera Magallanes, que llenó a rebosar el Castillo de Santiago, lugar elegido por Producciones Magallanes Elcano para el evento.

Esta versión de concierto de la ópera, aún no estrenada, contó con la decisiva colaboración y organización de la Fundación Puerta de América y del Ayuntamiento sanluqueño, además de la importante y altruista participación de 60 voces femeninas y masculinas, procedentes de varias corales sanluqueñas, dirigidas por Justo Jiménez, Director también de la Orquesta Ciudad de Sanlúcar–Fundación Julián Cerdán, responsable de la parte instrumental del concierto.

El patio de armas del Castillo, emblema del Barrio Alto de Sanlúcar, es difícilmente superable, en lo que a Historia se refiere, para un preestreno como éste. Fue testigo de la visita de Isabel de Castilla a Sanlúcar y Rota, en el año 1.477, con el ánimo de pacificar las rencillas de Las Casas de Medina Sidonia y el Ducado de Arcos. La visión romántica de aquel viaje se ha traducido en una de las leyendas más populares de Sanlúcar: Isabel la Católica descubrió el mar, desde la fortaleza sanluqueña. Es lo que, sin dudar, te dirá cualquier sanluqueño cuando haga de guía, y te muestre orgulloso su emblemático Castillo.

Hasta aquí, la historia. En lo musical, lamentablemente, Sanlúcar de Barrameda no posee un auditorio que reúna condiciones mínimas para dar respuesta cultural a una numerosa población, cuna de innumerables artistas. Así las cosas, cualquier inclemencia como el frío y largo poniente que sopló el sábado, no ayudó al lucimiento del concierto. Y por otro lado, al tratarse de un espacio abierto, es obligada la sonorización del espectáculo. Pero la ópera es un género concebido para ser interpretado sin micrófonos. Y no con ello quiero decir que el concierto del sábado fuera por esta circunstancia ni peor ni mejor, sino sencillamente que es complicado hacer una crítica de un estreno, si está filtrado por una compleja mesa mezcladora, que proyecta un sonido que es casi imposible que se ajuste fielmente a lo que se está interpretando.

El concierto tuvo dos intervenciones del coro y seis arias/dúos extraídos de la ópera. Bien el coro, que puso empeño, y muchas ganas, y lo que es más importante: La predisposición para hacer futuros proyectos en conjunto. Una intervención meritoria, sobre todo sabiendo el escasísimo tiempo que han tenido para los ensayos.

El barítono italo-argentino, Luiciano Miotto, personaje central de la ópera, Fernando de Magallanes, cantó con seguridad, y dominando los registros medios y bajos (“perdone señora mi torpe proceder”), proyectando bien y con una más que aceptable dicción, que permitió seguir la letra. Muy bien. Sachika Ito, soprano japonesa afincada en Sicilia, posee unas estupendas cualidades canoras, que se ven potenciadas por su físico y su capacidad dramática. Asumió el papel de Beatriz, mujer de Magallanes, dramatizando los momentos de dulzura del matrimonio que transmite la partitura en Yo soy Beatriz…, que por momentos nos transportó a la Mimí de La Boheme de Puccini, y por otro lado supo acentuar el carácter de lo español, cuando la partitura se inspira en Manuel de Falla y los Alhambristas en el dúo Beatriz señora mía. Muy bien.El tenor Israel Lozano tuvo una breve pero muy aplaudida intervención, cantando el aria Que triste sino el mío en el papel de Juan Sebastián de Elcano.

El ramillete de temas, arias y dúos que nos presentó Producciones Magallanes Elcano en Sanlúcar, contiene romanticismo en los textos, pero no en la música, más influenciada por Puccini, Falla y los Alhambristas, sin duda buscando una textura musical que imbrique la parte dramática de la aventura, con la concepción exótica o pintoresca que de lo español existe aún en Europa. Sobre el resto de la ópera, evidentemente, hasta que no se estrene, nada puedo contarles, sino que deseo enormemente que se haga pronto y con éxito, pues un V Centenario como el de la Circunnavegación lo merece.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios