Cine

El Festival de Tarifa revisa la historia de África desde el cine

  • Los cortos de la sección ‘A carcajadas’ se pueden ver hasta hoy en Filmin

Un cartel del festival ante la Puerta de Jerez, una de las entradas al casco histórico de Tarifa. Un cartel del festival ante la Puerta de Jerez, una de las entradas al casco histórico de Tarifa.

Un cartel del festival ante la Puerta de Jerez, una de las entradas al casco histórico de Tarifa. / La Red Van

En el simbólico sesenta aniversario de la independencia de muchos países africanos el Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) revisó ayer con una mesa redonda y con una selección de películas la historia reciente del continente para reconocer la importancia del acto de recordar, ya que el pasado reciente de África se encuentra estrechamente vinculado al de Europa. Una mirada y conversación centrada en revisar hechos, historias y discursos que la colonización impuso sobre todo un continente.

El foro ‘El árbol de las palabras’ programó online y en streaming la mesa Visiones anticoloniales: 60 años de independencias africanas, donde se conversó sobre la descolonización de la memoria y los hechos y discursos que la colonización impuso en el continente africano, además de debatir sobre este pasado común, violento y doloroso, como paso que se puedan llevar a cabo las debidas reparaciones.

De esta mesa formaron parte el investigador congoleño y presidente de la Asociación Española de Africanistas, Mbuyi Kabunda; desde Lisboa participó el cineasta norteamericano Billy Woodberry, quien encabezó el movimiento L.A. Rebellion, y desde la Bretaña francesa la cineasta Lucie Viver. Una conversación que fue guiada desde París por el programador, historiador y miembro del jurado internacional de esta edición del FCAT Olivier Hadouchi.

Mbuyi Kabunda quiso hablar desde el optimismo, opinando que ha habido “momentos soleados desde las independencias”, puntualizando que “en el norte global se dice que África es un país. No. Es un continente con 55 estados y 1.200 millones de personas. Es un continente que hay que tomar en cuenta porque es una potencia demográfica y cultural”. A lo que añadió que el continente “camina firmemente hacia la democracia y ya no hay marcha atrás”. El profesor e investigador también defendió que es esencial que haya un cine africano en lenguas vernáculas “y no solo en lenguas coloniales”.

Por su parte, el cineasta Billy Woodberry aludió a la “complejidad” de la historia del colonialismo en África defendiendo que la historia africana a través del cine “no se pierda, se descarte o se restrinja su circulación, para que las generaciones venideras puedan interactuar y comprometerse con ella”. El realizador norteamericano animó a no descuidar este legado y a “compartirlo con el mundo”.

Para la realizadora Lucie Viver, cuya primera película pone el foco en Burkina Faso, el documental Sankara n’est pas mort en el que rinde homenaje al dirigente político de Thomas Sankara, asesinado en 1987, “los burkineses tienen una conciencia política muy viva”. Su filme, guiado por el poeta burkinés Bikontine, “sigue una línea de ferrocarril que representa una metáfora de la historia de Burkina Faso. Iniciado por los colonizadores franceses, continuado por Thomas Sankara, construido por los burkineses e interrumpido cuando Sankara fue asesinado”.

Para completar esta mirada a los sesenta años en los que se han definido los nuevos estados africanos, el FCAT ha realizado una selección de documentales y animación que son el hilo conductor para reescribir partes aún poco (re)conocidas de la historia de África. En la sala virtual del festival en Filmin se puede encontrar esta selección bajo el título de Breve Historia de África, con un corto de animación y otro experimental, que vuelven sobre dos episodios de la colonización. Asímismo, en esta plataforma se puede ver el citado documental Sankara n’est pas mort, de Lucie Viver.

Hasta hoy estará en el canal de Filmin del FCAT una selección de cortos de la sección ‘A carcajadas’, la retrospectiva dedicada al humor en los cines de África, que incluye la fábula del maestro senegalés de cine africano Djibril Diop Mambéty, Le Franc. Por otro lado, en las sesiones presenciales de Tarifa de hoy martes festivo también se proyecta una selección de títulos de ‘A Carcajadas’: el corto senegalés Tabaski, el imprescindible documental Hablando de árboles, el corto tunecino Las sandías del jeque y el largo marroquí La Mezquita.

El Teatro Alameda tarifeño también proyectó ayer tarde en su última sesión uno de los filmes de la sección dedicada a los afrocines de América Latina, ‘La tercera raíz’. Se trata de La Arrancada, un documental que pasó por la Berlinale, poderoso y emotivo, que narra las vivencias una atleta que vive una crisis de fe permanente con las federaciones nacionales de deporte en Cuba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios