Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

Cultura

Detenido el hijo de Eduardo Coutinho acusado de matar al padre

La Policía de Río de Janeiro detuvo el domingo al hijo del cineasta brasileño Eduardo Coutinho por su presunta responsabilidad en su asesinato, según informó el diario O Globo. El director de la División de Homicidios, Rivaldo Barbosa, confirmó que Daniel Coutinho, de 41 años de edad y enfermo de esquizofrenia, fue el responsable del crimen, y agregó que, tras matar al cineasta, intentó suicidarse. Daniel Coutinho se encontraba ayer herido e ingresado -en estado "estable"- en un centro hospitalario, desde donde será trasladado a la cárcel cuando reciba el alta.

El acusado fue encontrado por los bomberos la mañana de ayer, cuando estos llegaron al domicilio del cinestas, que para ese momento ya había fallecido, y encontraron al hijo de Coutinho herido con dos puñaladas en el abdomen, mientras que la esposa del cineasta, Maria das Dores de Oliveira Coutinho, también había recibido dos puñaladas en el tórax y tres en el abdomen, una de las cuales afectó al hígado. El estado de la mujer es grave.

Eduardo Countinho estaba considerado uno de los mejores documentalistas de Brasil. Entre sus películas de mayor éxito se encuentran Cabra, mercado para morir, Edificio Máster, Juego de cena y Babilonia 2000. Su amor por el cine comenzó en la década de los 50, cuando se especializó en guión. En 1975 comenzó a trabajar con TV Globo. El pasado junio fue invitado, junto al cineasta José Padilha, a ingresar en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Brasil.

Aparte de los citados, títulos como Santa Marta: Dos semanas en el Morro, grabado en la favela de Santa Marta, en Río de Janeiro, acreditan a Coutinho como uno de los grandes documentalistas del Brasil contemporáneo, y que en su caso era un Brasil marginal y oprimido al que él le daba voz: era frecuente ver a sus protagonistas, los pobres, en su inmensa mayoría negros, relatando en primera persona sus difíciles realidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios